Los ladrones suman otro asalto a una vivienda de una urbanización de Covaresa

La urbanización situada entre las calles Madroño y Rododendro sumó otro robo el sábado./J. Sanz
La urbanización situada entre las calles Madroño y Rododendro sumó otro robo el sábado. / J. Sanz

El robo ocurrió el sábado por la tarde y una falsa alarma en la misma calle movilizó a tres patrullas ayer al mediodía

J. Sanz
J. SANZValladolid

Ni los dispositivos especiales de los agentes ni las alarmas parecen poner freno a la oleada de robos en viviendas que vienen sufriendo en las últimas semanas los vecinos de urbanizaciones separadas del casco urbano como Fuente Berrocal o Covaresa (más allá de la ronda exterior). Y allí, al borde mismo de la VA-30, en el escenario más frecuentado por los delincuentes, volvió a registrarse otro asalto a una casa en la jornada del sábado, según confirmaron ayer los propios residentes de este área conformada por más de medio centenar de viviendas situada entre la ronda, la vía férrea y la carretera de Rueda (hacia Puente Duero). Los autores, al igual que en ocasiones anteriores, aprovecharon la ausencia de los inquilinos de una casa de la calle Rododendro, la vía de salida hacia de este núcleo hacia la carretera de Rueda, para acceder a su interior y, una vez allí, revolvieron las estancias sin que las víctimas hayan echado en falta objeto alguno.

La vivienda asaltada, al igual que todas las anteriores, tanto en Covaresa como en Fuente Berrocal, lucía en su fachada el aviso de que contaba con alarma. Pero dio igual. Y precisamente una alarma que saltó ayer al mediodía en una vivienda de la misma calle Rododendro movilizó en pocos minutos a tres patrullas de la Policía Nacional. Los propios dueños de la casa informaron después de que se había tratado de un salto fortuito de los sensores perimetrales de su jardín.

Los autores accedieron por una ventana de la planta baja y huyeron, al parecer, sin botín

El asalto que sí ocurrió el sábado viene a sumarse a la media docena larga de robos registrados en este grupo de viviendas situadas al sur de Covaresa en mes y medio (y otras tantas en Fuente Berrocal). Eso a pesar de que el único sospechoso que hasta ahora ha sido detenido, acusado de cometer una decena de asaltos en Covaresa y Fuente Berrocal entre los días 5 y 27 de noviembre, se encuentra en prisión. Su arresto no impidió que el mismo día que el juez le envió a la cárcel se registraran dos nuevos robos similares a los anteriores en los dos citados barrios. Los autores, salvo en contadas excepciones, vienen actuando siempre con el mismo 'modus operandi', que pasa por acceder a viviendas en ausencia de los inquilinos trepando habitualmente hasta alguna ventana de las primeras plantas para después buscar exclusivamente dinero y joyas. Son robos rápidos a sabiendas de que las casas cuentan con alarmas.

Tanto los vecinos de Covaresa como los de Fuente Berrocal han celebrado reuniones para reclamar, por un lado, una mayor presencia policial en sus calles y, por otro, para estudiar la posible contratación de seguridad privada en las mismas. Esto último ya lo hizo el pasado verano un bloque de pisos de Pinar de Jalón, en su caso para frenar un oleada de robos en vehículos. Su garaje cuenta con un vigilante apostado a la puerta desde entonces.