Los primeros pingüinos comienzan a anidar en la antigua Hípica Militar de Valladolid

Un motero junto a su tienda de campaña en la zona de acampada. / Rodrigo Ucero

Los organizadores extienden el césped artificial y comienza el montaje de los puestos de bares y tiendas a cubierto

J. S.Valladolid

Las hogueras comenzaron a humear a primera hora de la mañana de ayer entre los pinos de las instalaciones de la antigua Hípica Militar, situadas al borde de la carretera de Puente Duero, que acogerán a partir del próximo jueves una nueva edición de Pingüinos y en la que los primeros moteros anidan ya para reservar su espacio y levantar las tiendas de campaña en las que disfrutarán de cuatro días de una concentración que ya calienta motores y en la que los organizadores aspiran a superar los treinta mil participantes.

Más información

Los integrantes del motoclub Turismoto, organizador de la cita, tomaron también ayer el nido motero para extender las planchas de césped artificial que rodearán a la enorme carpa central (la gran novedad de este año) y comenzar a llenar de víveres y material las dependencias del comedor y de las oficinas de Pingüinos.

Arriba, los organizadores colocan el césped. Debajo, el motoclub de Quintanilla de Onésimo monta su tienda de campaña y un hombre hace acopio de leña. / J. S.

«Cada año se está mejorando las instalaciones y se nota, si bien lo principal es que no llueva, aunque haga frío, escarche o hiele», apuntaron Pedro, Maca y Barón, tres integrantes del motoclub Águilas Verdes, los primeros en encender ayer su hoguera para preparar el almuerzo (sopas de ajo y una parrillada de carne) mientras sus compañeros montaban la carpa que acogerá a los más de sesenta integrantes de este grupo motero formado por policías, guardias civiles y militares procedente de todo el país. Y en esas estaban también los integrantes del veterano club Lobos del Asfalto, integrado por cuarenta aficionados a las dos ruedas, cuyo presidente, Gabi, recuerdan que la mayoría de sus socios han acudido «a la concentración desde que comenzó en Herrera de Duero -en un lejano 1982-».

El asturiano Santiago Rivas acampa ya en el pinar de Motauros
El asturiano Santiago Rivas. / P. González

El asturiano Santiago Rivas fue fiel a la tradición y quiso adelantar su participación en 'Motauros' plantando el pasado sábado su tienda en el pinar de Tordesillas y encendiendo la hoguera que le dará calor hasta que el próximo día 17 arranque la concentración motera. «Siempre vengo el primero, ya que me gusta disfrutar de la soledad los días previos a la concentración», explica Rivas antes de reconocer que «esta vez adelanté varios días la acampada y estoy pasando mucho más frío que otros años».

El 'motorista solitario' pasa las horas haciendo acopio de madera para mantener encendida la hoguera que un año más será testigo de su encuentro con sus «hermanos moteros». Motauros se celebrará entre los días 17 y 20 de enero, informa Patricia González.

También veteranos son los miembros del motoclub de Quintanilla de Onésimo que ayer también montaron su 'sede central' entre los pinos. «Reservamos nuestro hueco hace casi un mes y aquí haremos vida hasta los amaneceres durante la concentración», anticiparon los moteros.

Una actividad frenética

El Nido de Pingüinos acogió ayer una actividad frenética entre moteros instalando sus tiendas; operarios montando las carpas y los primeros puestos de hostelería y venta de productos -también estrenan una gran carpa para estar protegidos-, e integrantes de la organización dando los últimos retoques a las instalaciones. En ellas está ya plantado el tradicional poste pingüinero que indica la distancia a los distintos países de los que proceden los moteros foráneos al borde de la enorme carpa instalada a continuación del escenario para acoger a seis mil personas durante los conciertos.

La concentración motera abrirá oficialmente sus puertas este jueves y se prolongará hasta el domingo.

 

Fotos

Vídeos