El Norte de Castilla

Un momento del encierro.
Un momento del encierro. / Fernando de la Calle

Muere un caballo en el primer encierro campero de Nava de la Asunción

  • nava de la asunción

  • Jinetes y corredores viven una accidentada carrera que reunió a muchos espectadores

Encierro muy peligroso el celebrado ayer por la tarde en Nava de la Asunción donde un caballo murió tras ser corneado por una res poco antes de entrar al casco urbano. El joven jinete de Coca, Víctor Muñoz, trataba de reconducir al novillo en la zona del antiguo depósito del agua cuando no pudo repeler una embestida que corneó mortalmente al equino en un costado pero sin causar daño al caballista. «Lo hemos llevado a mi corral, lo ha visto el veterinario pero no tenía solución. Ha muerto poco después», comentaba un caballista de Nava, señalando la peligrosidad de este primer encierro.

El presidente de la Asociación de Caballistas de Nava, también coincide en la peligrosidad de este primer encierro: «Ha sido muy peligroso, el ganado ha salido muy fuerte y dos novillos han llegado muy pronto al pueblo. Los otros dos se han escapado y a uno ha habido que sedarlo porque se iba para la carretera de Santiuste», comenta Víctor de Diego quien señala como otro vecino de Coca también cayó del caballo y otro más de Sanchonuño, tras caerse del caballo, llegó a perderlo por salir desbocado.

El último de los novillos fue el que más embistió a su llegada a la zona vallada del conocido como embudo. «A mí me ha embestido junto a la talanquera y me he tenido que tirar del caballo al otro lado de la valla, el toro se ha cebado con mi caballo pero afortunadamente solo le ha hecho unos rasguños», señalaba otro caballista vecino de Santa María de Nieva. Tras varias intentonas, los caballistas consiguieron reconducir al astado abriendo el vallado de la Cañada Real para que llegara hasta la plaza de toros, hora y media después de haberse dado la salida.

Muchos caballos en el encierro de ayer y más los que se esperan en el de hoy a las diez de la mañana. «Había bastantes caballos para ser un día que trabajaba la gente así que en el segundo encierro va a ser la guerra», asegura el presidente de los caballistas, que espera poder acudir con su caballo. «Ya veremos porque mi caballo se ha hecho daño, como otros muchos, con tanto canto. Además espero que se suelten cinco novillos en vez de los cuatro de hoy», concluye.