El Espinar, en situación «extrema» por la escasez de reservas de agua

Desperfectos en la estructura de la presa del tejo, en El Espinar. /El Norte
Desperfectos en la estructura de la presa del tejo, en El Espinar. / El Norte

La alcaldesa, Alicia Palomo, publica un nuevo bando que significa otra pequeña vuelta de tuerca en las restricciones

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El Ayuntamiento de El Espinar no ha tenido más remedio que apretar las tuercas un poquito más en cuanto al uso del agua. La situación no está para dispendios. En el caso de la villa segoviana se junta la situación de un abastecimiento insuficiente por la sequía y la falta de precipitaciones a un almacenamiento defectuoso por las filtraciones en la presa del Tejo.

La conjunción de adversidades y fallos ha obligado a la alcaldesa, Alicia Palomo, a publicar otro bando municipal unas semanas después de que ordenara en otra comunicación reducir el consumo del agua potable. El argumento sobre el que sustenta este nuevo bando, firmado este mismo lunes 1 de agosto, es doble.

Por un lado, «la situación de alerta por sequía decretada para la cuenca del Duero por la Confederación Hidrográfica». Por otro, «la alarmante de reservas de agua» en el municipio.

Advertencia si no se ahorra

Entre las restricciones, la alcaldesa subraya el obligado cumplimiento de la prohibición de regar jardines públicos y privados hasta el 30 de septiembre en horario de 8 a 22 horas. Asimismo, no se podrá baldear y regar mediante manguera plazas; calles; patios interiores, tanto públicos como privados, y jardines.

El último bando reclama a los vecinos y consumidores de agua pública que eviten los excesos en usos domésticos e industriales. Y lanza una advertencia. Alicia Palomo avisa de que, «dada la situación extrema, si en los próximos días no se redujera significativamente el consumo de agua, se procederá a la prohibición total del uso de agua para riegos y se establecerá prioridades en el uso del agua».

Dichas limitaciones a mayores están recogidas en el texto refundido de la Ley de Aguas, especifica la alcaldesa de El Espinar en el bando del lunes.

Fugas en la presa del Tejo

El problema del almacenamiento de las reservas hídricas que padece la población viene de lejos. La presa del Tejo, «desde hace años ha tenido filtraciones, que se evaluaron en 50 litros por segundo, por ello, en el año 2004, la Confederación Hidrográfica del Duero sustituyó la lámina de impermeabilización de hormigón para tratar de disminuirlas», como explicó el propio órgano regulador de cuenca.

Aunque las fugas disminuyeron, no se atajaron de manera definitiva. La CHD, dependiente del Estado, asegura que ese problema «no representa riesgo alguno para su estabilidad». El ente ha adoptado algunas medidas más recientemente, como la colocación de un caudalímetro en las filtraciones del cuerpo de presa desde la galería. Asimismo, se instaló un aforador que recoge las fugas de agua que se producen por la ladera de la presa. Desde el mes de octubre del año pasado, la Confederación recaba «medidas sistemáticas de todas las filtraciones».

La presa del Tejo data de 1975. El volumen de embalse es de 1,22 hectómetros cúbicos, siendo su aportación media de 8 hectómetros al año. Su única utilización es el abastecimiento a la localidad de El Espinar, subraya la Confederación Hidrográfica del Duero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos