Los niños protagonizan el pisado de uva en Curiel de Duero

Javier, Irene y Manuel, los pisadores de uva de Curiel. /Agapito Ojosnegros Lázaro
Javier, Irene y Manuel, los pisadores de uva de Curiel. / Agapito Ojosnegros Lázaro

Álvaro Maestro, enólogo de Bodegas Emilio Moro, tuvo el honor de dar el pregón de la Fiesta de la Vendimia curielana

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROCuriel

Con las notas de la Jota de la Vendimia sonando de fondo y ante un numeroso público, el grupo de danzas Puente Valdobar ha ido depositando este domingo los racimos de uvas en un enorme recipiente. Instantes después ha llegado el gran momento: el pisado. La Fiesta de la Vendimia de Curiel de Duero ya es una realidad. Es la primera celebración del año de estas características que se celebra en la comarca de Peñafiel.

Los jóvenes integrantes del grupo de danzas tradicionales portaron las uvas en unos pequeños cestos de vendimiar, bailando primero la citada jota y, a continuación, dieron paso a los pisadores de la uva. En esta ocasión, esta tarea tan especial recayó sobre Javier Sánchez, de cinco años; Manuel Mínguez, de seis; e Irene Martín, de siete. Entre tanto, los dulzaineros de Villa Olid animaron la fiesta poniendo sonido a los bailes de Puente Valdobar.

Otro de los protagonistas de la ceremonia fue Álvaro Maestro, enólogo de Bodegas Emilio Moro, que tuvo el honor de dar el pregón de la Fiesta de la Vendimia curielana. Entrañable, cercano y ameno. Así fue el discurso –sin papeles– del enólogo, que honró y homenajeó a sus vecinos y al pueblo que le acogió «hace siete años». Tras desgranar el amplio patrimonio que se encontró en el municipio durante su primera visita –«eché cuentas y más o menos me salía un monumento por habitante», dijo– confesó que, cuando estaba buscando una casa en la comarca, un compañero de trabajo le espetó: «¡No busques más, no busques más, quédate ahí! La gente en Curiel es una pasada, y, no es por hacer la pelota, pero creo que tengo los mejores vecinos que uno puede esperar», aseguró el pregonero.