Dieciocho centros de la provincia realizarán las evaluaciones Lomce

Un alumno de sexto de Primaria realiza el examen Lomce de fin de etapa. /Nacho Gallego-Efe
Un alumno de sexto de Primaria realiza el examen Lomce de fin de etapa. / Nacho Gallego-Efe

El año pasado fueron 15 los colegios vallisoletanos participantes, de los 52 de Castilla y León

SUSANA ESCRIBANO y ANTONIO G. ENCINASValladolid

Valladolid volverá a ser la provincia donde más alumnos realizarán las pruebas de evaluación de la Lomce, ya que 18 centros de la provincia se someterán a los exámenes de 6º de Primaria y de 4º de Secundaria. La Consejería de Educación recuerda que estas pruebas, que el ex ministro José Ignacio Wert plantéo en su momento como reválidas, han quedado reducidas a muestras que permiten cotejar si el avance de los estudiantes se corresponde con lo que marcan los programas educativos.

En el sorteo, que no se ha publicado por la Junta de Castilla y León, les ha tocado realizar el examen de fin de etapa de Primaria a 12 colegios de la provincia. En Valladolid capital serán Teresa Íñigo de Toro, El Peral, Sagrada Familia, Sagrado Corazón, San Francisco de Asís, Peñalba, Federico García Lorca y Tierno Galván. Otros dos centros son de Laguna de Duero (Nuestra Señora del Villar y La Laguna) y también les ha correspondido a colegios de Cabezón de Pisuerga, Íscar y Simancas.

En cuanto a Secundaria, Safa, San Agustín, Parquesol y Julián Marías serán los cuatro institutos escogidos en la capital, además del IES Las Salinas, en Laguna de Duero, y el IESO Ribera del Cega, en Mojados.

El año pasado se sometieron a las pruebas de 6º de Primaria 1.724 estudiantes de toda Castilla y León, de los que 571 eran de Valladolid.

Los exámenes se realizarán los días 16 y 17 de mayo en Primaria, tal y como se ha publicado en el Boletín Oficial de Castilla y León, y una semana antes, los días 9 y 10, en los institutos de Secundaria. Los propios centros han tratado de tranquilizar a los alumnos, que en el caso de los más pequeños nunca hasta este momento se han sometido a unas pruebas tan amplias y en apenas dos mañanas de clase, así como a las familias. Las evaluaciones Lomce ya no tienen el carácter diagnóstico que se les atribuía en principio, con informes individualizados sobre el progreso de cada alumno en relación con los estándares de aprendizaje establecidos. Ahora solo sirven para obtener una visión de conjunto y en ningún caso sirven para decidir sobre la progresión de un alumno.

En el caso de Primaria, la evaluación comprende tres ámbitos: competencia en comunicación lingüística, competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología. Así, se realizará el primer día un examen de comunicación lingüística, «centrada en las destrezas de comprensión oral y escrita y expresión escrita en lengua castellana». Dos tandas de cuadernillos de 30 y 50 minutos con un descanso de cinco minutos entre medias. En la segunda sesión se realizará la «prueba de competencias básicas en ciencia y tecnología (Ciencias Naturales), durante 50 minutos». Al día siguiente «se aplicará la prueba de competencia matemática», de 60 minutos de duración.

En el caso de 4º de Secundaria los exámenes ya se refieren a materias troncales. La duración máxima de las pruebas es de 60 minutos para cada una y el primer día, 9 de mayo, se realizarán las de Lengua Castellana y Literatura y Geografía e Historia.

El día 10 de mayo se celebrará el examen de Matemáticas (Académicas o Aplicadas) y el de Primera Lengua Extranjera.

Las evaluaciones de la Lomce auspiciadas por José Ignacio Wert provocaron el rechazo de gran parte de la comunidad educativa desde el principio, cuando se planteaban como auténticas reválidas necesarias para acceder a la siguiente etapa educativa. Aun ahora, cuando su relevancia es mucho menor, se les achaca su escaso valor e incluso ha habido padres que desde el primer momento se opusieron a que sus hijos realizaran las evaluaciones individiualizadas.