«Las mujeres sufren más ataques e insultos que los hombres en Internet»

La comisaria de Igualdad, Vera Jourova/Reuters
La comisaria de Igualdad, Vera Jourova / Reuters

La comisaria de Igualdad, Vera Jourova, alerta del «ambiente hostil» que disuade a las víctimas de malos tratos de denunciar su situación

Víctor Vela
VÍCTOR VELABruselas

«La dependencia económica es el caldo de cultivo en el que se genera la violencia doméstica», aseguró ayer Vera Jourova, comisaria europea de Justicia, Consumidores e Igualdad, en vísperas del Día Mundial de la Mujer (y de la huelga feminista convocada en España para este 8 de marzo). Jourova abogó por medidas «más prácticas» de atención y protección policial a las mujeres maltratadas, con el fin de que las víctimas eleven la voz y no tengan miedo a denunciar una situación de malos tratos. «Hay mujeres que no denuncian, que prefieren olvidar, algunas porque se sienten culpables. En general, tienen miedo del dedo público que las acusa y señala», aseguró Jourova, quien lamentó que «en algunos Estados miembros haya todavía porcentajes altos de personas que piensan que la víctima lo ha buscado y se lo merece. Esto genera un ambiente hostil para la víctima, que tiene miedo a denunciar». Ante esto, Jourova recordó la apuesta europea por «imponer a la policía y a los fiscales» la obligación de investigar las denuncias y de otorgar a las mujeres que lo hacen la condición de víctima “vulnerable“ que requiere especial protección. «Si esto funciona, será un incentivo para que las situaciones de maltrato se denuncien y se castiguen», aseguró la comisaria europea de Igualdad, quien alertó del ambiente hostil que se alimenta en las redes sociales.

«Necesitamos a más mujeres en los puestos altos de las diferentes profesiones. Invito a las mujeres a entrar en la vida pública, aunque tal vez no sea el mejor momento. Por ese ambiente hostil que se respira en Internet. Los insultos se dirigen mucho más a las mujeres en Internet, algo que se percibe entre las mujeres políticas y las periodistas. Es una desgracia, es una vergüenza que sea así, pero a las mujeres se les ataca más en Internet, son diana más fácil que los hombres porque hay un factor de vulnerabilidad que, desgraciadamente, las mujeres asumen».

Jourova animó a las mujeres a alzar la voz contra las situaciones de discriminación, también en el mercado laboral, vinculado, por ejemplo, con la brecha salarial. Un informe de la Comisión Europea constata que la brecha salarial entre géneros en España es del 14,9% (la media de la UE es de 16,3%), vinculado con tres tipos de desventajas a las que se enfrentan las mujeres, con un menor salario por hora, menos horas de trabajo remunerado y unas tasas de empleo inferiores. La institución europea recuerda que a esta situación se llega por factores como la mayor frecuencia de los hombres para ascender en sus empleos o que las mujeres «se encargan de importantes tareas no remuneradas, como las domésticas y el cuidado de niños y familiares, con mucha más frecuencia que los hombres». Y esto se prolonga, después, a las pensiones, donde las mujeres cobran el 32,47% menos en España (el 36,56% en el conjunto de la UE).

Jourova recordó que, para combatir esta situación, la Comisión Europea trabaja para fomentar los permisos por natalidad (para ambos progenitores) y favorecer políticas de conciliación, a través del “uso de fondos estructurales para la construcción de guarderías o de centros de atención a personas con discapacidad“.

«Hay que tener, además, tolerancia cero contra la discriminación», aseguró Jourova, quien recordó que el género «no es una cualificación profesional para optar a un puesto de trabajo», pero sí que abogó por medidas que garanticen «la competencia en pie de igualdad, sin sesgo y sin discriminación».

España, entre los países más concienciados a favor de la igualdad

Los informes comparativos de la UE sitúan a España entre los países que más respaldan las políticas de igualdad entre hombres y mujeres. Así, el 69% de los encuestados en España está “totalmente en desacuerdo“ con la idea de que el principal papel de una mujer es cuidar del hogar y de la familia, porcentaje similar al de Alemania y Francia, y muy por encima del 54% de la media europea o del 17% de Bulgaria o Hungría, los países con indicadores más bajos de igualdad. Eso sí, España todavía tiene camino por delante si quiere alcanzar los ratios de los países nórdicos. En Suecia, el 87% rechaza esa idea del rol cuidador principal de la mujer y en Dinamarca y Holanda el porcentaje es del 83%. Escalas similares se dan cuando se pregunta a los ciudadanos si el rol principal del hombre es ganar dinero (el 71% de los encuestados en España está en contra de esta sentencia). Frente a estas premisas teóricas, los datos prácticos. El 86% de los españoles reconocen que son las mujeres las que más trabajan en las tareas domésticas. Es el porcentaje más alto de la UE (junto a Grecia). En Dinamarca, baja al 55%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos