El Patio de Saboya, una joya que se quiere recuperar

Zona de san Pablo y el Palacio Real. En la esquina inferior derecha se ve el Patio de Saboya, dentro del recinto del Palacio Real. /Archivo Municipal de Valladolid
Zona de san Pablo y el Palacio Real. En la esquina inferior derecha se ve el Patio de Saboya, dentro del recinto del Palacio Real. / Archivo Municipal de Valladolid

Esta galería, incluida en el Palacio Real, está en manos del Ejército desde 1941 y el Ayuntamiento quiere negociar para revertir su cesión

A. G. ENCINASValladolid

En 1941, el Ayuntamiento de Valladolid cedió el uso del Palacio Real al Ejército, que instaló allí la Capitanía General. No fue el único acuerdo beneficioso para los militares en aquel año. El Pleno del 8 de diciembre de 1941 acordó que el Consistorio se quedaba con los solares de los cuarteles de San Benito, San Agustín, la Merced y la Hípica, a cambio de ceder «en compensación», 100.000 metros cuadrados de terrenos «con edificaciones en las proximidades del Cuartel del Conde Ansúrez para construir un cuartel de Artillería; 30.000 metros cuadrados de terreno del Matadero Viejo; 7.500 metros cuadrados en los cocherones de los tranvías y otras edificaciones y terrenos en las inmediaciones de Capitanía General y campo de San Isidro».

Fue en aquel año cuando el Palacio Real, que empezó a construirse en el siglo XV, comenzó a tener un uso militar.

Ahora, el Ayuntamiento pretende negociar a la inversa. Contemplar todas las instalaciones militares de la ciudad de forma global y a partir de ahí negociar el aprovechamiento de esos espacios. Así, propone «recoger la posibilidad de construir en el espacio posterior de la Academia de Caballería para poder recoger allí las actividades que salieran del Palacio Real», por ejemplo. El ojetivo final del Ayuntamiento es conseguir la cesión de, al menos, parte del Palacio Real. Concretamente, la Galería o Patio de Saboya, que se construyó en origen «volcada hacia la plaza de San Pablo» para erigirse como un mirador privilegiado.

Datada en 1530, ha sufrido intervenciones relevantes, como un cerramiento con ventanas o la creación de una escalera para conectar la vivienda del capitán general con el jardín. Aun así, Urbanismo considera que «los espacios escenográficos de este tipo, con jardines históricos, constituyen un atractivo turístico de primer orden». «De promoverse un uso más abierto, se conseguiría con toda probabilidad una mayor atracción turística», añaden.

Confianza en el diálogo

La primera respuesta por parte del Ministerio de Defensa, cuando se conoció la intención del nuevo Plan General de Ordenación Urbana, fue negativa. Sin embargo, Manuel Saravia confía en «la lógica y en la generosidad del Ejército», así como «en la buena disposición del Ministerio de Defensa para atender al interés urbanístico y de la ciudad por la recuperación de este espacio».

Patio principal del Palacio Real en una foto de principios del siglo XX.
Patio principal del Palacio Real en una foto de principios del siglo XX. / Archivo Municipal de Valladolid

Considera el concejal de Urbanismo que el Ejército, en cierto modo, «tiene una deuda con la ciudad» en vista de la generosidad mostrada por el Ayuntamiento de Valladolid en el convenio rubricado en el año 1941.

El proyecto de recuperación y apertura al uso civil del Patio de Saboya, reflejado en el Plan General, insiste en que esta actuación no responde a un capricho con bases más o menos ideológicas. Realizar esta permuta contribuiría de forma decisiva a ordenar el eje entre la Casa del Sol, San Pablo y el Palacio de la Ribera.

«Parece razonable que el Palacio Real, o al menos una parte, el Patio de Saboya, pase a un uso civil que le confiera mayor intensidad de uso, apertura y centralidad, para maximizar, desde el punto de vista turístico y social, los recursos de la ciudad», señala en su argumentación Manuel Saravia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos