Castrillo de Don Juan recupera su reloj de villa

fotogalería

Afrodisio Bombín hace una demostración a sus vecinos sobre el funcionamiento del reloj de villa. / Luis Antonio Curiel

  • Los vecinos celebraron la fiesta de El Salvador con danzas ante la ermita y con la inauguración de la pieza restaurada

Los castrilleros vivieron ayer una jornada especialmente emotiva, pues gracias a su colaboración fue posible recuperar la ermita de El Salvador en 2013, llamada antiguamente de San Sebastián. Desde esa fecha, el 6 de agosto –fiesta de la Transfiguración del Señor–, la localidad celebra un día de encuentro y hermandad. Los actos festivos comenzaron con la eucaristía amenizada con órgano y guitarra por varios vecinos de la localidad. A continuación, los vecinos pudieron observar la placa colocada junto a la puerta con el nombre de la ermita de El Salvador. Acto seguido, los castrilleros danzaron en honor al Santo Cristo al son de la música tradicional interpretada por los músicos de la localidad.

Los vecinos continuaron la jornada festiva con un vistoso desfile hasta el templo parroquial. Allí se vivieron momentos especialmente emotivos al descubrir el recuperado reloj de villa, restaurado por el castrillero Afrodisio Bombín. Un antiguo reloj que se encontraba destartalado y sin uso en el interior de la torre de la iglesia, pero que gracias al empeño del párroco, Carlos Rodríguez, y de la junta parroquial ahora luce en todo su esplendor. «Hemos recuperado nuestro reloj de villa y estamos muy satisfechos con el trabajo realizado generosamente por nuestros vecinos.

Es una pieza de museo por su valor y antigüedad y ahora podrá ser admirada por todos los vecinos, pues la mayoría desconocían la existencia de esta magnífica maquinaria al encontrase abandonada en la torre», señaló el párroco de la localidad momentos antes de bendecir el conjunto restaurado, que se ha colocado a la entrada del templo para que pueda ser contemplado por todos los fieles. El alcalde de la localidad, Santiago Bombín, también agradeció a los vecinos y al párroco este tipo de iniciativas.

Meses de trabajo

Afrodisio Bombín ha trabajado durante varios meses en la restauración de la maquinaria, por lo que conoce perfectamente su engranaje y realizó una demostración de cómo funciona la maquinaria del reloj, fechado en 1760, y cuya procedencia parece ser de Francia o Suiza. Es uno de los relojes más antiguos que se conservan en buen estado en la Diócesis de Palencia. Al parecer, estuvo en funcionamiento hasta la década de los sesenta, momento en el que se hundió la torre de la iglesia y quedó en desuso. También, ha colaborado en su restauración José Antonio Tarilonte con la realización de las nuevas pesas, aunque se conservan aún las originales.

Con la pérdida del reloj de villa se perdió la costumbre de dar cuerda al reloj a diario. Ahora, los castrilleros podrán disfrutar del reloj y ponerlo en funcionamiento siempre que lo deseen.

Pero Castrillo cuenta también desde hace pocas fechas con el sonido de otro reloj, ya que al construirse la nueva torre en la década de los años 70 del siglo pasado se incorporó una maquinaria automático, que, aunque ha estado varios años sin funcionar, gracias a la reciente intervención de Nacho, el relojero de la Diócesis de Palencia, los castrilleros disfrutan del tañido de las horas y los cuartos de sus dos relojes de villa. Un sonido característico que se escucha en muchos rincones de la localidad, y que se complementa con el reloj situado en el Ayuntamiento, que avisa también de las horas a los castrilleros.