Roban cinco galgos de competición en una finca de Campaspero

Dos de las perras sustraídas, Cantora y de la Romera y Marichi de la Romera. /A. O.
Dos de las perras sustraídas, Cantora y de la Romera y Marichi de la Romera. / A. O.

Un vecino alertó del hecho tras comprobar que un Mercedes ML con cristales tintados y la matrícula tapada huía del lugar

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZARO

Un descuido, unos minutos con la guardia bajada, les fue suficiente a los ladrones para robar cinco galgos de una propiedad de Campaspero y huir con rapidez a plena luz del día. Los delincuentes se llevaron tres hembras –una negra y dos barcinas–, y dos machos barcinos.

Un vecino fue el que avisó a los dueños de los perros. Le llamó la atención que tras un todoterreno de la marca Mercedes –modelo ML, de color gris y con los cristales tintados– corriese un galgo que parecía seguir su estela. Ni tampoco que el vehículo llevase las matrículas cubiertas con cinta americana y se saltase un 'stop'. Este testigo no lo dudó y, conociendo que al lado de su casa un vecino suyo se dedica a criar galgos de caza y competición, fue quien primero dio la voz de alarma y avisó al propietario de los canes.

El dueño de los animales estaba comiendo cuando recibió la noticia, todo un mazazo del que ayer todavía no se había repuesto. Los ladrones aprovecharon ese momento de descanso para entrar en su propiedad por la parte de atrás de su vivienda, donde estaban los animales, subirlos a la parte trasera del todoterreno sin mayor obstáculo y salir rápidamente tomando en primer lugar la carretera que conduce a la localidad segoviana de Moraleja de Cuéllar. A continuación se desviaron por un camino que conecta esta carretera con la de Olombrada, también de Segovia, circulando a alta velocidad, lo que obligó al conductor de una máquina de una cantera a echarse a un lado.

Un tercer testigo sitúa al vehículo en el lugar del hurto minutos antes de producirse, por lo que el modelo del automóvil ha sido completamente identificado. El hijo del propietario intentó seguir su rastro, perdiéndolo finalmente. Este cree que es posible que por la dirección que tomaron los cacos estos se dirigiesen hasta Cerezo de Abajo, donde pudieron tomar la autovía A-1, posiblemente en dirección a Madrid.

Para caza o carreras ilegales

Los galgos sustraídos iban a comenzar la temporada de competición en breve, siendo presentados a las correspondientes fases clasificatorias del Campeonato de España. El propietario de los perros ha recibido muchas muestras de apoyo y de solidaridad por parte de compañeros federados y amantes de estos animales, que permanecen muy pendientes por si pueden echar una mano en la localización de los animales y en la detención de los delincuentes. La Federación Castellano Leonesa de Galgos difundió el robo a través de sus redes sociales, con lo que cientos de galgueros se han sumado a la alerta.

Es muy posible que estos galgos sean utilizados para caza furtiva o para carreras ilegales, pues es imposible que entren en los circuitos y campeonatos oficiales al estar completamente identificados, con una trazabilidad incluso sanguínea que haría imposible que pasaran inadvertidos en una competición reglada.

 

Fotos

Vídeos