Alambradas y torre de control del centro penitenciario de La Moraleja, en Dueñas.
Alambradas y torre de control del centro penitenciario de La Moraleja, en Dueñas. / A. Quintero

La prisión de Palencia suma 18 agresiones a funcionarios desde 2014

  • El centro penitenciario, ubicado en Dueñas, es uno de lo más conflictivos, según Interior, al registrar 81 incidentes con trabajadores afectados en los tres últimos años

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Instituciones Penitenciarias, organismo dependiente del Ministerio del Interior, tiene contabilizadas un total de 2.132 agresiones a funcionarios de prisiones por parte de internos en los últimos seis años, desde 2011 hasta agosto de 2016, lo que se traduce en que el personal que trabaja en las cárceles españolas ha sufrido una media de un ataque diario con resultado de lesiones. El ranking de los centros penitenciarios en los que sus funcionarios varones han sufrido una mayor cantidad de agresiones lo encabezan dos cárceles madrileñas, la de Madrid VII, situada en Estremera, que tiene registradas 85 agresiones en los últimos seis años, y Madrid V, ubicada en Soto de Real, con 69. Le siguen, por este orden, el Centro Penitenciario de Morón de la Frontera (Sevilla II), con 67; el de Zaragoza, con 56; y los de A Lama (Pontevedra) y La Moraleja, en Dueñas, con 52 cada uno.

El centro penitenciario de La Moraleja se encuentra, pues, entre las prisiones más conflictivas del país, y las estadísticas que manejan fuentes sindicales penitenciarias empeoran todavía más las cifras que ofrece el Gobierno. Según estas fuentes, en la prisión de Dueñas se han contabilizado en los últimos tres años, entre 2014 y 2016, un total de 81 funcionarios afectados por accidentes laborales regimentales (incidentes con internos, agresiones directas, trabajadores lesionados al intentar reducir a reclusos en actitud violenta...).

En 2014, el peor año, hubo 45 funcionarios afectados por incidentes con internos, y doce de los agredidos necesitaron baja médica. Un año después, en 2015, el número de funcionarios afectados por accidentes laborales regimentales fue de 18, precisando al menos tres de ellos baja médica. Finalmente, en 2016, fueron 18 también los funcionarios de Dueñas envueltos en incidentes con presos, requiriendo tres de ellos baja médica. Dos de esos incidentes se saldaron con dos de las agresiones a trabajadores más graves en la historia del centro de La Moraleja, según hacen hincapié esas fuentes sindicales penitenciarias.

El 24 de marzo de 2016, un interno de nacionalidad española del centro penitenciario de La Moraleja intentó estrangular a un funcionario de la prisión agarrándole fuertemente por el cuello. El suceso tuvo lugar en torno a las 14:00 horas, cuando, en el cierre de la población reclusa en el módulo 7, y dentro de su propia celda, un preso, N. F. G., se abalanzó sobre un funcionario, cogiéndole por el cuello fuertemente y sin permitirle que se soltara. Gracias a la rápida intervención de otros tres funcionarios que acudieron en su ayuda se pudo lograr que el preso soltara al funcionario y reducirle. Como consecuencia del suceso, dos trabajadores recibieron asistencia en un centro hospitalario por lesiones y precisaron baja médica.

El 8 de mayo de 2016, un preso de nacionalidad hondureña agredió con un pincho carcelario a un funcionario de La Moraleja. El recluso le pinchó hasta en ocho ocasiones en la cabeza, el cuello y las manos al trabajador de la prisión, utilizando para ello este pincho carcelario, fabricado con un peine de plástico afilado. El trabajador tuvo que se atendido trasladado al Hospital Recoletas de Palencia.

«Lo peor de todo es la dejadez de la dirección, en el sentido de que ni siquiera denuncian las agresiones. De lo mío va a hacer tres años, y ni siquiera me ha llamado el juzgado para hacerme ofrecimiento de acciones. Estuve 45 días de baja, y ni siquiera me ha llamado el juzgado, ni el forense, ni ha salido el juicio. Esa es la dejadez de la dirección de ni siquiera denunciar la agresión a un funcionario. La dirección, de oficio, tiene que notificar al juzgado esa agresión porque hay un parte de lesiones y ese parte va a la dirección, hay una dejadez absoluta y total por su parte», comenta un funcionario de Dueñas víctima de una agresión en 2014.

«En Palencia la mayoría de los presos son extranjeros. Hay unos 80 presos de Palencia, otros 70 u 80 de Valladolid, unos 20 de Madrid y el resto, extranjeros, locos la mayoría. Viene todo lo que no quiere el País Vasco, porque son prisiones, sobre todo las de Basauri y San Sebastián, que no reúnen condiciones ni los módulos ni las enfermerías, porque son viejas. La mayoría vienen de allí y están muy medicados, con lo cual aquí tienen que quitarles parte de esa medicación. Lo ideal sería la creación de psiquiátricos penitenciarios, si no uno por comunidad, que a lo mejor es un gran gasto a nivel presupuestario, sí dos o tres más en España. O al menos podrían rehabilitar como psiquiátricos prisiones nuevas que están cerradas, como las de Soria, Pamplona o Menorca», agrega el funcionario, que incide en que en Dueñas «hay un déficit de un 20% de funcionarios en un año, y esto va a seguir así, porque la media de los trabajadores es de 52-53 años».