Una empleada de la funeraria El Salvador apunta a denuncias falsas de afectados «para conseguir dinero»

Tanatorio El Salvador. /El Norte
Tanatorio El Salvador. / El Norte

Los cuatro testigos que han declarado este viernes, todos empleados de la empresa de Morchón, descartan que se estuvieran produciendo «cosas extrañas» en el crematorio

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

La última de los cuatro empleados de la funeraria Parque El Salvador que han testificado este viernes ha apuntado que varios de los afectados por el supuesto 'cambiazo' de los ataúdes en el servicio de cremación le habían manifestado que «aunque no habían detectado nada raro, habían denunciado para ver si les daban dinero», según ha relatado el letrado de la familia Morchón, propietaria de la empresa de pompas fúnebres, al término de la comparecencia de los testigos. El abogado Guillermo Ruiz Blay señaló que, de confirmarse este extremo, está dispuesto a emprender acciones «por denuncias falsas», máxime, indicó, «cuando, además, hoy se ha puesto de manifiesto que en todos los servicios había una persona de acompañamiento a las familias por parte de las compañías aseguradoras y cada paso se realizaba con total transparencia». Son estas compañías aseguradoras «las que fijaban los precios de cada servicio a principio de año, unas tarifas a las que había que atenerse», ha puntualizado el letrado a la salida de la sala de vistas 4, donde el Juzgado de Instrucción 6 celebra cada viernes la comparecencia de investigados y testigos para esclarecer si, como sostienen las acusaciones, se produjo un 'cambiazo' de féretros por otros más baratos para destinarlos a la cremación por parte de la funeraria, así como de los ornamentos florales. En la operación Ignis se considera que existen unos 6.000 afectados por el fraude, por el que se encuentra en prisión provisional el propietario de la empresa, Ignacio Morchón, y hay otros 22 investigados, entre ellos, tres hijos del empresario, empleados de la funeraria y algunos proveedores de féretros. La instructora investiga si se han producido delitos continuados de estafa y falsedad, contra la hacienda publica, blanqueo y organización criminal.

Noticias relacionadas

Los cuatro empleados han insistido en que desconocían que se estuviera produciendo «cosas extrañas» en el tanatorio y mucho menos «una estafa con los ataúdes» y «han coincidido en que no es posible cambiar las flores para reutilizarlas en otros adornos porque se estropean enseguida», ha indicado el letrado de la defensa de la familia Morchón.

Las declaraciones sucesivas de la recepcionista, un jardinero-albañil, una limpiadora y un empleado de una de las oficinas comenzaron a las 9:30 horas y concluyeron pasadas las 14:00 horas en la sede judicial de Angustias. Excepto la limpiadora, el resto de los testigos lleva más de quince años trabajando en la empresa. Las comparecencias de testigos e investigados del caso Ignis se sucederán todos los viernes, hasta el 12 de julio.