La dimisión de un edil del PP frustra la moción contra IU en Castronuño

En el centro, el alcalde de Castronuño, Enrique Seoane, junto a las dos concejalas de IU-Toma la Palabra en la localidad, tras la toma de posesión el pasado 15 de junio. /El Norte
En el centro, el alcalde de Castronuño, Enrique Seoane, junto a las dos concejalas de IU-Toma la Palabra en la localidad, tras la toma de posesión el pasado 15 de junio. / El Norte

La secretaria provincial del PSOE, Teresa López, advierte a la agrupación local del partido de que «si actúa por su cuenta, se abrirá un expediente»

Eva Esteban
EVA ESTEBANCastronuño

La moción de censura que «desde hace un tiempo» sondean Partido Socialista y Partido Popular en Castronuño para retirar el bastón de mando al actual alcalde, Enrique Seoane (Izquierda Unida-Toma la Palabra), no saldrá, de momento, adelante. La negativa y posterior dimisión de un concejal de los populares, Manuel Britapaja, tras la decisión adoptada por el partido de respaldar la propuesta impulsada por el Partido Socialista ha frustrado la iniciativa. El edil, quien se ha limitado a confirmar la información «sin querer entrar en detalles», presentó su renuncia el pasado lunes, si bien hasta este viernes, cuando se informe al pleno, no se tramitará.

Seoane, por su parte, asegura no haber mantenido contacto alguno con los miembros de la oposición, a excepción del edil del PP para conocer las razones que han motivado su renuncia. «No he hablado con los otros concejales, pero parece que están en ello», sostiene el alcalde. «El motivo que Britapaja dice tener es que en el Partido Popular han decidido, tras una serie de votaciones internas y por un voto de diferencia, apoyar la moción, y él me ha dicho que entiende que es algo infundado, que no se puede basar en nada y no hay motivo para ello», añade.

La mala relación existente entre los grupos municipales de IU-Toma la Palabra y PSOE no es algo nuevo. Viene de lejos. Durante la toma de posesión de Seoane como regidor el pasado 15 de junio, la portavoz socialista en el Ayuntamiento castronuñero, Inmaculada Modroño, aseguró que tenían la «intención de felicitar» al alcalde, pero decidieron no hacerlo por la «campaña electoral» que llevaron a cabo, pues en su opinión «solo produjo crispación entre los vecinos». «Castronuño se merece respeto, civismo y educación, cosa que no se ha hecho en este caso», explicó Modroño en el salón de plenos.

De hecho, Seoane cree que la moción que plantean es «infundada», que carece de trasfondo político. Dice estar «preocupado» porque, en su opinión, está motivada por «rencores personales y cosas que no tienen que ver con la política. «Están poniendo en peligro la convivencia y la paz social del pueblo con este asunto», lamenta. Tanto él como su equipo entienden que una propuesta «así» es una medida que se toma cuando ocurre «algo muy gordo». «Cuando se ha arruinado un ayuntamiento, se ha tomado una decisión tremendamente contraria... ¿pero sin motivo? No hay un motivo de fondo para esto, por eso en ningún momento nos lo habíamos planteado», argumenta.

En cualquier caso, la oposición –compuesta por dos concejales de PP y otros dos del PSOE– no podrá presentar la moción de censura hasta que el nuevo concejal del PP tome posesión de sus cargos. Es decir, como pronto será en octubre, pues el Ayuntamiento de Castronuño celebra los plenos cada dos meses. «No son mayoría, y al no estar este edil no pueden hacerlo», matiza el alcalde.

Posibilidad de darse de baja

Entre tanto, la dirección provincial del partido ha rechazado la propuesta. La secretaria general del PSOE vallisoletano, Teresa López, afirma que, en caso de que «actúen por su cuenta y apoyen una candidatura para que gobierne el Partido Popular», se les «abrirá expediente y se obrará en contra». «Sin que quede ningún género de dudas lo haremos. La portavoz es independiente (no está afiliada), pero en cualquier caso está bajo las siglas del PSOE», apostilla la dirigente. Tal y como afirma, han «intentado» ponerse en contacto con Modroño para saber de primera mano «qué pasaba», pero ésta ha alegado «estar de vacaciones y cuando regrese hablará con nosotros». Asimismo, según diversas fuentes consultadas, la agrupación local socialista estaría barajando la posibilidad de darse de baja del partido.

Si la moción prospera, el primer paso que dará el PSOE vallisoletano será abrir el pertinente expediente, si bien López desconoce «exactamente las consecuencias». No obstante, los estatutos del partido, en su artículo 8, prevén que la condición de afiliado puede perderse por «suscripción o apoyo de moción de censura con otro partido o coalición por iniciativa propia», así como por la «promoción, suscripción o el apoyo de una moción de censura, en el ámbito que corresponda, sin la autorización expresa de los órganos competentes del partido», entre otras causas. También se recoge la posibilidad de que el inscrito sea expulsado de la formación «tras la tramitación del preceptivo expediente disciplinario razonado, motivado y contradictorio».

Las sanciones dependen de la gravedad de las faltas, algo que decidirá la dirección provincial del partido. En caso de ser grave, el periodo de inhabilitación es de entre dos y dieciocho meses. Por el contrario, si es muy grave, se prevé más de dieciocho meses de anulación o incluso la expulsión del partido.