El Norte de Castilla

Castrillo de Don Juan, de vendimia

fotogalería

Los más pequeños disfrutan de la fiesta de la vendimia. / LUIS ANTONIO CURIEL

  • Vecinos y visitantes disfrutan del pisado de la uva, el mosto y de un cocido castellano

Todo comenzó en octubre de 2004 con la primera Fiesta de la Vendimia. Una jornada que congregó a numerosos vecinos de Castrillo de Don Juan que quisieron ensalzar la hermosa tarea de la vendimia y su conjunto de bodegas. La segunda Fiesta de la Vendimia tuvo lugar cuatro años después, en octubre de 2008, y desde entonces se ha celebrado de forma ininterrumpida. Este sábado se ha celebrado la décima edición, con gran afluencia de castrilleros que, animados por el buen tiempo, disfrutaron de una fiesta entrañable en un ambiente de hermandad. Más de cuatrocientos vecinos se dieron cita para disfrutar de la jornada dedicada a la vendimia, en un pueblo que cuenta con una importante tradición vitivinícola por su cercanía con la Denominación de Origen de la Ribera del Duero. De hecho, varias familias mantienen la tradición de la vendimia y continúan elaborando sus vinos de forma artesanal en las bodegas para consumo familiar durante el año.

En la actualidad, Castrillo de Don Juan cuenta con unas 60 hectáreas de viñedo y a principios del siglo XX era el pueblo que más viñedo tenía de la Ribera del Duero. La mayoría de las familias continúan elaborando vino de manera tradicional en las más de cien bodegas con las que cuenta la localidad cerrateña y que son muy frecuentadas durante todo el año.

Los actos de la Fiesta de la Vendimia comenzaron a primera hora de la mañana en la Plaza de Castilla y León, donde los castrilleros compartieron un almuerzo típico castellano con sopas de ajo, vino dulce, aguardientes, pastas y panceta. Una vez repuestas las fuerzas, varios vecinos participaron en la recolección de uva en una viña de la localidad situada en el paraje de Carrancinas. La tarea de la vendimia fue seguida con entusiasmo por niños y jóvenes, que también ‘sufrieron’ algún lagarejo.

Acto seguido, los castrilleros disfrutaron del prensado de la uva y degustación del mosto. Todo ello ante la atenta mirada de la Diosa Ceres, ‘La Segadora’, que también fue decorada para la ocasión con hojas de parra y racimos de uva. Niños y mayores disfrutaron del pisado de la uva y del rico mosto obtenido después de una jornada de trabajo y esfuerzo. Y lo hicieron a ritmo de dulzaina y tamboril con las canciones propias de la tierra.

La Fiesta de la Vendimia continuó con una comida de hermandad en la que participaron centenares de vecinos. Un cocido castellano en el que se volcaron numerosos castrilleros desde la tarde del viernes, cuando un grupo de mujeres elaboró más de cuatrocientos rellenos al estilo cerrateño. Hacia las tres de la tarde, centenares de vecinos aguardaron impacientes para probar el cocido castellano en el que se emplearon 40 kilos de garbanzos, 20 kilos de morcillo, 10 gallinas, 20 kilos de chorizos, 200 huesos blancos y 5 kilos de huesos de jamón, 20 kilos de trabadero, tocino y 12 repollos. La organización también colaboró con el pan, el vino y otras bebidas y dulces. «Estamos muy satisfechos con la respuesta de los vecinos y su implicación, lo que nos permite disfrutar de actos como la Fiesta de la Vendimia. Merece la pena todo el esfuerzo por ver comer a todo el pueblo en la Plaza», señaló Pedro Díez Bartolomé, tesorero de la asociación y miembro de la organización.

La Fiesta de la Vendimia, organizada por el Ayuntamiento de Castrillo de Don Juan y la Asociación Cultural y Deportiva San Antonio de Padua, contó con la presencia de los músicos locales y se prolongó hasta altas horas de la madrugada con la disco-móvil Zaka. «Este tipo de actos son muy importantes para todos los vecinos, pues suponen un momento de encuentro, de hacer pueblo y disfrutar de la hermandad. Seguiremos colaborando y apostando por estas iniciativas que nos unen y que permiten que tengamos más vida en el pueblo durante unos días», destacó Mariano Antolín Niño, presidente de la asociación, que cuenta con más de setecientos socios.

Gracias a la implicación de todo el pueblo, Castrillo de Don Juan ha celebrado su décima Fiesta de la Vendimia. Unos días de encuentro y diversión recordando una de las estampas típicas de los pueblos de Castilla y León con la vendimia. Una actividad que aún sigue manteniendo ese espíritu de fiesta que congrega a numerosas familias y amigos que elaboran el vino para el consumo del año en las bodegas típicas castellanas.