Los sindicatos creen que las 61 nuevas plazas de Correos mejorarán el servicio en Valladolid

Descarga de productos postales en la oficina de Correos en la calle de Ultramar de la capital vallisoletana. /GABRIEL VILLAMIL
Descarga de productos postales en la oficina de Correos en la calle de Ultramar de la capital vallisoletana. / GABRIEL VILLAMIL

En la convocatoria estatal, con 4.055 futuros empleos, Valladolid se lleva la mayor parte de la región

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Satisfacción sindical por la convocatoria de empleo público que Correos ha sacado para toda España (4.055 puestos, de los cuales Castilla y León deberá cubrir 148 plazas).

Con esta oferta, la mayor lanzada por el Servicio Público Postal en una década, se pretende dar respuesta a la demanda de los sindicatos CC OO, UGT, CSIF y Sindicato Libre, que el pasado año convocaron protestas para forzar a la Administración a que recuperase las tasas de reposición por jubilaciones, así como las plantillas que en las diferentes provincias habían sufrido recortes en los años de la crisis, por la contención del gasto público.

De los puestos convocados para Castilla y León, Valladolid es la provincia que más plazas tendrá (61). La razón es porque en esta capital se encuentra el Centro de Tratamiento Automatizado (CTA), que organiza la clasificación y reparto de todos los productos postales para la zona noroeste peninsular. En su nave del polígono de San Cristóbal trabajan alrededor de 200 empleados, a los que se sumarán otros 26 nuevos trabajadores.

«En este Centro, la eventualidad es grandísima, con contratos por vacaciones o necesidades puntuales, y en donde en algunos casos está la misma persona encadenándolos», explica Manuela Ferrer, coordinadora del Sector Postal de CC OO en Castilla y León, para quien las nuevas plazas «ayudarán a prestar mejor servicio a los ciudadanos».

Datos para optar hasta el 10 de octubre

La oferta pública de empleo para Correos es fruto del acuerdo plurianual 2018-2020 que firmaron los sindicatos con el Gobierno el pasado 19 de diciembre. En el que se contemplaba la reposición de 11.200 puestos. La distribución de las 4.055 convocadas, tanto a tiempo completo como parcial, se ha hecho de forma provincializada de tal modo que cada aspirante solo puede presentarse a una vacante.
Plazo.
Para inscribirse a las 148 plazas que hay para personal laboral fijo en Castilla y León se dispone de un plazo hasta el 10 de octubre.
Destinos
Los candidatos podrán presentarse solo al puesto elegido. Estas son las vacantes ofertadas:
Personal de reparto.
Los tradicionales carteros tendrán encomendadas funciones de distribución y entrega de productos postales, telegráficos o avisos en los domicilios de los envíos. También tienen asignadas funciones para clasificar manualmente, así como el cobro o pago en los domicilios. Deberán utilizar medios técnicos y materiales para su puesto (vehículos, sistemas informáticos, etc.), que puede estar en el medio rural
Agentes de clasificación.
Destinado en los centros de Correos, utilizan máquinas y sistemas informáticos para el tratamiento y ordenación de los productos postales (cartas, paquetes, giros). También hacen tareas de carga y descarga y transporte.
Puestos de Atención al Cliente.
Este personal informa a los usuarios del servicio, admite los envíos postales y telegráficos, y promociona los productos de Correos.
Aspirantes a las pruebas.
Aunque se desconoce, en la última convocatoria fueron 116.000 para 2.295 plazas.

Movilidad interministerial

Precisamente, a estos puestos, que los sindicatos consideran que son estructurales, se suman las bajas que se han generado desde el 2003 por la movilidad interministerial del personal de Correos a otros órganos de la Administración del Estado (Seguridad Social, Ministerio del Interior, Confederación Hidrográfica del Duero, o Cultura).

Las 4.055 plazas de esta convocatoria corresponden a las 1.869 de la tasa de reposición del 2017, otras 1.612 del pasado año, y 574 del Plan de Estabilización de Empleo.

Los sindicatos estiman que en la década de la crisis se han perdido 15.000 empleos en toda España (UGT calcula que en la provincia vallisoletana han sido 190 puestos).

Por ello, la delegada de esta organización en Valladolid, Rosa González, sostiene que «con esta nueva oferta se da bastante estabilización al servicio postal de Correos, aunque ahora es necesario acordar una reorganización interna para diversificar los servicios, ya que aunque las cartas postales están cayendo por el uso de la tecnología, las entregas de paquetería están aumentando por el comercio electrónico».

El objetivo con este refuerzo de empleo sería poder competir con las empresas de reparto de paquetería.

Poste de Correos donde se depositan los paquetes y cartas para repartir.
Poste de Correos donde se depositan los paquetes y cartas para repartir. / G. VILLAMIL

En el último año, Correos ha llevado a cabo en Valladolid «una optimización de sus recursos», que ha implicado la reducción de horarios en algunas oficinas de los pueblos, o el cierre de despachos abiertos al público en centros comerciales, como El Corte Inglés (calle Constitución y Paseo de Zorrilla).

De total plazas sacadas en la oferta para toda España, 55 corresponden a aspirantes con algún grado de discapacidad y cuyo cupo se reserva por los acuerdos con Fundaciones, como la ONCE.

Las 61 plazas que salen en la provincia corresponden a puestos de reparto (carteros a pie y motorizados), agentes de clasificación en los centros del organismo estatal, y personal de Atención al Cliente en las oficinas de Correos.

La retribución para un agente de clasificación, sin plus de antigüedad, se sitúa en 1.295 euros brutos al mes, mientras que los trabajadores de Atención al Cliente perciben unos 1.398 brutos, al igual que los carteros motorizados. Unos importes que los sindicatos consideran «bajos, ya que al aplicarse las retenciones se quedan en mileuristas».

Con esta nueva oferta pública, los sindicatos ven alejarse los planes de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), el organismo creado en el 2013 por el Gobierno, que planteaba en junio pasado un ahorro de 248 millones en Correos que se obtendría reduciendo el número de días y horarios de atención al publico en muchas oficinas rurales.

Las dos delegadas sindicales recuerdan el papel que tiene el personal de Correos en el medio rural, «en donde privarles de las notificaciones ofíciales, de correspondencia diaria, o del envío de sus productos agroalimentarios de las pequeñas empresas, contribuiría más a la despoblación».