Huercasa creará 80 puestos de trabajo en su nuevo centro logístico de San Miguel del Arroyo

La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta, Milagros Marcos, inaugura el nuevo centro logístico de Huercasa junto a Francisco Vázquez; el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero y el presidente de Huercasa, Félix Moracho. /Ical
La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta, Milagros Marcos, inaugura el nuevo centro logístico de Huercasa junto a Francisco Vázquez; el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero y el presidente de Huercasa, Félix Moracho. / Ical

La consejera de Agricultura y Ganadería ha inaugurado estas instalaciones en las que se acomete la fase final del producto hortofrutícola que se recibe desde la planta de Sanchonuño

El Norte
EL NORTEValladolid

Huercasa ha inaugurado hoy su nuevo centro logístico en San Miguel del Arroyo (Valladolid), unas instalaciones en las que se ha trabajado durante los dos últimos años y que hoy son una realidad gracias a una inversión de 12 millones de euros. Este centro, en el que se cometerá la fase final, el etiquetado, empaquetado, almacenamiento y expedición del producto hortofrutícola procedente de la factoría de Sanchonuño (Segovia) arranca con algo más de medio centenar de puestos de trabajo, aunque se espera que llegue a los 80 en su momento de máximo rendimiento.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, visitó hoy las instalaciones de esta factoría y puso de relieve el carácter «familiar» de la compañía y también la importancia del sector hortofrutícola para la comunidad, que resulta «cada vez más pujante» con la generación de un valor de negocio de 504 millones de euros cada año. La comunidad cuenta además con unas 300 empresas dedicadas a la tansformación del producto hortofrutícola, que constituye el diez por ciento del sector agroalimentario de Castilla y León.

Marcos se felicitió porque Huercasa «supo ver la oportunidad» de la modernización de los regadíos y de las nuevas demandas en los mercados, así como atender a la internacionalización. Además, esta compañía «ha optado por mantener la calidad del empleo» y con una «apertura absoluta» al resto del mundo, pero de una manera «eficiente» y aprovechando las nuevas tecnologías.

«Es una gran empresa que cree en su tierra» y que plantea «abrir las puertas de Castilla y León a toda Europa», contribuyendo a la generación de empleo y mirando al futuro «de forma competitiva» y con el afán de continuar creciendo y luchando contra la despoblación en la comunidad. Por ello, Marcos insistió en el compromiso de la junta para estar «al lado de empresas como esta», señaló.

El director de innovación y estrategia de Huercasa, Manuel Moracho, consideró que la inauguración de este centro logístico es «el futro del trabajo de muchos» y abogó por seguir haciendo «algo importante» y creciendo, pero de manera «ordenada» y manteniendo elevado el nivel de calidad y eficiencia «pero apoyados en la innovación».

La intención de Huercasa es «ser líderes del sector» y que la empresa «sea cada día mejor» respaldados por la industria 4.0, y hacerlo «poco a poco pero con paso firme» en la modernización y digitalización para así ser «más eficientes y competitivos» y no solo crer empleo, sino que además sea «de calidad», como se está consiguiendo hasta el momento.

En el acto también estuvo presente el presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, quien agradeció la apuesta de Huercasa por Castila y León, y más concretamente por la creación de empleo en el mundo rural. Se felicitó también por el «hermanamiento» entre Sanchonuño y San Miguel del Arroyo, donde Huercasa tiene sus dos factorías, y también puso de relieve la apuesta por «la calidad, la innovación y la internacionalización» de una empresa «con alma» que además lleva el nombre de la Comunidad por más de 40 países.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, este miércoles es un día «de futuro» en las provincias de Valladolid y Segovia, que tiene «enraizado» al sector agrícola, del que bebe Huercasa, que está «conectada» con la industria agroalimentaria. «Supone una conexión con nuestro pasado y también con el presente y el futuro», además de que más del 70 por ciento del empleo generado está ocupado por mujeres.

La empresa

La empresa Huerta Castellana S.A (Huercasa) dio sus primeros pasos en la localidad segoviana de Sanchonuño en el año 1979 para especializarse en el cultivo y comercialización de productos agrarios, y más concretamente para impulsar el cultivo y comercialización de la endibia, muy exitosa en Francia, pero con la puerta abierta a otros productos agrarios. Con el paso de los años, y con la pérdida de peso de la endibia, Huercasa se adentró en el campo de la quinta gama, es decir, productos mínimamente tratados con procesos térmicos para así alargar la vita útil del producto sin alterar sus cualidades nutricionales ni sensoriales,en la que fue pionero en España a mediados de los años 80.

Centro logístico de Huercasa. / Ical - Miriam Chacón

La compañía es líder europeo en la comercializacion y producción de vegetales de quinta gama. Sus dos principales referencias son el maíz dulce cocido en mazorca y la remolacha roja de mesa cocida. Huercasa exporta sus productos en la actualidad a más de 40 países, y el mayor desafío de la empresa desde sus comienzos es aportar valores a la población, impulsando hábitos saludables.

La empresa se encuentra en un proceso creciente de producción, y actualmente ofrece tanto sus productos clásicos, como la remolacha, el maíz, la patata pequeña redonda, la zanahoria en bastones o la gama 'Sabor sabor' como nuevas propuestas, entre las que están productos monovegetales como la calabaza y el boniato, o propuestas más elaboradas, como ensaladas y cremas. Alrededor del diez por ciento de la producción de la compañía está dentro del sistema ecológico, y trabajan en 'bio' con el maíz y la remolacha, además de legumbre y arroz.

En cifras

En la nueva nave, que cuenta con una superficie de 9.000 metros cuadrados, se centraliza la preparación de producto para el envío posterior a los clientes. También está la parte de logística y transporte, así como el almacenamiento de producto final o casi terminado.

La compañía cerró el año pasado con unas ventas totales de 40 millones de euros, el 80 del cual procedió de la exportación. Cuenta con una plantilla de unos 150 trabajadores fijos, que alcanzarán los 350 durante el periodo de recolección. Procesa unas 100.000 toneladas de materias primas al año, en especial de máiz y remolacha, y exporta sus productos a más de 40 países, además de que dedica el tres por ciento a I+d+i.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos