Valladolid y trece municipios de la provincia tendrán menos concejales en la próxima legislatura

La calle Mantería, llena de viandantes, en Valladolid capital. /GABRIEL VILLAMIL
La calle Mantería, llena de viandantes, en Valladolid capital. / GABRIEL VILLAMIL

Descubra cuántos vecinos tiene su pueblo... y a cuántos ediles tocará en las elecciones del 26 de mayo

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

Desde que entré de alcalde, en el pueblo se han muerto más de veinte personas», dice Ricardo Collantes, regidor de Ceinos de Campos,  con 225 vecinos reconocidos por el último padrón, según datos a 1 de enero de 2018, porque el visto bueno del Consejo de Ministros se hace con casi un año de retraso. Esta es la cifra oficial, la que las administraciones tienen en cuenta para el reparto de fondos estatales, el reconocimiento de competencias municipales... y también para determinar cuántos concejales corresponden a cada ayuntamiento en función de su población.

La comparativa con cuatro años atrás (con el padrón vigente para las elecciones locales de 2015) permite comprobar que la mayor parte de los municipios de la provincia repetirán el número de ediles en los comicios de mayo. Pero hay 16 localidades que sufrirán cambios. En catorce casos, la pérdida de población provoca la pérdida de concejales. Son, entre otras, Becilla de Valderaduey, Canalejas de Peñafiel, Cuenca de Campos o Ceinos. «El problema de la mayor parte de estos pueblos es que nuestra población está muy envejecida. No hay relevo. Y en cuatro años fallece mucha gente. Además, en nuestro caso, había empadronada mucha población extranjera que ahora, al marcharse y después de la revisión del padrón, se ha dado de baja», indica Collantes.

Hay otro factor que influye, no solo la mortalidad. «Hay gente mayor que se marcha a pueblos donde hay residencia de ancianos y se empadronan allí; eso nos ha pasado a nosotros», afirma Rosa González, alcaldesa de Becilla de Valderaduey, que pasará de siete a cinco concejales a partir de mayo. Entienden que el funcionamiento diario del Ayuntamiento no se resentirá al reducir el número de ediles. Porque, defienden, el problema no está ahí. El problema de fondo es la despoblación, la España que se vacía. «Nosotros todavía tenemos el colegio, donde vienen niños de cinco pueblos (antes eran siete), pero vemos que los que acaban y se van al instituto de Villalón son más de los que entran nuevos», lamenta González. Collantes insiste en la necesidad de «fijar población» en el medio rural, reclama más implicación política... «porque la gente joven se va y parece algo inevitable».

Entre los municipios afectados está también la capital. Valladolid bajó el año pasado de los 300.000 habitantes. La última cifra oficial dice que hay 298.866 vecinos. Son 849 menos en el último año. En 2014 (año para calcular el número de ediles en las últimas elecciones) eran 306.830. Esta caída hace que la composición de la corporación caiga de 29 a 27 concejales. Haciendo un ejercicio de política ficción, si se repitieran los mismos resultados electorales de 2015 (idénticos votos con idénticos partidos, pero con dos concejales menos a repartir), perderían un edil el PP y otro el PSOE, con lo que los socialistas, junto a Toma la Palabra y Sí Se Puede habrían obtenido también mayoría.

Hay, no obstante, dos municipios que incrementarán el número de concejales. Matilla de los Caños pasará de tres a cinco. Aldeamayor, de 11 a 13, al superar los 5.001 habitantes. Rebasó esa barrera en 2015 y, desde ese año, el municipio ya asumió el incremento de competencias que le otorga ese volumen de población(entre otros, mercado o biblioteca pública). «Eso es lo importante, los servicios que se prestan al ciudadano, el número de concejales es menos relevante», asegura Fernando de la Cal, alcalde de Aldeamayor, uno de los municipios que más ha crecido durante los últimos años, hasta colarse entre los diez más poblados de la provincia. «Y seguimos creciendo, con más licencias urbanísticas y la llegada de nuevos vecinos. Aquí tiene mucho que ver la prestación de servicios de calidad», dice De la Cal.

Otra de las localidades pujantes es Arroyo de la Encomienda. Sin embargo, el INE no reconoce aún de forma oficial que la localidad haya superado los 20.000 residentes. El último dato, a 1 de enero de 2018, dice que son 19.632. El alcalde, José Manuel Barrio, explica que los 20.000 se alcanzaron el verano pasado y que este año arranca con casi 20.300. Rebasar los 20.000 implica la asunción de competencias nuevas (bomberos, técnico de emergencias, atención inmediata a personas en riesgo de exclusión) y una nueva relación con las ayudas y servicios que presta la Diputación.

El artículo 179 de la Ley orgánica del régimen electoral general establece el número de concejales en función de los residentes de cada término municipal según las últimas cifras oficiales del padrón. Hasta 100 vecinos, 3 concejales. De 101 a 250 vecinos, 5 ediles. De 251 a 1.000 habitantes, 7. De 1.001 a 2.000, 9 concejales. De 2.001 a 5.000, 11 concejales. De 5.001 a 10.000, 13 concejales. De 10.001 a 20.000, 15 concejales. De 20.001 a 50.000, 21 concejal. De 50.001 a 100.000, 25 ediles. De 100.001 en adelante, un concejal más por cada 100.000 residentes o fracción, añadiéndose uno más cuando el resultado sea un número par.

Población en valladolid capital:

De 29 a 27 concejales. Valladolid capital pierde dos ediles al bajar de 300.000 habitantes. Antes tenía 29 porque al pasar de 300.000 sumaría el 28 y, para evitar el número par, se añadió uno más.

De 7 a 5 concejales. Becilla de Valderaduey, Canalejas de Peñafiel, Casasola de Arión, Ceinos de Campos,Cuenca de Campos, Langayo, Torrecilla de la Orden, Villavicencio de los Caballeros.

De 5 a 3 concejales. Barcial de la Loma, Berrueces, Piñel de Arriba, Valverde de Campos, Vega de Ruiponce.

De 3 a 5 concejales. Sube en Matilla de los Caños.

De 11 a 13 concejales. Sube en Aldeamayor de San Martín

 

Fotos

Vídeos