El Norte de Castilla

Elecciones EEUU

De la lujosa Torre Trump a la Casa Blanca

Salón de la casa de Trump en Nueva York.
Salón de la casa de Trump en Nueva York. / R.C.
  • Al excéntrico empresario quizá se le haga pequeña su nueva vivienda, en comparación con la poco discreta torre con su propio nombre en la que residía en el centro de Nueva York

Los más de 5.000 metros cuadrados y seis plantas de la Casa Blanca podrían provocar 'claustrofobia' al multimillonario y recién elegido presidente de Estados Unidos Donald Trump. Y es que al excéntrico empresario quizá se le haga algo pequeña su nueva vivienda, en comparación con la nada discreta torre que lleva su propio nombre en la que residía en pleno centro de Nueva York junto a su mujer.

Ubicada en lo alto del número 725 de la Quinta Avenida, la vivienda, con vistas inmejorables a Central Park, cuenta con puertas bañadas en oro y diamantes, ángeles dorados, frescos en los techos, salas llenas de espejos y fuentes de mármol. Sillas de estilo Luís XIV que hacen juego con los techos pintados representando a los dioses griegos... De todo, menos discreto. Como tampoco lo es él, Donald Trump, quien según Forbes cuenta con una fortuna de unos 3.700 millones de dólares, aunque también es cierto que sus deudas superan los 1.130 millones. La de Manhattan es la joya de la corona de su imperio, el rascacielos 'Trump Tower' está valorado en unos 471 millones de dólares.

El líder republicano tendrá ahora que 'rebajar' su nivel de vida tras ser elegido por millones de americanos para reemplazar a Barack Obama en la Casa Blanca. Que si acaso le parece pequeña, pese a contar con 132 dormitorios, 35 baños, 28 chimeneas y 7 ascensores, el político no podrá esta vez añadir Trump al nombre de la residencia, tal y como hace con sus propiedades. No obstante, podrá transformar su nueva residencia en un hogar a su 'gusto', ayudado por su equipo de decoradores y sobre todo por los responsables de preservar el edificio, construido en la década de 1790 por orden de George Washington. Desde entonces, se ha convertido en la residencia y el centro de trabajo de los presidentes de los EE UU.

Posiblemente todos más modestos que el famoso magnate, que además posee un hotel a solo un cuarto de hora del Despacho Oval. Una construcción que cuenta con 263 habitaciones, entre las que destaca la 'Suite Presidencial', con 300 metros cuadrados de extensión, tres dormitorios y un gimnasio. También la conocida como el 'adosado Trump': 600 metros cuadrados con un salón para más de 24 personas. Un buen centro de operaciones para el republicano durante esta pasada campaña.

Haciendo un recorrido por el gusto estético de Trump provocaría temblores en la residencia presidencial, ejecutada en estilo neoclásico. Porque el magnate lo hace todo a lo grande, hasta sus corbatas por debajo del cinturón.

Otro ejemplo comparado con la Casa Blanca es Mar-a-Lago, un club residencial en Palm Beach (Florida) comparado con el Palacio de Versalles por el diario The New York Times. Se trata de una mansión junto al mar de 58 habitaciones, 33 cuartos de baño, 12 chimeneas y tres refugios antiaéreos. La familia suele escaparse a su 'modesta' residencia de playa los fines de semana. También está lujosamente decorada con mármol, piedra tallada y hasta detalles en oro. Construida en 1923, el impresionante inmueble fue diseñado y decorado por arquitectos estadounidenses y diseñadores europeos, gracias a los cuales la mansión de 10. 200 metros cuadrados conserva su estilo hispano-morisco, el cual se refleja en sus candelabros, obras de arte y demás detalles del siglo XVI.

Aunque las dimensiones de la Casa Blanca sean mareantes, y más si se comparan con las de otros palacios presidenciales, no parece ser así en relación a las viviendas de Trump, acostumbrado a este tipo de grandeza. Por ejemplo en el caso de España, el Palacio de la Moncloa de estilo neoclásico y de dos plantas, acoge el despacho del presidente y ocho salas de reuniones. En la parte correspondiente a la vivienda, de 200 metros de superficie, hay ocho habitaciones, nueve baños y tres vestidores, así como otras estancias de uso común. Un 'cuchitril' para Donal Trump.