Trump dará 30 días a sus generales para que le presenten un plan contra el Dáesh

Trump visita el Pentágono.
Trump visita el Pentágono. / Olivier Douliery (EFE)
  • Los aviones estadounidenses y los de una coalición internacional bombardean diariamente a los yihadistas desde el verano de 2014

El presidente estadounidense Donald Trump debería firmar este sábado un decreto dando 30 días a sus responsables militares para que le presenten un plan "para vencer" al grupo autodenominado Estado Islámico (EI), indicó un alto responsable de la administración. El presidente, que durante meses criticó y se burló de la lentitud de los avances en la lucha contra el grupo yihadista Dáesh, cumplirá así una de las promesas de su campaña.

Moscú indicó este sábado, al término de una llamada telefónica entre Trump y Putin, que los dos gobernantes quieren "una real coordinación contra el EI en Siria", opción que los militares estadounidenses observan con desconfianza estimando que los rusos están en Siria para apoyar el régimen de Bachar al Asad. El viernes, Trump se reunió con los mandos militares en el Pentágono para tratar la forma de acelerar la lucha contra el Dáesh, según un responsable militar que no dio más detalles.

Trump podría decidir modificar la estrategia de su predecesor Barack Obama, que quería evitar a toda costa la implicación de las tropas estadounidenses en los combates en el terreno y les había asignado esencialmente un rol de asesoramiento. Por el momento, los estadounidenses han desplegado algo más de 5.000 militares en Irak junto a las tropas iraquíes, y a unos 500 soldados de sus fuerzas especiales en Siria, apoyando a las fuerzas democráticas sirias. Los aviones estadounidenses y los de una coalición internacional encabezada por Washington bombardean diariamente a los yihadistas desde el verano boreal de 2014.

La perspectiva de un refuerzo de las tropas estadounidenses podría darse particularmente en Siria. Podrían desplegarse también militares para asistir a las fuerzas que intentan tomar por asalto la ciudad de Raqa, capital autoproclamada del Estado Islámico, según la prensa estadounidense.