El andarín con más Marchas de Asprona a las espaldas pasa el relevo

Fernando Grau, en primer plano./
Fernando Grau, en primer plano.

Más de 300 voluntarios con diferentes funciones participan en la 37 edición de la Marcha

La 37 edición de la Marcha Asprona que se celebra este sábado cuenta con un participante muy fiel, Fernando Grau, un varón de 75 años que puede presumir de ser el andarín que ha participado en un mayor número de marchas, en concreto 35. Esta será la última, «es hora de darle el relevo a otros, yo ya llevo muchas a mis espaldas», afirma.

En un acto simbólico de homenaje a los valores intergeneracionales, el histórico andarín no va a realizar su última marcha solo, sino que contará con la compañía de su sobrino Fernando Mozo y la niña Luna R. Carretero que son los encargados de encabezar la salida en compañía del Presidente de Asprona, Manuel Fernández. Para apoyar la causa, el director de El Norte de Castilla, Carlos Aganzo, también va a acudir a la salida en este año en el que el diario celebra su 160 aniversario.

Fernando Grau tan solo ha faltado a dos de las marchas desde que esta iniciativa existe, «solo falté a la primera por desconocimiento y a la de 1989 por una tendinitis». Sin embargo, asegura que aunque aquel año no pudo hacerla, algunos de sus patrocinadores siguieron apoyándole «mis amigos Ángel, Fernando y Medardo me patrocinaron incluso ese año aunque no pudiese hacerla». A lo largo de las 35 ediciones calcula que ha recaudado en torno a los 13.000 euros para «una causa que lo merece», según sus propias palabras.

«Es un acontecimiento muy especial para los vallisoletanos» asegura el andarín sobre la Marcha. En ella participan más de 300 voluntarios entre labores de inscripción, reparto de carteles, preparación del avituallamiento, controles de sellado, ambientación de la meta, señalización y limpieza del recorrido.

Marleyn Mondol es una de las voluntarias de la marcha, y este es su segundo año. Este sábado se va a encargar de la función de avituallamiento en Laguna de Duero, al igual que hizo el pasado año. Los voluntarios que se encuentran en este punto se encargan de entregar una bolsa con provisiones a los participantes de la marcha, pero Marleyn asegura que el principal objetivo de todos ellos es «apoyar a todos los participantes en lo que necesiten».

Ella no se limita a colaborar con la causa únicamente el día de la marcha sino que cada miércoles y jueves acude al centro que Asprona tiene en Laguna de Duero para «pasar un rato muy agradable con las personas que allí se encuentran y acompañarles a realizar actividades». Asegura que «no existe una mayor satisfacción que verlos sonreír».

David Moreno también lleva participando varios años como voluntario en esta marcha, este es el tercero y en esta ocasión va a estar situado en la línea de meta para recibir a los participantes. Sin embargo, esta no ha sido su única función en la Marcha ya que también se ha encargado de recoger las inscripciones de los participantes en las casetas.

La razón que impulsó a este voluntario a colaborar fueron «sus fines» y añade «me gusta trabajar con personas con discapacidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos