Pingüinos apunta a éxito con casi un 20% más de preinscritos

Uno de los motoclubes que ya ha cercado su zona de acampada, Águilas Verdes. /Ramón Gómez
Uno de los motoclubes que ya ha cercado su zona de acampada, Águilas Verdes. / Ramón Gómez

Los motoclubes han empezado a acotar la zona arbolada a tres semanas y media de la cita en Valladolid

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

La tendencia es clara. Cuanto más se asienta Pingüinos en el asentamiento de la antigua Hípica militar, más crecen las preinscripciones para la cita. El hecho de que la ciudad esté tan a mano parece incentivar la decisión de ahorrarse tres euros por motero y cumplimentar la tarjeta de inscripción antes de tiempo. Aunque aún quedan un par de días para que se cierre este periodo incentivado, las previsiones de Turismoto hablan de un incremento de entre el 15% y el 20% en la cifra de preinscritos respecto a la del año pasado.

Y eso es mucho si se tiene en cuenta que el año pasado ya se alcanzaron las 6.000 preinscripciones, según confesaron entonces los organizadores. Una cifra que, a su vez, rebasaba con mucho las 4.000 de 2017, que ya suponían un incremento notable respecto a lo normal, cuando el mes de diciembre se cerraba con entre 2.000 y 3.000 apuntados.

Así, teniendo en cuenta lo apuntado por los responsables de Turismoto, la cifra inicial con la que arranca este Pingüinos que está por llegar puede rondar los 7.000-7.500 inscritos. Su verdadero potencial, en ese intento de asaltar la barrera de los 30.000 moteros en la cita invernal vallisoletana, se comprobará conforme se vayan cubriendo lasplazas hoteleras y de otros alojamientos en la capital. Y es que parece lógico pensar que muchos de los que se preinscriben son los que tienen claro que, aunque el clima sea lo más adverso que se pueda imaginar, podrán llegar sin problemas al nido pingüinero. Es decir, los de casa.

Restos del césped artificial que se utilizó durante el concierto de Operación Triunfo, en junio.
Restos del césped artificial que se utilizó durante el concierto de Operación Triunfo, en junio. / R. Gómez

En este emplazamiento que edición tras edición va adecuándose a lo que precisa una concentración de este tamaño se ha producido, además, otro fenómeno que no se daba con tal magnitud en la etapa de Puente Duero, por ejemplo. Muchos motoclubes ya se han pasado por el pinar, cuando aún quedan tres semanas y media para la inauguración oficial de la zona de acampada, para reservar sus espacios en la zona arbolada.

Así, las cintas de plástico rodean espacios más o menos grandes en función del tamaño de cada motoclub. Entre los que ya han dejado atadito su lugar están Los Escaporros, Nivales, Dale Gas Pucela, Amigos de la Moto a mi bola o el Grupo Motorista Águilas Verdes. Incluso se ha sumado, probablemente con ayuda de algún pingüino nativo, el club de mototurismo de Valencia, bien asentado junto a la zona de aparcamiento para vehículos.

En la zona menos arbolada, al margen de la explanada para los conciertos, se observan los plantones que el Ayuntamiento comenzó a colocar para reforestar el lugar en los próximos años. Por lo demás, el nido aún está muy lejos de asemejarse a lo que es cuando comienza la concentración. Incluso sobrevive, como una alfombra de harapos, el césped artificial que se instaló para evitar el barro durante la celebración del concierto de Operación Triunfo en el mismo lugar, hace ya algo más de seis meses.