Uno de cada seis hogares vive de alquiler en Valladolid, el 70% más que hace tres años

Una joven observa un escaparate con la oferta de una agencia inmobiliaria. /El Norte
Una joven observa un escaparate con la oferta de una agencia inmobiliaria. / El Norte

Algo más de la mitad de los vallisoletanos tienen la vivienda en propiedad ya totalmente pagada

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAValladolid

Hay en Valladolid 217.900 hogares –de todo tipo: unipersonales, de parejas con o sin hijos, de familias con otras personas...– y, de ellos, 37.500 viven de alquiler. Suponen, pues, uno de cada seis y la cifra es relevante porque en 2014 eran 21.900, uno de cada diez. Es decir que en apenas tres años, el número de hogares que han optado por el arrendamiento en un país de propietarios ha aumentado en más de quince mil, el 70% más.

El alquiler se ha convertido en una opción cada vez más integrada en el comportamiento inmobiliario de solteros y casados. Con el objetivo de incentivar la oferta de viviendas en este régimen, el pasado 1 de marzo, durante la pasada legislatura, el Gobierno aprobaba 'in extremis' su decreto sobre el alquiler de vivienda. Recurrido ante el Tribunal Constitucional por el PP, la ley incluye, entre otras medidas, la ampliación de la duración de los contratos y la limitación de las subidas de precios al IPC. Establece además la posibilidad de que los ayuntamientos articulen bonificaciones fiscales en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para los alquileres de renta limitada.

El decreto surgía como reacción a una cierta escalada de precios más o menos desorbitada en las grandes capitales y zonas más turísticas. Sin embargo, en Valladolid la evolución de los precios se mantiene moderada o a la baja, con unas rentas que todavía siguen por debajo de los niveles de 2007, antes del pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

Los datos

37.500
hogares de Valladolid viven de alquiler (a 1 de enero de 2018, según el INE). Son el 17,2% del total, cuando en 2014 representaban el 10%.
Total
217.900 hogares
En propiedad
con casa ya pagada, heredada o donada hay 114.000.
Hipotecada
para otros 58.500 hogares la casa es propia pero aún con pagos pendientes.
Otros
hay 7.800 hogares que viven en casas cedidas gratis o a bajo precio por la empresa, etc.

El precio medio de las viviendas que se ofrecen para alquiler en la provincia de Valladolid es, según el 'Boletín Especial Alquiler residencial' del Ministerio de Fomento, con datos de junio de 2018, de 6,20 euros por m2, cantidad que está el 1,5% por debajo de la de un año ates y es el 5,8% inferior a la de 2007.

Así que un contexto de precios contenidos sirve de caldo de cultivo para que cada vez más ciudadanos elijan el alquiler por delante de la adquisición, máxime cuando hay salarios y contratos que 'incapacitan' para aspirar a una compra, ni siquiera con hipoteca.

En realidad, quienes pueden prescindir del crédito hipotecario no dudan en hacerlo. El año pasado, de las 5.950 operaciones de compraventa de vivienda formalizadas en Valladolid, el 46,5% se cerraron sin hipoteca, algo por debajo del 51,8%de media nacional, según la última estadística del Consejo General del Notariado. En 2008 había hipoteca en el 74% de las transacciones.

Zamora y Ávila, en mínimos

Según la Encuesta Continua de Hogares de INE, las provincias españolas con mayor cuota de personas que viven en régimen de arrendamiento son Baleares (29,3%) y Barcelona (26,8%), mientras que entre las castellanas y leonesas es Valladolid la primera, con el 17,2%, una tasa muy parecida a la del conjunto de España (17,8%). Las provincias españolas con menor interés por el alquiler –o con mayor gusto por la propiedad– son Córdoba (6,6%), Jaén y Zamora (8,4%) y Ávila (8,7%).

Lo más llamativo en el caso de la provincia vallisoletana es el gran cambio de hábito en una parte importante de la población: mientras en 2014 los hogares que vivían de alquiler suponían el 10% del total, dos años después el porcentaje había escalado al 15,1% y en 2017 alcanzaba el 17,9%, para retroceder levemente (siete décimas) en el año siguiente.

Así que de los 217.900 hogares contabilizados por el INE enValladolid, el 52,3% tienen su vivienda en propiedad, ya pagada en su totalidad o bien heredada o donada. Otro 26,8% de hogares tienen casa propia, pero aún con pagos de la hipoteca pendientes; mientras que el 17,2% viven de alquiler.El 3,5% restante habita en casas cedidas gratis o a bajo precio por la empresa, familiares, etc.

La vivienda se segunda mano continúa tirando de las ventas

Los vallisoletanos formalizaron 1.351 compraventas de vivienda en el primer trimestre de 2019, el 3,4% más que en el mismo periodo del año pasado. El incremento se sitúa bastante por debajo del registrado en Castilla y León, que con 5.546 operaciones tuvo una subida del 7,7%; y es parecido al del conjunto de España (133.989 compraventas), del 3,7% más. El 87,5% de las transacciones registradas en Valladolid, según informa la Estadística de Transmisiones de Derechos de la Propiedad del INE, fueron viviendas de segunda mano.Solo 168 fueron pisos y chalés de nueva construcción, lo que pone de manifiesto la ausencia de un mercado de vivienda nueva, debido a la escasa edificación llevada a cabo en los últimos años.

Según los registradores de la propiedad, el importe medio de los tipos de interés de contratación inicial de los nuevos créditos hipotecarios fue del 2,48% en el primer trimestre en la comunidad autónoma. Las hipotecas a tipo de interés fijo se firmaron a una media del 2.90%, mientras que en las variables el tipo de interés medio fue del 2,19%.

Según el último informe trimestral de precios de alquiler del portal inmobiliario pisos.com, el piso tipo de alquiler en Valladolid capital registró en marzo de 2019 una superficie media de 98 metros cuadrados y una renta media de 663 euros mensuales. Esta mensualidad supone un incremento con respecto a marzo de 2018 del 5,5%, lejos del 9,1% de Castilla y León y del 15,9% del conjunto de España. Los récords los marcan Palma de Mallorca (23,5%), Vitoria (21,1%) y Ávila (20,5%).

Tan heterogéneos comportamientos sirven a Ferrán Font, director de estudios de pisos.com, para señalar que «en los mercados que registran los máximos la situación se está volviendo insostenible». «Las elevadas rentas están desplazando a muchos inquilinos a zonas más alejadas, lo que afecta a sus vínculos sociales y a sus desplazamientos al trabajo, además de dilatar la formación de hogares», comentó Font, que percibe que los alquileres en las ciudades más presionadas están tocando techo porque «la demanda se está negando a incrementar la proporción de su salario destinada al alquiler».