Muere un motorista de la Guardia Civil al sufrir una caída cuando controlaba una carrera ciclista en Mojados

Juan Luis Vara Lorenzo, el guardia civil fallecido en el III Trofeo Villa de Mojados. /Guardia Civil
Juan Luis Vara Lorenzo, el guardia civil fallecido en el III Trofeo Villa de Mojados. / Guardia Civil

El motorista, de 42 años y vecino de Pinar de Jalón, abría paso al pelotón del III Trofeo de Mojados cuando se salió de la calzada

J. Sanz
J. SANZ

La fatalidad se cruzó hoy en el camino de un experimentado motorista de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, Juan Luis Vara Lorenzo, de 42 años, que perdió la vida a media tarde cuando abría paso al pelotón formado por doscientos ciclistas que participaban en el III Trofeo Villa de Mojados cuando enfilaban la última vuelta. El piloto se salió de la calzada en un doble curva y sufrió una caída cuando circulaba por el kilómetro 7,1 de la carretera provincial que une Mojados y Megeces (VP-1102), a poco más de un par de kilómetros del segundo pueblo. «Enseguida ha sido atendido por el médico de la carrera, pero solo ha podido confirmar su muerte», lamentaba profundamente afectado el alcalde de Mojados, Adolfo López.

Noticias relacionadas

El siniestro ocurrió instantes después de la seis de la tarde, cuando el motorista destinado en la Agrupación de Tráfico de Valladolid, y afincado en la capital, en Pinar de Jalón, circulaba en el dispositivo de control de la prueba ciclistas por delante de un pelotón que afrontaba la última vuelta, a veinte kilómetros de meta, y que se encontraba en ese momento transitando entre Mojados y Megeces. Y en ese sentido, unos metros por delante, circulaba el motorista de 42 años cuando se salió de la calzada y perdió la vida en una doble curva no demasiado pronunciada en la que los testigos no vieron restos visibles de frenada.

Agentes de la Guardia Civil, el el lugar del accidente.
Agentes de la Guardia Civil, el el lugar del accidente. / C. Catalina

«Ha sido muy duro para todos enterarnos al terminar la carrera»

Los ciclistas pasaron segundos después por allí ajenos a lo ocurrido y la prueba concluyó minutos después, ya en Mojados, «cuando hemos recibido el terrible mazazo de la muerte de este motorista», recordó Eduardo Manrique, presidente del Velo Club Delicias, organizador de la prueba, antes de transmitir «sus condolencias a la familia –el agente deja mujer y dos hijos pequeños–» y de reconocer que «ha sido muy duro para todos enterarnos de lo ocurrido al terminar la carrera».

El accidente se ha registrado en la carretera VP-1102, entre Mojados y Megeces.
El accidente se ha registrado en la carretera VP-1102, entre Mojados y Megeces.

Los propios compañeros de la Guardia Civil que escoltaban al pelotón alertaron al 112 a las 18:06 horas y poco después avisaron del fatal desenlace. El cuerpo del agente fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde mañana se le practicara la autopsia, antes de las ocho de la tarde y al anochecer continuaban examinando el lugar del accidente, en el kilómetro 7,1 de la VP-1102, en el término de Megeces, para intentar determinar lo ocurrido.

Dos fallecidos en tres años

Los agentes ya despidieron hace tres años a otro agente de Tráfico, un motorista que perdió la vida al ser golpeado por un turismo –su conductor condenado a un año de cárcel por un delito de homicidio imprudente hace seis meses– cuando escoltaba a un camión averiado por la A-62, a la altura de El Montico.

El ganador de la prueba, el joven burgalés Ángel Fuentes, también mostró su pesar por su «amarga victoria» y trasladó su pésame a la familia y agentes en las redes sociales.

«Juan era un piloto experimentado e hijo de guardias»

«La moto es la moto y nunca están exento de sufrir un accidente», lamentó un compañero de Juan, el guardia fallecido al salirse de la carretera en Megeces, del que quiso destacar que «era un piloto experimentado y un agente con más de veinte años de servicio que era hijo de guardia civil y que salió muy joven de la academia». El agente tenía 42 años, estaba casado y tenía dos hijos de corta edad, con los que residía en Pinar de Jalón. «Era un gran profesional y una gran persona que nos deja muy joven», concluyó su compañero.