Puente y Pedro Sánchez inician la carrera electoral en Valladolid: «El PSOE es lo nuevo, lo sexy»

Óscar Puente, Pedro Sánchez y Luis Tudanca, con militantes y simpatizantes del PSOE, en la Feria de Muestras de Valladolid. /GABRIEL VILLAMIL
Óscar Puente, Pedro Sánchez y Luis Tudanca, con militantes y simpatizantes del PSOE, en la Feria de Muestras de Valladolid. / GABRIEL VILLAMIL

El alcalde de Valladolid y el presidente del Gobierno participan en un encuentro con militantes en la Feria de Muestras

Víctor Vela
VÍCTOR VELA

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno y candidato del PSOE a la reelección, ha iniciado esta mañana en Valladolid la carrera del 28 de abril con una promesa («La primera medida que tomaré después de las elecciones será aprobar unos presupuestos sociales con justicia fiscal»), la reivindicación de las políticas sociales por decreto que aprueba estas semanas el Consejo de Ministros («gobernaremos hasta el último minuto») y un discurso claro de oposición frente a «las tres derechas, donde hay más siglas que ideas, más testosterona que neuronas».

El líder del PSOE, arropado por militantes socialistas, ha participado este sábado en un acto celebrado en la Feria de Muestras, donde reivindicó al PSOE «como el partido que une, frente la confrontación, la mentira y la crispación de Ciudadanos y PP». «Es tan importante lo que nos jugamos el 28 de abril, que solo hay dos caminos, una España en la que vivamos todos o una España dividida», dijo Pedro Sánchez, quien puso como ejemplo de unión las marchas feministas del 8-M. «La imagen de las calles y plazas de España llenas de mujeres y hombres que luchan por la igualdad es la imagen del futuro. La de los tres de Colón es la del pasado al que no queremos regresar», dijo Sánchez, crítico con la idea de «feminismo liberal» esgrimida por Ciudadanos. «Si la libertad no tiene adjetivos, la igualdad tampoco». Y recordó una canción de Víctor Manuel para reivindicar, después del 8 de marzo y ante el 28 de abril, «una España en la que caben todos o una España en lo que no cabe ni dios».

El presidente criticó que Albert Rivera haya fijado un «cordón sanitario con todos aquellos que alguna vez votaron al PSOE sin saber que no va a haber cordón sanitario que pare esta ola de ilusión». Respecto a VOX, sin nombrarlo, aseguró que «lo único novedoso es que ahora se presenta con siglas propias». Y calificó al PP como el partido que siempre llega «tarde, mal y a rastras a los derechos sociales y democráticos. El problema es que ahora, con Pablo Casado, no quieren llegar ni a rastras».

Sánchez reivindicó su margen de maniobra para gobernar «desde el primer al último minuto» y defendió que su Gobierno «ha hecho mucho más por la justicia social en nueve meses que el PP en nueve años». Enumeró la ampliación del permiso de paternidad o la subida del salario mínimo. «Algunos basan su programa en el insulto y la crispacióon. Nuestra política es cambiar la vida de la gente». Apeló al PSOE como un partido «feminista, ecologista y defensor de la justicia social y fiscal». Y asumió que «uno de los temas que ha quedado pendientes es una verdadera ley educativa que modernice la Formación Profesional y rebaje la tasa de abandono escolar del 18% escolar al 10% de la media europea.

«El 28 de abril tiene que ganar el sentido común, que es lo mismo que decir que gane el PSOE», concluyó Sánchez, respaldado por más de 500 militantes que ondearon banderas y gritaron «¡presidente, presidente!».

Antes, Óscar Puente, lo definió como un líder «valiente, tranformador, fuerte, decidido y limpio», capaz de liderar una «nueva transición que sea social, ecológica, modernizadora y profundamente democrática». Y el alcalde de Valladolid sacó a pasear más adjetivos cuando calificó al PSOE como «lo nuevo, lo sexy, lo dinámico, lo esperanzador». «Los militantes del PSOE hemos conseguido que este partido, con sus 140 años de historia, sea lo nuevo. Los que parecían de la nueva política, la de los círculos y las calles, se han convertido ahora en los partidos del hiperliderazgo. Y los de la nueva derecha (en referencia a Ciudadanos) han pasado de ser socialdemócratas a liberales y ahora la extrema derecha más rancia».

Puente apeló al PSOE como un partido «ecologista, modernizador, democrático y radical defensor de lo público». «Nunca nos hemos jugado tanto. Debemos estar movilizados a tope», dijo el alcalde, quien reclamó para España el cambio que ya se ha «consolidado» en Valladolid. «Valladolid necesita a Pedro Sánchez en la Moncloa y lo necesita fuerte».

Tuvo además Puente palabras de recuerdo para Tomás Rodríguez Bolaños («nuestro querido alcalde y compañero») y sacó a pasear el colmillo (sin nombrarla) contra Soraya Rodríguez, quien esta semana se dio de baja del partido. «Todo comenzó, la vuelta de Sánchez al PSOE, con un encuentro en la cúpula del Milenio. Y allí ya hubo algunas ausencias. Ausencias que hoy parecen definitivas... ya sabéis. Existen personas como Tomás Rodríguez Bolaños, que se dedican al partido desde el primero hasta el último día. Y luego hay otras personas, a las que no echaremos de menos, que se sirvieron del partido. Los socialistas de verdad solo pueden serlo en el PSOE, nunca fuera del PSOE».

El candidato socialista a la Junta, Luis Tudanca, asegura que Castilla y León tiene esta primavera «la oportundiad que no ha tenido nunca» para cambiar. «Castilla y León nos está esperando. Le ha llegado la hora si quiere una educación pública de calidad, si quiere luchar contra la despoblación, si quiere el retorno del talento y una regeneración industrial».

La alcaldesa de Medina del Campo y secretaria general del PSOE de Valladolid, Teresa López, definió el acto de esta mañana en la Feria de Muestras como «el punto de arranque para llevar de nuevo a Pedro a la presidencia del Gobierno. Aquí en Valladolid se nos llena la boca para decir que fue en la plaza del Milenio donde empezó todo. Y aquí empieza de nuevo todo», dijo López con la vista puesta en el 28 de abril, fecha de las próximas elecciones generales.