El Norte de Castilla

Fernández Mañueco, reelegido como alcalde de Salamanca

fotogalería

Alfonso Fernández Mañueco recibe el bastón de mando del Ayuntamiento. / S. Casado

  • "Este bastón representa mi responsabilidad y compromiso con los salmantinos", aseguró, abriendo la puerta a la participación ciudadana y garantizando diálogo y transparencia en la gestión

A las 12:26 horas, Alfonso Fernández Mañueco se convertía oficialmente en alcalde de Salamanca por mayoría simple, tal y como se había pactado en los días previos, al contar con el apoyo de sus doce concejales, frente a los diez votos en contra de PSOE y Ganemos. Los cuatro de Ciudadanos, con quien el PP llegó a un acuerdo para la investidura, se abstuvieron. Dos minutos después, 12:28 horas, Fernández Mañueco juraba el cargo y presentaba en su discurso un programa inicial con tres ejes basado en la presentación de propuestas para desarrollar un modelo de ciudad de la empresa y el empleo, así como de la investigación, educación y cultura. En el segundo eje, el ya alcalde planteó una labor crítica de la gestión para "contribuir", aseguró, a su mejora en los próximos cuatro años.

MÁS INFORMACIÓN

  • Investidura de Alfonso Mañueco como alcalde de Salamanca (1/2)

  • Investidura de Alfonso Mañueco como alcalde de Salamanca (2/2)

  • Ciudadanos anuncia un Consistorio regido por el pleno y no por decretos de Alcaldía

Además, Fernández Mañueco abrió la puerta a la participación y al pluralismo, entendiendo según aseguró el mensaje lanzado por los ciudadanos en las urnas el pasado 24 de mayo. "En la anterior legislatura sacamos más concejales que nunca y a pesar de ello pactamos muchas cosas importantes con el PSOE. Así que ahora con cuatro grupos, el diálogo y la necesidad de consenso y acuerdos es ún mayor", apuntó en su discurso el regidor. "Este bastón representa mi responsabilidad y compromiso con los salmantinos. Mi vocación de servicio público es evidente. Este Ayuntamiento tiene los cajones limpios y las paredes de cristal, y quien quiera levantar las alfombras, que lo haga", sentenció, antes de repasar las principales propuestas anunciadas en campaña, muchas de ellas pendientes en su anterior gestión. El nuevo regidor no pudo evitar emocionarse al recordar a su madre y hermana, fallecidas recientemente.

Alejandro González Bueno (Ciudadanos), por su parte, habló de "cambio sensato, un cambio que han pedido los ciudadanos en las urnas. El cambio del diálogo. Un Ayuntamiento en el que la oposición podrá controlar la gestión", añadió, calificando de 'legislatura de consenso y diálogo', "no del grito y la descalificación". El cabeza de lista por Ciudadanos, que ha sumado los cuatro votos que necesitaba el PP para gobernar, afirmó en su discurso que "el pleno mandará, no la comisión de gobierno. Gracias a mi equipo y alos más de 10.000 votantes", añadió.

Virginia Carrera (Ganemos), mientras tanto, agradeció a los salmantinos la confianza otorgada en su partido y anunció un "ayuntamiento diferente, más abierto y participativo". Los representantes de Ganemos renunciaron, tal y como habían anunciado a las medallas, "no queremos re sino soluciones a los problemas de los salmantinos" -aseguraron, y abogaron por la desaparición de "la corrupción y el autoritarismo".

Enrique Cabero (PSOE), por su parte, ha asegurado que ejercerán una "oposición firme, leal y constructiva" y que el trabajo de este grupo municipal seguirá movido por "el esfuerzo con, por y para la ciudadanía".

"Impulsar los cambios normativos y las pautas institucionales que doten al Ayuntamiento de los instrumentos de participación, transparencia y control imprescindibles para la mejora de la calidad democrática, así como de la eficacia y eficiencia en la gestión", ha añadido.

Además, ha dejado una duda sobre su continuidad como portavoz del PSOE, al apuntar en su discurso que "aunque hoy, precisamente sea el día en el que, tal vez, disponga de la última oportunidad de dirigirme a ustedes como tal".