Una feria en Villafrechós reivindica la riqueza de las antigüedades y los oficios

Aritx martín trabaja frente a la mirada de los visitantes/M. G. B.
Aritx martín trabaja frente a la mirada de los visitantes / M. G. B.

Una exposición de Aritx Martín, vecino de la localidad, subraya el valor de la tradición carpintera de Tierra de Campos

MIGUEL G. MARBÁNVILLAFRECHÓS

Botelleros, mesas, espejos, jamoneros, cantareros, percheros, esculturas o columnas son algunos de los objetos con las que el visitante se puede encontrar en la cuarta edición de la Feria de Muebles, Antigüedades, Decoración y Coleccionismo, que durante este fin de semana se celebra en Villafrechós promovida por la carpintería El Roble.

Decenas de vecinos y visitantes se han pasado desde el viernes por la feria, instalada en un amplio patio castellano con un porche y una panera, para disfrutar de la gran variedad de piezas expuestas, entre las que destacan las realizadas de forma artesanal por el vecino Aritx Martín, quien, a sus 36 años, le gusta que le asocien a la imagen del carpintero de otros tiempos, que «tan pronto hacía la estructura de una casa o arreglaba unas puertas trasera como tallaba la escultura de la Virgen o de algún santo».

Muchas de las obras de Martín están realizadas con la madera de vigas antiguas, de pino o de roble, que iban a servir de leña y que se han convertido en muebles y enseres útiles. Unos muebles que se realizan con las técnicas de hace cientos de años, con encajetados, colas de milano y espigas de madera, «en una carpintería de armar que dura para siempre», según expresó Martín, quien indicó que «la gente ahora sabe apreciar cada vez más este tipo de trabajo artesanal, en el que los agujeros de clavos y las grietas son un valor añadido».

Ese afán de reciclar y reutilizar se aprecia en la exposición en una cabeza de corzo, con cuernos naturales, tallada en madera de pino de más de 200 años proveniente de uno de los canes de una iglesia; en un espejo cuyos marcos son trozos de un trillo que aparecieron en tejado o en una mesa realizada con una antigua puerta del siglo XVIII.

Junto a las piezas en madera, hay otras realizadas en forja por el padre del carpintero, Jesús Martín, además de un buen número de antigüedades y piezas de coleccionismo, como viejos cantaros, barreñones de cinc, sartenes, centenarios sillones Luis XVI, damajuanas, lámparas de carburo, un arcón de roble o viejo carruaje faetón. Porque Martín y su padre, además de crear, también restauran y llevan a cabo imitaciones.

La muestra, con las siempre interesante explicaciones de Aritx Martín y de su padre, se pude visitar hasta hoy domingo, en horario de 11:00 a 22:00 horas de forma ininterrumpida. El visitante al pasear por las piezas expuestas acertará a conocer la mejor tradición carpintera de Tierra de Campos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos