«Valladolid jugó un papel fundamental en la primera vuelta al mundo, allí empezó todo»

Ignacio Horcada Rubio. /RAMÓN GÓMEZ
Ignacio Horcada Rubio. / RAMÓN GÓMEZ

Ignacio Horcada, vicealmirante de la Armada, habla de los actos conmemorativos que se van a celebrar con motivo del V centenario de la expedición

Laura Asegurado Mata
LAURA ASEGURADO MATAValladolid

Como todos los marinos, el vicealmirante Ignacio Horcada (Zamora, 1955) ha estado al mando de diversos navíos, pero su especialización ha sido la aviación naval. Tras quince años en el extranjero trabajando en la OTAN, ha vuelto a España para recibir su «regalo de fin de carrera», que no es otro que representar al Ministerio de Defensa en la Comisión Nacional del V centenario de la primera vuelta al mundo.

Hace ya 500 años que Fernando de Magallanes inició una travesía que finalizó Juan Sebastián de Elcano en 1522 y que dio lugar a la primera vuelta al mundo. Valladolid fue su punto de partida debido a las capitulaciones que el rey Carlos I firmó con Magallanes el 22 d marzo de 1518, y ahora, 500 años después, el Ministerio de Defensa, con Ignacio Horcada al frente, va a llevar a cabo una serie de actos para conmemorar el V centenario de la expedición.

-Primera parada, Valladolid. ¿Qué papel jugó esta ciudad?

-Valladolid es muy importante porque aquí es donde empieza todo. Hace 500 años la Corte estaba en Valladolid porque era la capital de España. Aquí fue donde se firmaron las capitulaciones entre el rey Carlos I y Fernando de Magallanes - el 22 de marzo de 1518 -  por las que el monarca ponía a su disposición una armada de cinco naves con el fin de encontrar una nueva ruta a la Especiería. Por eso hemos querido darle a Valladolid la importancia que merece en este asunto, que desde mi punto de vista está un poco olvidado.

-¿Qué actos se van a llevar a cabo?

-El primero es un congreso de historiadores sobre la primera vuelta al mundo y su influencia en el desencadenamiento de la primera globalización. Es el congreso más grande que se ha hecho nunca, se van a reunir 250 especialistas de todo el mundo, de los cuales 60 son extranjeros. Se ha hecho un esfuerzo por reunir a expertos de aquellos países que fueron descubiertos o visitados por la expedición de la primera vuelta al mundo o que contaron con miembros dentro de las tripulaciones, porque queremos que todos ellos sean partícipes de esa gran celebración.

-El próximo jueves, día 22, los Reyes vienen a Valladolid para asistir a un acto institucional. ¿En qué va a consistir?

-Será un acto de carácter institucional que supondrá la conmemoración de las firmas de las capitulaciones de Valladolid, que se hará en la misma fecha en la que ocurrió – 22 de marzo – pero 500 años después. Así el Jefe de Estado Mayor de la Armada, como depositado y heredero de aquellos marinos, pronunciará un discurso que finalizará con la intervención de Felipe VI depositando su firma en un documento conmemorativo. Además, el catedrático Martínez Shaw hará una exposición resumida de lo que ha sido el congreso de historiadores y de las conclusiones extraídas.

-El Ayuntamiento de Tordesillas ha solicitado sumarse a los actos del centenario. ¿Qué opina?

-Tordesillas es uno de los cimientos de todo esto. Las dos únicas potencias realmente marítimas que existían en la transición del siglo XV al XVI, que son España y Portugal, ante un conflicto de intereses en la exploración del mundo, en lugar de desangrarse en una guerra, se enzarzaron diplomáticamente y logran un tratado, en virtud del cual se estableció un reparto de las zonas de navegación y conquista. Así cuando Magallanes viene a vender al rey su proyecto, su argumento expuesto fue que, según la división del Tratado de Tordesillas, las islas de la Especiería se encontraban en la parte correspondiente a España y no a Portugal, y, en consecuencia, el monopolio de las especias debía corresponder al Reino de España.

-¿Cuáles son los principales objetivos de este V centenario?

-Son dos. En primer lugar poner en su justo lugar esa gesta, en el sentido de que esto fue un logro de España. El que la expedición la consiguiera una persona nacida en Portugal, hace que se le atribuya como mínimo algo bilateral entre España y Portugal. Pero no fue portugués, fue un logro español, Magallanes era una persona al servicio del rey de España y financiado por la corona española. En esos momentos no había pasaportes, al príncipe al que servías de ese país te convertías, y de hecho, a Magallanes le intentaron asesinar los portugueses antes de que saliera la expedición. Es como si dijéramos que la llegada a la luna es un hecho alemán porque el director del proyecto era alemán, y no, es americano.

-¿Y el segundo objetivo?

-Poner la figura de Juan Sebastián de Elcano al mismo nivel que el de Fernando Magallanes, porque cada uno tiene su papel. Magallanes tiene un papel importantísimo que es vender un producto al rey y que este lo compre, pero él nunca tuvo la intención de dar la vuelta al mundo, de hecho lo tenía prohibido porque no podía meterse en territorio portugués por el Tratado de Tordesillas. Luego el mérito de dar la vuelta al mundo lo tiene Juan Sebastián de Elcano porque cuando muere Magallanes, es él quien toma el mando y decide, con su experiencia de marino y con los vientos soplando en contra, incumplir una pequeña parte del tratado y volver por la parte que no debía de volver.

-A nivel personal, ¿qué le supone participar en estos actos?

-Para mi realmente es un sueño poder ser protagonista de esta celebración y que sea lo más exitosa posible para España. Cuando tienes en tus manos la posibilidad de influenciar algo y que salga en el sentido en el que deseamos, es muy motivador y realmente gratificante.