Villasexmir se convierte en un aula para 65 alumnos del IES La Merced

Con las mujeres del municipio aprendiendo recetas de cocina./L. N.
Con las mujeres del municipio aprendiendo recetas de cocina. / L. N.

El objetivo del programa es mostrar a los jóvenes la realidad rural y el respeto por la naturaleza

Laura Negro
LAURA NEGROVillasexmir

Vivir una experiencia educativa positiva para mostrar a los jóvenes la realidad rural y el respeto por la naturaleza. Ese es el objetivo que persigue el proyecto de hermanamiento IES-Pueblos puesto en marcha por el IES La Merced de Valladolid. Un proyecto que ha sacado a los alumnos de clase para visitar el municipio de Villasexmir y convertirlo en un aula al aire libre en el que poder aprender sobre cultura, tradiciones, agricultura y ganadería, pero también sobre matemáticas, geografía e historia.

Ya lo hicieron hace unos meses en Villanueva de los Caballeros, con excelentes resultados, y ayer repitieron en Villasexmir. A primera hora de la mañana, 62 alumnos y seis profesores de 1º de la ESO fueron recibidos por la alcaldesa, Milagros Puerta, que es también profesora de este centro educativo. Ella les sirvió de guía en el municipio y les acompañó a conocer el patrimonio religioso de la localidad, como la iglesia de la Ascensión y la ermita del Cristo de la Agonía; así como el popular y pastoril, como los chozos de falsa cúpula. Por grupos, los estudiantes fueron realizando distintas actividades relacionadas con las materias que estudian en clase.

Practicaron las matemáticas realizando un paseo geométrico durante el cual los alumnos buscaron y fotografiaron distintas figuras geométricas que se encontraban en el entorno, en los edificios y en la propia naturaleza del municipio, como en el brocal de un pozo, en los arcos de la iglesia o en las rejas de las ventanas. «Deben buscar círculos, pirámides, cuadrados… figuras, todas ellas que son la base de cualquier estructura», animó Carlos Hernández, profesor de Electrónica del centro educativo y organizador de esta jornada de convivencia. Fue más complicado medir una era, una actividad muy práctica que les sirvió para aprender a calcular áreas y perímetros y hacer medidas a escala, «algo que es imposible de llevar a cabo en el aula», dijeron los profesores.

Con agricultores y ganaderos

A continuación, se citaron con Serapio, Carmelo, Ezequiel, Eduardo y Alberto, cinco agricultores del municipio que explicaron las tareas agrícolas que realizan, las hectáreas que cultivan de regadío y de secano, los métodos de trabajo, antiguos y modernos, y cómo es su día a día. Con ellos, los chavales visitaron la báscula agrícola para aprender cómo se hace el pesaje de cereal, lo que significa la tara y la diferencia entre peso neto y peso bruto. Algunos también tuvieron la oportunidad de subir a un tractor y visitar las naves de labranza. Ricardo, el único ganadero de Villasexmir, les explicó los secretos y las tareas que conlleva el cuidado de un rebaño de ovejas y Jesús, el panadero de Gallegos de Hornija, que vende pan en Villasexmir de forma ambulante, también les habló sobre su oficio.

Con las integrantes de la Asociación Cultural de Mujeres de Villasexmir tuvieron tiempo para aprender sobre la gastronomía típica del municipio. Ellas les facilitaron los ingredientes y recetas de algunos postres típicos como las flores y hojuelas del carnaval, que luego los alumnos tradujeron al francés.

Otras materias

En la hora de educación física, disfrutaron con los juegos tradicionales y autóctonos de la rana, la tanga y la calva. «Queríamos exprimir las opciones que nos da un entorno de gran seguridad, cercano, y rico en posibilidades educativas. La idea era dar a conocer la realidad del entorno rural a una población urbanita que vive de espaldas a los pueblos y a sus posibilidades de futuro en cuanto a la producción de alimentos, energía y servicios», explicó Carlos Hernández.

Por su parte, Milagros Puerta, la alcaldesa y profesora de estos alumnos, destacó que había sido una jornada muy «enriquecedora», para todos, a pesar de que la climatología no acompañó. «Ha sido una oportunidad excelente para que los estudiantes conozcan de primera mano el medio rural. La mayor parte de ellos han vivido siempre en la ciudad y muchos no conocen cómo es la vida en un pueblo», explicó.

«Para la población también ha resultado muy beneficioso, porque les ha servido para salir de la rutina, para dar a conocer sus quehaceres diarios y demostrar la buena acogida que se da en Villasexmir», dijo.

La jornada de hermandad y convivencia rural culminó con la visita de los alumnos de IES La Merced al Centro de Interpretación del Movimiento Comunero, en la vecina localidad de Torrelobatón, donde tuvieron la oportunidad de conocer de primera mano un importante capítulo de la historia de esta Comunidad, que les sirvió para su clase de historia.