Problemas para asignar los bonos retrasan la segunda fase del transporte metropolitano

Estación de autobuses de Valladolid-/Ricardo Otazo
Estación de autobuses de Valladolid- / Ricardo Otazo

La Junta aplaza, aún sin fecha, la ampliación del servicio a diez pueblos prevista para 2017

Víctor Vela
VÍCTOR VELA

La previsión era que el transporte metropolitano –el sistema de bonos que permite al usuario abaratar los viajes en autobús entre la capital y los pueblos del entorno– se hubiera ampliado a diez nuevos municipios el pasado otoño. Esa era la fecha que se había marcado la Junta para implantar el servicio en la llamada 'segunda corona', un cinturón de pueblos –más allá del inmediato alfoz de la ciudad– compuesto por Aldeamayor, Castronuevo, Ciguñuela, Geria, La Pedraja, Robladillo, Valdestillas, Viana, Villanueva y Wamba (en total, 12.973 vecinos). La idea era finales de 2017, pero «problemas con la aplicación tecnológica» han obligado a la Consejería de Fomento a aplazar esta ampliación sin que, de momento, se hayan fijado nuevos plazos.

¿Qué es lo que ha pasado?¿Cuáles son las trabas que hay que solucionar? La situación no ha afectado a los usuarios (15.027), que han utilizado el servicio con absoluta normalidad. Cada uno de ellos dispone de una tarjeta (personal y recargable)con la que hace el pago, con independencia del trayecto que sea, del autobús en el que se suba y de la empresa que se encargue de gestionar esa línea. Y ahí es donde ha venido el problema, ya que la aplicación tecnológica «ha impedido determinar dónde se había producido la cancelación» y, por lo tanto, se «dificultaban las compensaciones económicas acordadas con los operadores y con Auvasa» por la prestación del servicio.

Más información

La consejería de Fomento explica que, «tras diferentes modificaciones tecnológicas, finalmente se ha podido solucionar el problema, lo que permitirá continuar con el desarrollo del proyecto». Así, ya es posible determinar en qué empresa se valida cada viaje y, por lo tanto, qué cantidad económica debe percibir cada operador en concepto de compensación.

Una vez solventado esto, los técnicos de la consejería de Fomento trabajan en otro aspecto, antes de ampliar el servicio a más localidades. Todavía no se ha decidido si, como ocurre en otras ciudades (por ejemplo en Madrid y su entorno)se aplicarán diferentes tarifas en función de la distancia de los trayectos. Así, es posible que los precios en vigor para los pueblos de la primera corona (Tudela, Laguna, Arroyo o Zaratán) no sean los mismos que los que se implanten para el segundo cinturón (Aldeamayor o Viana). «Estamos buscando una solución tecnológica que nos permita diferenciar estos viajeros», aseguran desde laJunta que, por otro lado, se muestra más que satisfecha por la aceptación ciudadana del servicio.

El proyecto acaba de superar los 1,5 millones de desplazamientos, justo cuando cumple tres años

Desde su apertura en 2015, la oficina que expide las tarjetas en la estación de autobuses de Valladolid ha tramitado 15.027 solicitudes. De ellas, el 62% corresponden a bonos especiales (para mayores de 65 años, menores de 26, personas con discapacidad superior al 33%)y el resto, a la tarjeta ordinaria (con descuentos para familias numerosas). Las tarjetas abren la puerta a descuentos del 46% en los viajes especiales (sale a 0,75 euros por trayecto) y del 21% para ordinarios (1,10 euros). Además, existe la posibilidad de obtener bonos mensuales por 42 euros (59 si se incluye el combinado con los autobuses de la capital), de los que ya se han efectuado 3.963 recargas, de acuerdo con los datos registrados hasta el 31 de mayo.

En total, el proyecto de transporte metropolitano implicará a nueve operadores (más el transporte urbano) que ponen en servicio 68 vehículos para cubrir 48 rutas de transporte (31 ya en vigor y 17 que se añadirán cuando se incorporen los pueblos de la segunda corona). Esto supone hasta 217.784 expediciones anuales.

Desde su entrada en funcionamiento (con las experiencias piloto de Zaratán y Renedo desde mayo de 2015 y la progresiva implantación en una decena de pueblos), el servicio de transporte metropolitano ha alcanzado, justo tres años después, los 1.560.030 desplazamientos. El primer año fueron 18.305. En 2016 se llegó a los 83.840 (con la incorporación de Villanubla y Boecillo). Los viajes se dispararon hasta los 925.610 en 2017 al adherirse núcleos potentes como Tudela, Laguna, Arroyo). En los cinco primeros meses de 2018 han sido 532.275 desplazamientos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos