El Norte de Castilla

El conductor que causó un accidente mortal se librará de la cárcel

conductor que causó un accidente
Accidente del minibús en Villanueva del Aceral en febrero de 2012
  • La Audiencia de Ávila rebaja la pena por la colisión en Ávila en la que murió una menor y diez personas resultaron heridas

La Audiencia Provincial ha rebajado a dos años de cárcel la pena de 3 años y 7 meses a la que fue condenado por el Juzgado de lo Penal el conductor del microbús en el que una joven murió y otros diez pasajeros resultaron heridos en febrero de 2012 tras sufrir un accidente en Villanueva del Aceral (Ávila).

Según informó a Efe el fiscal responsable de Seguridad Vial, Óscar Barrios, la reducción de la pena se produce a raíz del recurso de apelación presentado por el abogado defensor y al entender el juez que hubo «dilaciones indebidas desde que se produjeron los hechos hasta que se dictó la sentencia».

Los hechos tuvieron lugar el 23 de febrero de 2012, el juicio concluyó el 2 de diciembre de 2014 y la sentencia fue emitida el 9 de junio de este año. El propio fiscal de Seguridad Vial comentó que con la pena de dos años por parte de la Audiencia Provincial «las posibilidades de no entrar en prisión son mayores, porque cabe la suspensión de la ejecución de la pena», mientras que con la de 3 años y 7 meses «no cabría». A la rebaja de la condena de cárcel se suma la de privación del derecho de conducir vehículos de motor y ciclomotores, que pasa de los cinco años y seis meses iniciales, a los cuatro fijados ahora.

Además, Óscar Barrios señaló que el fallo en apelación también modifica «en parte» la cuantía de las indemnizaciones y mantiene la responsabilidad civil subsidiaria de la Junta. Este fallo de la Audiencia se produce cuatro meses después de que la juez del Juzgado de lo Penal de Ávila condenara a 3 años y siete meses de prisión al conductor Germán Florentino de la Vega Holgado como responsable de «un delito contra la seguridad vial en su modalidad de conducción temeraria (...) en concurso con un delito de homicidio imprudente y siete delitos de lesiones imprudentes», según Efe.

Tras el juicio, el fiscal responsable de Seguridad Vila, Óscar Barrios, solicitó 3 años y dos meses de prisión para el conductor del autocar, al considerar que su conducción fue «temeraria» e «imprudente».

Además, en concepto de responsabilidad civil, Germán de la Vega fue condenado a satisfacer «conjunta y solidariamente» con la compañía de seguros indemnizaciones que ascienden a un total de 106.397,97 euros, de los que se descontarán «las sumas que la aseguradora ya hubiera consignado en concepto de pago a los interesados». Asimismo, la juez consideró «responsable subsidiaria» a la empresa Autocares Gasch y a la Dirección Provincial de Educación de la Junta «en el abono de tales cantidades junto a la Aseguradora Mapfre Empresas Compañía de Seguros y Reseguros S.A.». Por otra parte, el condenado debía satisfacer «conjunta y solidariamente» con la compañía de seguros Allianz Ras S.A. y Mutua Madrileña y la empresa Autocares Guasch» indemnizaciones que ascienden a 9.135,38 euros.

Durante el juicio oral, el fiscal de Seguridad Vial sostuvo que en la ruta escolar entre Muñosancho y Arévalo se produjo una «conducción temeraria», una calificación que en su opinión «incluso peca de benévola». Óscar Barrios señaló que la conducción durante todo el trayecto fue «temeraria», lo que hizo que pusiera «en peligro a los ocupantes», ya que según el informe de los peritos, el chófer superó ampliamente durante casi todo el recorrido la velocidad máxima establecida y se saltó cinco señales de stop.

Tras insistir en que la velocidad fue «notoriamente superior a la permitida», el fiscal tachó de «absolutamente absurda» la declaración en la que el conductor dijo el primer día desconocer lo que le había pasado ese día y que no se acordaba de «nada».

Temas