El primer Pleno ordinario escenifica el fin de la confrontación más brusca en Valladolid

Pleno del Ayuntamiento de Valladolid correspondiente al mes de julio, celebrado hoy. /Rodrigo Jiménez
Pleno del Ayuntamiento de Valladolid correspondiente al mes de julio, celebrado hoy. / Rodrigo Jiménez

La única moción con votos en contra fue la de Valladolid Toma la Palabra, que se opuso a las modificaciones introducidas por PSOE y PP

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

Trataba de poner en orden las ideas el alcalde Óscar Puente con las mociones de sustitución presentadas a la propuesta de Valladolid Toma la Palabra. Que si el punto dos podía incluirse literalmente o si el uno debía especificar un acuerdo concreto en torno a la fecha. José Antonio De Santiago-Juárez pulsó entonces el interruptor del micrófono para solventar el asunto con un «si no hay acuerdo en el segundo punto, desistimos del segundo punto» y zanjar el acuerdo. De hecho, en esa moción, que instaba a diseñar un proyecto de ciudad a largo plazo entre todas las fuerzas políticas y agentes sociales, quien acabó por votar en contra fue, precisamente, la formación que sostuvo la propuesta inicial, VTLP. Y en uno de los puntos, Vox. El resto, PSOE, Ciudadanos y PP, fueron de la mano.

Situación curiosa también, vista la vehemencia de la campaña electoral, aún sin enfriar del todo por la situación regional y nacional, la que se dio en la primera moción del mandato municipal. La presentaba Vox, que quería dar un toque al Gobierno para ver qué pasa con los talleres de Renfe, el traslado, el plan estratégico para los próximo cinco años y demás. Es cierto que no era una moción para suscitar muchas polémicas. La propuesta de Javier García Bartolomé se aprobó con la aportación, simplemente, de algunos matices. Así, Manuel Saravia, concejal de Urbanismo, informó de que la última fecha propuesta como límite por el Ministerio de Fomento fue el 20 de diciembre. Un plazo del que también recela el propio Saravia, ya que, explicó, «están pendientes algunas cosas importantes». Así, además de «pequeñas contrataciones de obra civil», apuntó a la Variante Este, «en suspensión temporal porque hay que introducir modificaciones, debido a que hubo cambios de normativa a los que hay que adaptarse».

Por parte del Grupo Municipal Popular habló Alberto Gutiérrez Alberca, que fue el más beligerante hacia el equipo de Gobierno. «Hablamos poco de las competencias propias, de planeamiento y su desarrollo, de las licencias, de los accesos, del transporte público», apuntó, y anunció que solicitarán «que el concejal de Urbanismo comparezca en Comisión para explicar las competencias propias» y su desarrollo. A lo que Saravia replicó con algunos ejemplos de cosas que ya están en marcha: «El acceso de Fuente Amarga lo hemos hecho hace dos años. Se está intentando ajustar con los horarios para que no coincidan todos con Iveco, por ejemplo, en las horas punta...».

Gema Gómez, de Ciudadanos, y Charo Chávez, por parte del PSOE, renunciaron a sus segundos turnos, en vista de la aquiescencia general. El alcalde, Óscar Puente, ni siquiera vio necesario realizar el habitual ritual de la votación. Se dio por aprobada por unanimidad y listo para el siguiente punto.

Algo similar ocurrió con la moción de Ciudadanos sobre el nuevo espacio que se creará en Pajarillos y en el que se pretende crear un contenedor educativo y artístico en el que los naranjas pedían incluir a Red Pajarillos y Pajarillos Educa. Una enmienda del PSOE no fue óbice para que se aprobara la propuesta.

El no de VTLP

La única disparidad de criterios antes del turno de ruegos y preguntas, donde hubo más debate, se produjo en la moción de Toma la Palabra. Solicitaban crear un plan de largo alcance, con un horizonte en 2030, sobre el modelo de ciudad, y que estuviera coordinado por la Concejalía de Participación Ciudadana que ostenta Alberto Bustos. Los demás grupos apuntaron a fechas más lejanas, al entender que un plazo de 11 años se puede quedar corto si lo que se pretende es proyectar una línea de actuación a futuro en unos tiempos, además, en los que la disrupción tecnológica va a tener mucho que decir en movilidad, seguridad, consumo energético, mercado laboral... El PP propuso 2050. El PSOE, de inicio, 2040. A Ciudadanos y Vox les parecía «razonable» 2030. Lo que no tenían claro, y Ciudadanos lo dijo a las primeras de cambio, era el punto 3, ese que especificaba lo de que la Concejalía de Participación Ciudadana diseñara el procedimiento. Así que finalmente lo que se aprobó fue un texto con las enmiendas de socialistas y populares.

«Se aprueba la enmienda de ambos grupos por 23 votos a favor en el plazo, año 2050, y 24 en el caso del liderazgo del procedimiento», anunció Óscar Puente después de haber explicado el modo de proceder a los nuevos concejales, especialmente a Javier García Bartolomé (Vox), que insistió en votar por separado las enmiendas. Así, dio su negativa al plazo junto a VTLP y el visto bueno a la segunda enmienda, en la que Toma la Palabra se quedó como único grupo en contra.

Apertura del aparcamiento

En el turno de preguntas hubo cuestiones más pragmáticas. Por ejemplo, saber cuándo se van a inaugurar el aparcamiento de la Plaza Mayor y el parque infantil Juan de Austria, que caminan con retraso. Y si va a haber multas para las constructoras. «Está prevista la apertura inmediata, el jueves tenemos una reunión con la empresa para detemrinar el momento» a falta de algunas autorizaciones, dijo Saravia respecto al primero. «Estaba prevista la finalización en el mes de agosto. Se prevén multas del 0,9 al 1,5% del importe del contrato, pero hay que saber la parte imputable al contratista», señaló María Sánchez sobre el parque Juan de Austria. La empresa ha alegado, por ejemplo, que la CHD se retrasó en algunos permisos o que se tuvo que mover la iluminación.