VTLP reclama que la Junta asuma su responsabilidad en el caso Zambrana y financie la regeneración de Aramburu-las Viudas

Bloques de viviendas de los grupos Aramburu-Las Viudas, situados en la zona sur del barrio de Delicias. /Ramón Gómez
Bloques de viviendas de los grupos Aramburu-Las Viudas, situados en la zona sur del barrio de Delicias. / Ramón Gómez

El caso Zambrana fue un «complicado» proceso administrativo de cambios de propiedad, reversiones y expropiaciones que implicó al Ayuntamiento

El Norte
EL NORTEValladolid

El Grupo Municipal de Valladolid Toma la Palabra (VTLP) presentará este miércoles una moción al Pleno del próximo martes, 12 de marzo, en la que se propone al Ayuntamiento que reclame a la Junta de Castilla y León que, como asumar su responsabilidad política en la obligación de expropiar los terrenos de Zambrana en 2014, se comprometa a financiar el proyecto de regeneración de Aramburu-las Viudas, en una cantidad no inferior a los 10 millones de euros.

Según ha recordado VTLP, el caso Zambrana fue un «complicado» proceso administrativo de cambios de propiedad, reversiones y expropiaciones que implicó al Ayuntamiento, a la Junta de Castilla y León y la propiedad de la denominada Finca Zambrana, de más de 5 hectáreas (53.233 metros cuadrados que quedaban de las 40,4 hectáreas expropiadas en 1943), y que concluyó definitivamente en 2017.

Más sobre el caso Zambrana

Supuso, por un lado, el ingreso en las arcas de la administración regional de 4.249.727 euros (en concepto de reversión). Pero, por otra parte, llevó al pago de una expropiación posterior, por parte de la administración local, de 16.774.328 euros, una cifra que, sumada a los intereses, asciende a cerca de 20 millones.

El suelo se expropió hace casi 80 años por el Estado (en 1943) para construir un 'reformatorio'. Sin embargo, parte de la finca quedó para otros usos, en manos de la Junta, que lo devolvió a los herederos del expropiado en 2007. Al no poder destinarse a ningún uso lucrativo, por impedirlo el planeamiento vigente, solicitaron al Ayuntamiento la expropiación después de intentar modificar el uso.

Más noticias sobre la rehabilitación

Tras la Comisión de Investigación que se llevó a cabo en el Ayuntamiento se puso de manifiesto que, en este «fiasco» urbanístico, la responsabilidad recaía en las dos administraciones, la regional y la local, pues, entre ambas, con su comportamiento, llevaron a no adecuar el plan vigente y acabar obligando a la expropiación. No obstante, VTLP recuerda que «curiosamente», mientras la Junta ingresaba algo más de 4 millones, el Ayuntamiento tuvo que pagar en torno a 20.

«Esa responsabilidad nunca la asumió la Junta», reclama el Grupo. Mientras, el Ayuntamiento, que llegó incluso a reclamar judicialmente (en 2015) la revisión de oficio del expediente, aparte de reconocer sus errores en el proceso, siempre ha mantenido que la Junta era corresponsable, sin tener el en ello ninguna duda.

Sin embargo, el TSJ, en sentencia de 2017, no obligó a tal revisión porque el Ayuntamiento, según describe el fallo, no podía instar la revisión de oficio de la actuación de la Junta, «porque se trata de un acto bilateral entre la Administración autonómica con un tercero» --los propietarios-- que «en nada afecta al Ayuntamiento».

A pesar de ello, reclama VTLP, «nada impide que la Junta explique públicamente su proceder en un caso extremadamente controvertido y oscuro, nunca aclarado por su parte».

En 2015, al acceder al gobierno municipal, el nuevo concejal de Urbanismo visitó a la consejera de Hacienda y le reclamó hacerse cargo del 50 por ciento del coste que la expropiación supuso a las arcas municipales, pues consideraba que la Junta «eludió su culpa en una situación que era en buena parte responsabilidad suya».

Asimismo, planteó que se concretase en algún tipo de acuerdo o convenio por el que se compensase «la mitad del coste de la factura del Zambrana» y se esperaba que lo hiciese «a través de programas como el de vivienda» por ese mismo valor.

En este momento, se encuentran en la tramitación de un Plan Especial y Plan de Reforma Interior (PERI), que afecta a los terrenos expropiados, y que se vincula a la regeneración del ámbito de Aramburu-las Viudas. En él se prevé una inversión de algo más de 26 millones de euros, de los cuales corresponderían cerca de 12 al Ayuntamiento; mientras que la administración regional aportaría, en principio, el 20 por ciento.