Denuncian a la Policía tras ser detenidos durante un acto de Vox en Delicias

Un momento de la detención de la mujer, ocurrida al mediodía del pasado sábado en Delicias. /EL NORTE
Un momento de la detención de la mujer, ocurrida al mediodía del pasado sábado en Delicias. / EL NORTE

Un matrimonio sufrió el sábado lesiones en los brazos y cuerpo por los que fueron asistidos en el hospital

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

El juzgado de Instrucción de guardia se ha hecho cargo de las diligencias por la actuación de varios agentes de la Policía Nacional, durante un acto que el partido Vox realizó al mediodía del pasado sábado en el barrio de Delicias. La formación de Santiago Abascal montó una carpa, con un mástil con la bandera nacional, para repartir propaganda y explicar su programa.

Pasadas las doce de la mañana, varios vecinos criticaron la presencia de los militantes de Vox en «un barrio obrero». Se produjo un enfrentamiento verbal, y según testigos presenciales miembros del partido ultraderechista emitieron expresiones contra los inmigrantes, los gitanos y las mujeres que tomaban el vermú en la terraza.

«Me acusaron de estar bajo los efectos de estupefacientes»

En su relato, P. J. señala que pidió agua cuando era trasladado al hospital y no se la dieron. «'Procura aprender a beber si no sabes', me dijo uno de los agentes insinuando que yo estaba borracho. 'Usted está bebido y hasta el culo', me volvió a comentar el agente, que iba conmigo en el coche, y antes de llegar al ambulatorio de Delicias para ser reconocido». El facultativo de guardia al comprobar los golpes ordenó a los dos agentes que les trasladarán de inmediato al hospital.

Minutos después P. J. fue llevado al Río Hortega, y es allí donde inquirió a los médicos que le realizasen la prueba de toxicología para determinar si tenía alcohol o drogas en la sangre. La enfermera se la hizo, y cuando volvió le dijo: «Puede estar usted tranquilo que da negativo». Esposado, el vecino le replicó que ya lo estaba, porque «no se había tomado ni la caña» que se quedó en la terraza.

Según explica P. J., integrantes de Vox comenzaron a grabar con sus móviles a los que contestaban y la crispación fue en aumento.

«Yo dije a algunos de los que les contestaban que se retirasen porque los de Vox estaban llamando a la Policía. No me dio tiempo a terminar la frase, porque acto seguido ya estaban tres coches de la Nacional. La Policía Local llegó más tarde», añade.

Detenciones

Aunque fueron tres las detenciones realizadas por los agentes, fue un matrimonio de vecinos de Delicias, que había bajado a tomar el vermú a una terraza, el que sufrió las lesiones.

Se trata de P. J. G, y su mujer, I. G, de 56 años. Ambos son empleados públicos que habían terminado de realizar minutos antes la compra del sábado, cuando se sentaron en la terraza de la plaza del Carmen, próxima a las mesas de Vox.

«Estábamos sentados y mi mujer se levantó de la mesa cuando llegaron tres coches de Policía Nacional. Fue para decirles que muy rápido habían llegado y que otras veces ni vienen, a lo que un agente le pidió que se identificase», explica. Ella rehusó y comenzó la discusión hasta caer en el suelo.

Carpa instalada por Vox en Delicias.
Carpa instalada por Vox en Delicias. / EL NORTE

Según P. J., de 62 años, su esposa ha sido la que más daño ha sufrido puesto que hace un año la operaron del brazo derecho por un accidente laboral.

«Le tuvieron que poner una prótesis de metal en el codo», añade. Esta circunstancia ha sido determinante para que en el hospital del Río Hortega, donde se la trasladó por la tarde, la escayolasen parte del brazo, lo que le impedirá conducir. I. G. aseguró ayer que «nunca ha tenido problema alguno con la Policía.

Según las imágenes tomadas por varios vecinos que el sábado pasaban por la plaza, la mujer gritaba una y otra vez, quejándose mientras dos agentes de la Policía Local ayudaban a colocarle las esposas cuando estaba en el suelo.

Una mujer explicó ayer que «se vivieron momentos de tensión porque eran gritos contra los policías por no intervenir contra los simpatizantes de Vox».

Traslado al hospital

El vecino de Delicias añade que se quedó sorprendido cuando en vez de ir al hospital, la patrulla que le detuvo lo condujo hasta la comisaría de la calle Gerona, y los dos agentes que le arrestaron fueron relevados por otros dos, «cuyo trato fue correcto en todo momento».

Durante la mañana de ayer, P. J. G. acudió al hospital Campo Grande para ser de nuevo auscultado, y poder así obtener un parte médico de las lesiones que tenía.

«Tengo golpes en el tórax, la muñeca derecha, zona izquierda de la cabeza y maxilar izquierdo –explica–, consecuencia de que me tiraron al suelo y de que un agente me colocó una bota encima. El politraumatismo, sin rompimiento óseo, me ha generado inflamación y contusiones musculares», añade.

El matrimonio acudió también en la tarde de ayer al hospital Río Hortega para reclamar el parte de Urgencias, que registra la asistencia médica y las radiografías realizadas.

«Los agentes nos dijeron que no lo podíamos tener porque estábamos detenidos. No nos quisieron facilitar ni siquiera una copia del mismo», apostilla P. J. Estos documentos se aportarán en la denuncia que presentarán hoy en el Juzgado.

Fuentes del Comisaría de Policía indicaron que el atestado por un delito de resistencia a agentes de la autoridad ha sido trasladado ya al magistrado de Instrucción número 1 de Valladolid, en funciones de guardia.

Por su parte, el concejal de Seguridad y Viabilidad, Luis Vélez, calificó el método empleado como «desproporcionado», y agregó que la Policía Municipal acudió a la zona porque «fue solicitado apoyo por la Nacional».