Un hombre de 93 años muere de un golpe de calor en plena calle Santiago de Valladolid

Vista de la calle Santiago desde el tejado del Ayuntamiento de Valladolid./Henar Sastre
Vista de la calle Santiago desde el tejado del Ayuntamiento de Valladolid. / Henar Sastre

La víctima, que iba «demasiado abrigada», se desplomó a las 17:50 horas cuando se dirigía a la consulta del dentista

J. Sanz
J. SANZValladolid

Las altas temperaturas, con el mercurio superando los treinta y siete grados a media tarde, se cobraron la primera víctima mortal confirmada por un golpe de calor en España. El fallecido es un hombre de 93 años que, según confirmaron fuentes policiales y de la investigación, caminaba en plena canícula «demasiado abrigado» y se desplomó al filo de las seis de la tarde en la esquina de las calles Santiago y Constitución, en pleno centro de la capital. Los sanitarios que acudieron instantes después al lugar solo pudieron confirmar su muerte. Después se activaría el protocolo habitual –acudieron policías locales y nacionales– ante una muerte en la vía pública (todas se investigan) y el forense que realizó un primer examen del cuerpo dictaminó que se trataba, según todos los indicios, de un golpe de calor que desembocó en una pérdida de conocimiento y en la posterior parada cardiorrespiratoria que causó el fallecimiento.

Recomendaciones ante una ola de calor

¿Quiénes deben protegerse?
Las personas mayores, discapacitadas y los niños y las que padecen enfermedades crónicas o se medican.
¿Cómo?
Evite salir de casa durante las horas centrales del día (entre las doce del mediodía y las seis de la tarde). Beba más líquidos, sin esperar a tener sed. Sobre todo, agua y zumos de fruta ligeramente fríos. Evite comidas copiosas. No tome comidas calientes ni abuse de las bebidas alcohólicas. Reduzca la actividad física. Descanse con frecuencia a la sombra. Use ropa de tejidos naturales, ligera y holgada, de colores claros; sombrero, gafas de sol y cremas protectoras solares. Permanezca en espacios ventilados o acondicionados. Cuando esté en casa utilice las habitaciones más frescas. Durante el día baje las persianas y cierre las ventanas y ábralas por la noche para ventilar. Mantenga los alimentos en el frigorífico. Cuando estacione el coche no deje en el interior a niños ni ancianos (o mascotas) con las ventanillas cerradas.
¿Qué hacer ante un golpe de calor?
Llame al Servicio de Emergencias 112. Coloque al enfermo en un lugar a la sombra, quítele ropa para airearle y, si está consciente, ofrézcale abundante agua; pero nunca dé líquidos a una persona inconsciente.

De confirmarse la apreciación inicial, aunque contundente, del primer examen forense se trataría de la primera víctima mortal registrada en el país durante la ola de calor que viene disparando el mercurio desde el miércoles. Los hechos ocurrieron a las 17:50 horas en la citada esquina de la calle Santiago, con Constitución, cuando el hombre se dirigía a la consulta de un dentista cuando el termómetro rondaba precisamente la temperatura máxima del día, con 37,1 grados registrados a las 18:50 horas (una hora antes ya había alcanzado los 37), según la información de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Fuentes policiales aclararon que el hombre murió oficialmente por «causas naturales» y explicaron que la víctima, de 93 años, había sufrido un ictus un par de años antes. Su fallecimiento, en cualquier caso, se produjo cuando el calor alcanzaba su punto álgido del día azuzado por fuertes rachas de viento abrasadoras del sur, que llegaron a alcanzar los 44 kilómetros por hora y que también motivaron media docena de intervenciones de los efectivos del Servicio de Extinción de Incendios para asegurar fachadas y retirar elementos como toldos y sombrillas que volaron de algunos edificios.

Alerta naranja por máximas de 41 grados el viernes y el sábado

Lo peor de la ola de calor, causada por la entrada de una masa de aire africano «cálido y seco», llegará mañana a la provincia, donde está activada la alerta naranja por máximas de hasta 41 grados (así continuará el sábado). La máxima registrada en la capital fue de 40,2 grados en julio de 1995.

De raza peligrosa

El calor, en paralelo, también pudo estar detrás de la muerte de un perro que los agentes encontraron atado en la terraza de un piso de la calle Caamaño, en Delicias. El aviso de los vecinos por el mal estado del can llegó a los servicios de emergencia a las 12:10 horas y los policías, a su llegada, comprobaron que la mascota, un perro, en apariencia, de raza peligrosa, había fallecido. De confirmarse que fue abandonado así en la terraza podría tratarse de un posible delito de maltrato animal.

Por otra parte, los Bomberos tuvieron que sofocar un pequeño incendio de rastrojos registrado en la Cañada Real. Eso además de acudir a las calles Pelícano y San Rafael para asegurar las fachadas de dos edificios, de las que se desprendieron algunos cascotes por el vendaval.

La intervención más singular, sin embargo, tuvo lugar en la terraza de un ático de la calle Monasterio de Santa Isabel, una paralela a Mieses, en Villa de Prado, donde retiraron una «sombrilla de grandes dimensiones» que voló de otro piso. Esta misma tarde tuvieron que retirar dos toldos que salieron por los aires en el Paseo de Zorrilla (allí tuvieron que intervenir también los operarios de Iberdrola para asegurar un cable que resultó dañado por la caída) y en la calle Severo Ochoa de Arroyo, según confirmaron fuentes del Servicio de Extinción de Incendios.