El gimnasio G8 de Equinoccio Zaratán cierra sin avisar y desmantelan sus instalaciones en 24 horas

Una de las tres entradas al gimnasio G8 de Equinoccio, en las que no hay carteles sobre el cierre./J. S.
Una de las tres entradas al gimnasio G8 de Equinoccio, en las que no hay carteles sobre el cierre. / J. S.

Los dueños atribuyen la espantada a la dirección del centro comercial y prometen devolver las cuotas a sus decenas de socios

J. Sanz
J. SANZValladolid

El centro comercial Equinoccio de Zaratán sumó el pasado lunes un nuevo cierre después de que los dueños del gimnasio G8 Gym & Pádel dieran la espantada sin previo aviso y desmantelaran sus instalaciones en 24 horas. Nada, ni un solo cartel, advierte de la repentina desaparición de un negocio que contaba con decenas de socios –tampoco ellos han sido informados– y que abrió sus puertas en este espacio en septiembre de 2007. «No nos han comunicado absolutamente nada e, incluso, han estado cogiendo a socios nuevos hasta la semana pasada», lamentaba ayer uno de los afectados antes de explicar que «lo único que hemos visto es un mensaje en la web y en su página de Facebook en el que nos prometen que nos devolverán las cuotas que tenemos pagadas». Dichas cuotas son, en la mayoría de los casos, anuales –la más cara costaba 370 euros– e, incluso, bianuales.

Los usuarios se encontraron el lunes con las puertas del gimnasio cerradas y, al parecer, un cartelito que «informaba de que había cerrado dando a entender que era algo provisional», asegura un usuario. El caso es que los tres accesos al G8 (por el aparcamiento exterior e interior y por la primera planta del centro comercial) estaban ayer cerrados a cal y canto y el cartel en cuestión había desaparecido. Tampoco el centro comercial informaba de un cierre que viene a sumarse al de Bricorama (2017) y a la reciente marcha de Media Markt (2018).

«Han estado cogiendo a socios nuevos hasta la semana pasada y no nos han comunicado nada»

Los propietarios del gimnasio, eso sí, pidieron disculpas a sus usuarios a través del citado mensaje colgado en su web y en Facebook y atribuyeron la responsabilidad del cierre a la dirección de Equinoccio, según afirman, «por su falta de voluntad de negociación para modificar las condiciones contractuales o dar continuidad al gimnasio con nuevos inquilinos que se habían comprometido a ello». La gerencia de Equinoccio Zaratán declinó ayer hablar con este periódico sobre lo ocurrido.

El caso es que el gimnasio cerró sus puertas sin previo aviso a sus usuarios y, según indicaron distintas fuentes, las instalaciones fueron literalmente desmanteladas en 24 horas. Los números de teléfono del negocio colgados en su web tampoco funcionan y la única vía de contacto que ofrecen a los afectados es un formulario a través de un correo electrónico. Sin más. En su mensaje, eso sí, anuncian a sus usuarios que «a la mayor brevedad posible os facilitaremos los medios e instrucción para realizar reclamaciones y estudiaremos todas y cada una como corresponde». Pero eso será más adelante. Lo cierto es que «ahora mismo nos han dejado tirados y no tenemos manera de hablar con ellos para que nos devuelvan el dinero de las cuotas que hemos pagado», lamentan los usuarios del G8.

Un mensaje de «tranquilidad»

«Queremos lanzar un mensaje de tranquilidad, ya que todos y cada uno de los socios que hubieran pagado sus cuotas recibirán el pago de la parte correspondiente al periodo no disfrutado», reiteran los propietarios del centro deportivo en un segundo mensaje en las redes sociales en el que ahondan en que su intención «era realizar una fuerte inversión para renovar las instalaciones» y para ello, justifican, «era necesario modificar las condiciones contractuales firmadas». Pero nada de eso ocurrió y el lunes cerraron.

La desaparición del gimnasio G8 viene a sumarse a la cascada de cierres en un centro comercial inaugurado en 2002 y que dispone de una superficie útil de 57.000 metros cuadrados con 120 locales, en su inmensa mayoría, vacíos a día de hoy; al igual que en su exterior, en el que solo sobrevive Sprinter.

 

Fotos

Vídeos