El Norte de Castilla

Hoy empieza el año en la Nava

En el encierro de ayer se vieron las mejores carreras.
En el encierro de ayer se vieron las mejores carreras. / F. de la Calle
  • El exitazo del concierto del Nuevo Mester de Juglaría y el buen desarrollo del último encierro urbano ponen punto final a las fiestas patronales

El concierto gratuito que ofreció el grupo Nuevo mester de juglaría la noche del pasado viernes se convirtió sin duda, en el espectáculo más multitudinario de las fiestas que ayer concluyeron. Varios cientos de personas procedentes de toda la comarca abarrotaron como no se recordaba, la Calle Real y sus inmediaciones. Desde el primer momento el público se entregó al grupo segoviano, cantando y bailando la mayoría de sus canciones.

«La gente ha respondido muy bien, se les veía cantar y bailar en todo momento y hasta hemos visto bailar la jota a varias vecinas en los balcones», comentaba uno de los componentes del Mester tras la finalización del concierto. Los satisfechos componentes recordaron cómo formaron el grupo hace cuarenta y siete años, restándoles únicamente dos conciertos para concluir la gira que les ha llevado por innumerables localidades de Castilla y León, mostrando además su deseo de volver a Nava «sin que tengan que pasar otros ocho años». Tras la finalización del concierto, las calles de Nava se volvieron a llenar en la noche más calurosa y de más ambiente de los festejos, con actuaciones musicales en varias plazas del pueblo hasta altas horas de la madrugada.

El último de los encierros urbanos, celebrado al mediodía de ayer, se vieron quizás las mejores carreras de todos los celebrados. Multitud de corredores en varias partes del recorrido, destacando las carreras más largas de la calle Inés Lozano. Las reses tomaron la salida en la plaza de toros y realizaron varias veces el recorrido. Tan sólo un astado se separó brevemente de la manada para unirse enseguida a los mansos. Tras la capea popular, se soltó todo el ganado utilizado en los festejos, con algunos pitidos de queja del público.

Las altas temperaturas y la música de las charangas hicieron del vermú del último domingo de fiestas el más concurrido de los festejos. Calles y bares a rebosar con diversas actuaciones musicales para todos los gustos. Una comida popular en la plaza del Caño dio paso a la celebración del último de los encierros, esta vez de vaquillas. Peñas y público en general ambientaron los momentos previos al grito de «otra semana más».

Como es tradición a las doce de la noche se dieron por terminados los festejos con el lanzamiento de cohetes desde el balcón de la casa consistorial. Hoy empieza el año en la Nava.