Los taxistas de Valladolid hablan sobre el conflicto con el sector de los VTC

Taxis en la estación de trenes de Valladolid. / LIDIA RECIO

Uber y Cabify, las empresas más conocidas de los vehículos de transporte con conductor, aún no han llegado a Castilla y León

Laura Asegurado Mata
LAURA ASEGURADO MATAVALLADOLID

Miles de taxistas continúan bloqueando el centro de las grandes ciudades en protesta contra el sector de los vehículos de transporte con conductor (VTC), negocio dominado por las plataforma Uber y Cabify.

En Valladolid la protesta ha sido más calmada por la escasez de estas empresas en la ciudad. Sin embargo, existen compañías similares que poco a poco se van haciendo un hueco en la comunidad. Según datos ofrecidos por el Ministerio de Fomento, a fecha 2 de abril de 2018, en Castilla y León habría 2.263 licencias de taxi, de las cuales 289 son VTC.

A nivel nacional, en nuestro país existen 64.533 licencias de taxi y 7.306 de VTC, lo que equivaldría a un 1 VCT por cada 8,8 taxis. Una cifra que se aleja de lo que marca la actual normativa, que indica que la proporción debe ser de 1 licencia de VTC por cada 30 taxis.

¿Qué son los VTC?

Según su definición, son autorizaciones para ejercer la actividad de arrendamiento de vehículos con conductor (VTC), como pueden ser las licencias empleadas por chóferes y limusinas. Sin embargo han adquirido nuevas utilidades con la aparición de empresas tecnológicas (como Uber y Cabify) que ponen en contacto a pasajeros con conductores a través de una aplicación móvil.

«Los VTC han existido siempre -coches de alta gama-, y han convivido perfectamente con el taxi porque son clientes totalmente diferentes. Lo que ocurre ahora es que se han dado, interesadamente, excesivas licencias de vehículos de transporte con conductor», asegura Antonio Parra, taxista de Valladolid, quien denuncia la competencia desleal en el sector.

«Las VTC son licencias administrativas que valen 30 euros y no les obligan a meter vehículo, ni tarifas, ni taxímetro, ni horarios... Mientras que cuando el Ayuntamiento concede la licencia a un taxi, le obliga a meter un vehículo y acogerse a la normativa», protesta este conductor.

¿Qué reclaman los taxistas?

Piden al Gobierno central que trasfiera a las Comunidades Autónomas la competencia para expedir licencias de vehículos de transporte con conductor y que en todas ellas se cumpla la ley 1/30. También quieren que se paralice la expedición de nueva autorizaciones hasta que finalicen las reuniones, así como que se ponga en activo la web de registro y control -aprobada el pasado mes de diciembre- en la que Uber y Cabify tendrán que registrar previamente los servicios.

Sin embargo, el gremio de las VTC defiende que no se ha incumplido la normal del 1/30 vigente en la legislación, ya que dicho ratio se estableció para las nuevas concesiones, no para los permisos logrados con anterioridad, entre 2009 y 2015, periodo en el que el Tribunal de Supremo liberalizó el sector. Un tiempo en el que se concedieron cerca de 20.000 licencias VTC, y cuya validez ha sido confirmada por el Supremo.