El Norte de Castilla

La Pinilla y Navacerrada miran al cielo con la esperanza de abrir en el puente de diciembre

Vista del telesilla Superexpress de la estación de La Pinilla.
Vista del telesilla Superexpress de la estación de La Pinilla. / De Torre
  • La Pinilla, frecuentada por los madrileños, quiere captar esquiadores en Castilla y León

Mirando al cielo. Así están los responsables de la estación de esquí de La Pinilla, en Cerezo de Arriba, que prevén que la actividad arranque en uno de los puntos fuertes de la temporada de esquí: el puente de la Constitución, en la primera semana de diciembre. Pero de momento, siguen esperando la nieve como ‘agua de mayo’, o en su caso como ‘nieve de enero’, porque la primera nevada de la temporada que cubrió de blanco el Puerto de Navacerrada hace apenas una semana, y que ya ha desaparecido, no se ha asomado por este emplazamiento.

Esa es «nuestra pretensión, me gustaría abrir para el puente de la Constitución, pero el condicionante es que haya nieve», tal y como confirma el director de la estación de La Pinilla, Ángel González.

Los responsables del centro están ultimando los preparativos para que cuando se aproxime la fecha esté todo listo. De momento, la semana pasada realizaron el balizamiento de las pistas y quieren tener todo a punto para poder hacer nieve artificial la tercera semana de noviembre, siempre y cuando las temperaturas sean bajas y la nieve fabricada aguante lo suficiente. Necesitan una temperatura húmeda de 2,5 grados bajo cero para comenzar a innivar las pistas. Así que de momento, la fecha de apertura es una incógnita, porque «como cualquier estación de esquí de España, abrimos cuando tenemos nieve y cerramos cuando dejamos de tenerla», puntualiza.

Y eso lo saben bien, porque el inicio de la última campaña invernal se retrasó hasta mediados del mes de enero, cuando pasaron más de 30 horas trabajando haciendo nieve artificial para poder abrir, acompañada por bajas temperaturas nocturnas. Y la iniciativa salió bien al final, porque la temporada pudo comenzar y no finalizó hasta el 17 de abril, apoyada por grandes nevadas en el mes de febrero.

A pesar del inicio tardío, la temporada 2015-2016 fue buena porque en los meses de nieve acudieron al centro unos 50.000 esquiadores a practicar este deporte. Sin embargo, que una estación abra tarde supone perder muchas de las fecha importantes para que acuda el público, que habitualmente son el próximo puente de diciembre, las vacaciones de Navidad y en Reyes, porque «el público viene a esquiar a partir del 26 de diciembre», señala el director gerente del centro.

En el caso de la estación de esquí de La Pinilla, si no puede abrir para el puente de la Constitución, sí se podrá disfrutar del ‘bike park’, «como hicimos el año pasado», asegura el director gerente. La Pinilla cuenta con 15,5 kilómetros de pistas esquiables, lo que la convierten en un lugar idóneo para muchos aficionados, el 90% de los cuales procede de Madrid. Sin embargo, desde el centro quieren que acudan esquiadores de otras provincias, como Segovia y Valladolid. González explica que la Pinilla «tiene vocación castellano y leonesa y es la estación más cercana a Valladolid». De momento, ya ha cerrado la renovación del convenio con la Fundación de Deportes de Valladolid, que volverá a llevar a la estación a escolares vallisoletanos para su bautismo blanco.

Mejoras constantes

Quienes acuden a la estación de La Pinilla han visto como en los últimos años se están mejorando estas instalaciones gracias al plan estratégico del centro, que «es la luz del faro que nos guía», afirma el director gerente. Este documento finalizará en el año 2025 con el objetivo de «recoger las inversiones necesarias para ampliar la renovación de activos para que tengan más vida útil y la mejora continua del espacio esquiable». De esta manera, la inversión que se ha realizado en el centro se aproxima a los 700.000 euros sin IVA, es decir, cerca de un millón de euros, dinero que se ha invertido en las campañas del 2015-2016 y en la actual, 2016-2017. El dinero para realizar estas inversiones es fruto de un importante trabajo de marketing y comercialización, que está permitiendo generar un ‘cash flow’ para invertir en mejoras. Los responsables del centro han conseguido en un corto período de tiempo, de apenas cinco años, dar la vuelta a los resultados de estas instalaciones. Este será el cuarto año consecutivo dando beneficios, lo que supone que «hemos fidelizado la clientela», explica González. De momento, la estación de La Pinilla no recibe subvenciones, aunque esperan que en un futuro participen las administraciones públicas, ya que una estación de esquí es un importante motor económico de la zona.

En el caso de La Pinilla, la media de trabajadores al año es de 24 personas, que se eleva hasta rozar las 90 en la estación invernal. El personal procede de la zona. Una vez que abre sus pistas, la estación de esquí necesita personas de diferentes sectores para estar activa, por ejemplo, para los remontes, para las pistas, personal de la escuela y de hostelería, para atender a los diferentes establecimientos que existen en las instalaciones.

Control de gastos

Para el director del centro, también es «fundamental» el control de gastos que se ha desarrollado en este tiempo de forma muy importante. Por ejemplo, «solo en gestión eléctrica hemos ahorrado 70.000 euros en el último año», puntualiza.

A la espera de que un manto blanco cubran las estaciones, son ya previsores en la venta de ‘forfaits de temporada’, con un precio especial de fidelización si se adquiere antes del 30 de noviembre y descuentos extra. Por otro lado, la estación de La Pinilla también tiene ya disponibles los abonos de temporada, con descuento de venta anticipada, con un 10% de descuento extra en los de fidelización, y con un descuento de hasta el 50% para aquellos que compraron un forfait la campaña pasada y no esquiaron un mínimo de días