El Norte de Castilla

Roban dos tallas de los siglos XVI y XVIII en la iglesia de Villaldavín

La Virgen del Rosario, en el centro, y a la izquierda, la talla de San Antón abad. EL NORTE
La Virgen del Rosario, en el centro, y a la izquierda, la talla de San Antón abad. EL NORTE
  • Los ladrones penetraron en el templo por una ventana, que abrieron tras romper uno de los cristales, y se llevaron también un cáliz

La Guardia Civil investiga el robo ocurrido probablemente en la madrugada del viernes en la iglesia de Santa Eulalia de Villaldavín, pedanía de la localidad de Perales, cuando autor o autores desconocidos accedieron al interior del templo tras rompera el cristal de una ventana y se apoderaron de dos tallas en madera policromada de los siglos XVI y XVIII.

Una de las tallas se trata de una representación de la Virgen con el niño en brazo izquierdo, de finales del siglo XVI, de escultor anónimo castellano y popularmente conocida como 'la Virgen del Rosario', que estaba ubicada en el altar de su nombre. La otra talla sustraída en madera policromada representa a San Antón abad, barroca, del siglo XVIII, ubicada en la mesa del altar del mismo retablo de la Virgen del Rosario. Los ladrones también se llevaron un cáliz moderno que se encontraba guardado en la sacristía de la iglesia, de no mucho valor artístico, y que había sido comprado con aportaciones de los parroquianos. De las dos tallas robadas, la de más valor artístico es la de la Virgen del Rosario.

Los ladrones penetraron en el templo por una ventana, ubicada en el muro norte, que abrieron desde el exterior tras romper uno de los cristales. El templo no tiene ya culto habitual, y la última misa que se había celebrado en él fue en la tarde del pasado 1 de noviembre festividad de todos los santos. La noticia del robo se conoció este lunes, cuando un vecino del pueblo, al percatarse de que la ventana de la iglesia, que da a las antiguas bodegas, estaba abierta. Dio cuenta de ello al párroco y al regidor, José Luis Marcos Pinto, que pusieron los hechos en conocimiento de la Diócesis de Palencia. Agentes de la Guardia Civil de la Brigada de Policía Científica de Patrimonio se acercaron hasta el lugar para comprobar los hechos, proceder a su visualización, tomar pruebas y cursar la denuncia por parte de la titularidad de la Iglesia.