El Norte de Castilla

Renault prevé «máximos históricos» en España «por hacer las cosas bien, y a la primera»

fotogalería

El nuevo Mégane Sport Tourer, que Renault produce en la fábrica de Palencia y que ha sido presentado en Illescas. / EL NORTE

  • La compañía destaca, en la presentación de la última carrocería del plan industria 2013-2016, que las plantas españolas están ahora «en la primera línea del grupo»

La compañía automovilística Renault prevé para este año «máximos históricos» de producción en sus plantas españolas, tanto las tres situadas en Castilla y León como la de Sevilla, consecuencia de un incremento de la actividad en las plantas de fabricación de automóviles de Villamuriel de Cerrato (Palencia) y de Valladolid como también en la de Motores de la ciudad vallisoletana, para la que se adelanta un final de año con más propulsores fabricados que el año anterior, en el que por primera vez se superaron el 1,5 millones de unidades.

Veinte años a la venta

Renault ha presentado en Ilescas, en la provincia de Toledo, la última de las carrocerías comprometidas en el plan industrial 2013-2016 para sus plantas españolas, el Mégane Sport Tourer, un turismo de la gama 'break', (familiares) con el que espera mantener y reconquistar para este automóvil el diploma de coche más vendido del año en España del que ha disfrutado en doce años de los veinte que lleva a la venta.

Mégane Sport Tourer es además el último de los nuevos modelos elaborados en la cadena de producción de la planta de Villamuriel de Cerrato, en Palencia, donde se trabaja en cuatro turnos y el año acabará con cifras de producción cercanas o por encima a las 300.000 unidades, toda una marca. El director de comunicación de Renault España, Jesús Presa ha confirmado en este sentido que al término del mes de septiembre último la producción superaba ya las 250.000 unidades de las distintas versiones de la gama Mégane en su cuarta generación y del todoterreno Kadjar que se ensamblan en las instalaciones palentinas.

Jesús Presa resaltó que en estos momentos la calidad de la producción de las plantas españolas de Renault es reconocida en el mundo, de forma que el sello de identidad 'Made in Spain' con el que se publicita la marca en estos momentos en España sirve también para el resto de los mercados.

Australia o Japón

Un ejemplo es el nuevo Sport Tourer, que se comercializa ya a pocos días de su puesta a la venta en 38 países que incluyen algunos tan lejanos como Australia y Japón. Este modelo familiar es además uno de los más apreciados de la firma del rombo en países como Alemania o Italia, donde su demanda es casi similar al modelo berlina. «Ese sello de calidad es consecuencia de haber sabido hacer las cosas bien, y a la primera» resaltó el directivo de Renault España, quien precisó en este sentido que por eso, por la competitividad mostrada y desarrollada por las factorías españolas del grupo, ha sido más fácil la concesión de nuevos proyectos, como los incluidos en el Plan Industrial 2017-2020, «en el que ya estamos trabajando», afirmó Presa.

De la potencia del lema 'Made in Spain', hecho en España, da idea de que Renault alardea en su recién incororada novedad de su españolidad por los cuatro costados, ya que se ensambla en Palencia y más del 80% de sus motores se elaboran en la factoría de Valladolid, y también en un porcentaje superior al 80% las cajas de cambios proceden de la planta sevillana. «Además de que muchos de los componentes llegados de otro suministradores también son españoles» puntualizó Jesús Presa.