Un jurado popular decidirá esta semana si El Terre es culpable de asesinato

El acusado, a su llegada al los juzgados de Medina para un interrogatorio. /Fran Jiménez
El acusado, a su llegada al los juzgados de Medina para un interrogatorio. / Fran Jiménez

Miguel Ángel López, vocalista de Kain, se enfrenta a penas de 15 a 20 años de prisión por acuchillar a un compañero de trabajo de su esposa en Medina

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

Este lunes 4 de marzo, y durante toda la semana, se celebrará en la Audiencia de Valladolid un juicio con jurado en el que el acusado, Miguel Ángel López, El Terre, se enfrenta a penas de 15 a 20 años de prisión como presunto autor de la muerte de un compañero de trabajo de su esposa en Medina del Campo, la noche del 27 de diciembre de 2018. La Fiscalía, que califica incialmente los hechos de homicidio, además de los 15 años de prisión con inhabilitación absoluta solicita también, como responsabilidad civil, que se le imponga al acusado, vocalista del grupo de música heavy Kain, el pago de una indemnización para cada uno de los progenitores del fallecido de 90.000 euros. Sin embargo, la acusación particular sostiene que se trata de un asesinato y por ello pide una condena de 20 años, mientras que la defensa pide para su representado dos años y medio de prisión.

Según el relato de hechos que recoge el escrito de conclusiones provisionales de la Fiscalía, Miguel Ángel López Gálvez, de 46 años, llegó sobre las 22:00 horas del 27 de diciembre en su vehículo al domicilio de sus padres en Medina, tras ser avisado por su madre de que había llegado su mujer, Pilar V. V., con la intención de recoger al hijo de ambos, de 11 años. La madre del niño había llegado acompañada de un compañero de trabajo, José Manuel Gutiérrez García, de 26 años. Se encontró con ellos en el portal, donde estaban hablando con su padre. Tras unas palabras subieron al domicilio y entraron en la cocina los tres, mientras que los padres del acusado se quedaban en el salón con el menor, su nieto.

La conversación que emprendieron sobre las condiciones del divorcio fue subiendo de tono cuando se abordó el asunto de la custodia del niño y se unieron a la discusión los abuelos. Durante la disputa, señala el fiscal «en la que también intervenia el acompañante de la mujer», El Terre cogió «un cuchillo de cocina de hoja monocortante de, al menos 15 centímetros de hoja y entre 3,5 y 4,5 centímetros de ancho y se abalanzó sobre él con intención de acabar con su vida». El agresor clavó el cuchillo a la víctima a escasos centímetros del ombligo, le perforó el intestino y le alcanzó al páncreas. A pesar de la gravedad de su herida, el lesionado pudo salir del domicilio acompañado de la mujer del acusado y se acercaron al bar Geli, donde fue asistido por un cliente del establecimiento, quien llamó al servicio de emergencias 112 para recibir instrucciones para taponar la herida.

Consumo de drogas

Al poco tiempo llegaron varias dotaciones policiales y el 112, que trasladó al herido al hospital comarcal de Medina, donde llegó a las 23:15 horas y fue intervenido de urgencia, pero en el quirófano no pudieron hacer nada para salvarle la vida. Falleció por shock hemorrágico resultado de la herida por arma blanca.

El acusado, indica el escrito de la Fiscalía, era consumidor habitual de cannabis, pero en el momento de los hechos no tenía afectadas sus facultades mentales. Considera la acusación pública que los hechos constituyen un delito de homicidio del artículo 138 del Código Penal y que el acusado es el autor material del crimen, sin que concurra ninguna circunstancia que modifique la responsabilidad criminal.

La defensa, por el contrario, tratará de demostrar durante la vista oral que su representado tuvo un trastorno mental a causa del estrés por la crisis de su matrimonio y las drogas. El acusado declaró durante la instrucción del caso que el convencimiento de que se iban a llevar a su hijo, el estrés por su crisis matrimonial y el consumo de drogas y bebidas estimulantes precipitaron la tragedia.