Los vallisoletanos confían en que EE UU levante el veto a Huawei: «Solo es una estrategia política»

Varios vallisoletanos opinan sobre el conflicto entre EE UU y Huawei. / Rodrigo Ucero

Los puntos de venta de teléfonos móviles transmiten tranquilidad, mientras que algunos de los usuarios de la compañía china se muestran preocupados por el futuro

Rebeca Alonso
REBECA ALONSOValladolid

Un paseo por el centro de Valladolid basta para constatar que el teléfono móvil se ha convertido casi en una extensión de nuestro propio cuerpo. Cada vez es más difícil cruzarse con transeúentes que no charlen, wasapeen o consulten sus teléfonos. Y uno de cada tres, ha adquirido un dispositivo de Huawei (existen más de 7,5 millones en España), marca vetada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, después de que el presidente estadounidense acusara a la firma asiática de utilizar su infraestructura tecnológica para realizar actividades de espionaje y obtener información confidencial para Pekín. La mayor parte de los propietarios de Huawei están preocupados, aunque otros confían en que esta multinacional y Google puedan llegar finalmente a un acuerdo, sobre todo tras las prórroga de tres meses que ha aplicado el país estadounidense a la prohibición de que sus empresas (incluido el gigante Google) realicen negocios con la marca asiática.

Con resignación ha afrontado esta decisión Begoña, que adquirió un móvil Huawei y ahora critica el veto de Trump; «lo único que consigue es fastidiar a los usuarios».

Una prohibición que no solo procupa a los usuarios de esta marca, si no a los de otros dispositivos chinos, como Iriano, que reconoce su temor a que Trump también declare la guerra a otras firmas como la suya. Sus amigas se encuentran en su misma situación: «No saben qué va a pasar con muchas aplicaciones como Google Maps o Whatsapp. Tengo otra amiga que se iba a comprar un móvil nuevo y prefiere no adquirir un Huawei para no arriesgarse». Silvia no es clienta de Huawei, pero conoce un caso muy de cerca: «Tengo una amiga que acaba de comprarse un teléfono Huawei. Ha intentado devolverlo y ha consultado a la OCU. Su respuesta es que no puede hacerlo mientras el dispositivo no tenga un problema real de funcionamiento».

Más información

Roberto, Lázaro, Óscar y Fran son cuatro amigos, de los cuales tres poseen móviles chinos. Roberto se siente tranquilo con su Huawei, ya que opina que se trata de «una estrategia política de Trump que al final va a quedar en nada». Lázaro también utiliza esta marca y está de acuerdo con su amigo; no ha notado ningún problema en su dispositico. Por su parte Óscar es usuario de la marca china Xiomi, y también cree que la decisión del presidente de EE UU va a ser una amenaza sin más consecuencias. «Van a llegar a un acuerdo al final», confía. Por último, Fran es el único del grupo con teléfono español. «Yo no utilizo móviles chinos, tengo un BQ», explica, pero opina lo mismo que sus amigos al calificar el veto como una «estrategia política para meter miedo».

Los puntos de venta, compañías y Huawei transmiten tranquilidad

María Luisa Melo, directora de Relaciones Institucionales, Comunicación y RSC de Huawei España quiere transmitir un mensaje de «tranquilidad y confianza» a todos los usuarios de móviles Huawei y Honor, garantizando que «van a seguir operando y Android seguirá recibiendo actualizaciones, no solo del sistema operativo sino también de los parches de seguridad». Y aañade que sus clientes «podrán acceder a todas las aplicaciones de Android».

«Huawei va a seguir operando y Android seguirá recibiendo actualizaciones, no solo del sistema operativo sino también de los parches de seguridad» María Luisa Melo, directora de Relaciones Institucionales, Comunicación y RSC de Huawei España

Por su parte José Antonio Lobato, director de Comunicación y Relaciones Institucionales en El Corte Inglés en Castilla y León, explicó que Huawei les ha confirmado que todos lo móviles de su marca que haya vendido estos grandes almacenes hasta ahora, además de los que tienen en stock, «seguirán recibiendo actualizaciones de Android y de los parches de seguridad», mientras que todo lo que ocurra en el futuro «depende de Huawei, Estados Unidos y Google».