URBANISMO

Los populares advierten de atascos en los accesos a los nuevos talleres de Renfe en Valladolid

Interior de las nuevas instalaciones de mantenimiento de Renfe en el páramo de San Isidro. /R. G.
Interior de las nuevas instalaciones de mantenimiento de Renfe en el páramo de San Isidro. / R. G.

La oposición municipal presentará una moción en el pleno para contratar el proyecto de urbanización y de acceso de vehículos, ciclistas y peatones al complejo ferroviario

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Los populares de Valladolid aprovecharán el Pleno Municipal del próximo jueves 25 para plantear medidas que mejoren los accesos a los nuevos talleres de Renfe.

La Base de Mantenimiento Integral (BMI), situada en el páramo de San Isidro, acoge desde hace unos meses a un centenar de operarios, a la espera de que para después del verano lleguen otros 600 más de la operadora y de contratas que trabajan para Renfe.

Sin embargo, para el PP estas instalaciones adolecen de condiciones de movilidad, cuya competencia corresponde al Ayuntamiento de Valladolid.

La portavoz municipal del PP, Pilar del Olmo, que estuvo acompañada del edil Alberto Gutiérrez Alberca, se ha reunido con el comité de empresa y éste le ha trasladado su «preocupación» por estos accesos, desde el polígono de San Cristóbal y la rotonda de La Cistérniga.

Según los sindicatos, los atascos se producirán en esa zona al coincidir tantos empleados en un solo turno (de 7 a 15 horas), y disponer únicamente de un solo vial que da a la carretera de Soria.

«Hay problemas urbanísticos, como el que todavía no está hecho el proyecto de urbanización y de las unidades funcionales del sector 53. Falta mejorar los accesos y la iluminación, y eso es una competencia propia de la Concejalía de Urbanismo. Hay que darle la debida celeridad para que no nos coja el toro, porque para eso estamos los políticos», señaló Pilar del Olmo.

En la moción que presentará el PP se pide al departamento de Manuel Saravia que redacte un proyecto de accesibilidad para vehículos, peatones, ciclistas y vehículos de transporte público.

«Ahora existe un vial escaso por el que no pueden ir los peatones», se lamentó.

El hecho de que actualmente la plantilla esté en las instalaciones del paseo de Farnesio, en el barrio de Delicias, facilita la llegada de los trabajadores de Renfe en transporte público, mientras que para acceder al páramo de San Isidro, según los populares, solo existe una línea de Auvasa que deja a dos kilómetros de las nuevas naves.

Rotonda de salida de los talleres que da la carretera de Soria y la VA-30.
Rotonda de salida de los talleres que da la carretera de Soria y la VA-30. / R. GÓMEZ

En este sentido, el PP advirtió sobre que se puedan producir grandes atascos en horas punta en esa zona industrial, a la que sumaría la circulación para salir de la VA-30.

En la moción que se debatirá en el Pleno, además de responsabilizar al equipo de Gobierno municipal de «los graves problemas de accesibilidad a los nuevos talleres», el PP sostiene que los compromisos de planeamiento y entrega de los terrenos de los nuevos talleres, adquiridos por el Ayuntamiento de Valladolid en el convenio de noviembre de 2017 con el Ministerio de Fomento y la Junta, «se encuentran incumplidos, lo que está generando un perjuicio al buen funcionamiento de las nuevas instalaciones de Renfe y la seguridad de los trabajadores«.

En el acuerdo institucional de hace dos años, Renfe Operadora y Adif mantienen la propiedad de los terrenos de la estación Campo Grande, en tanto no se obtengan la titularidad de los suelos que integran el nuevo complejo ferroviario.

Y esa «transmisión efectiva» sigue sin producirse al no estar completada toda la operación, en la que se incluye la legalización urbanística de los accesos a los talleres.