El concurso de acreedores de Toys R Us hace peligrar su tienda de Valladolid

Tienda de la marca de juguetes en el centro comercial de Parquesol. /RAMÓN GÓMEZ
Tienda de la marca de juguetes en el centro comercial de Parquesol. / RAMÓN GÓMEZ

Con un pasivo de 781 millones de euros, la compañía dispone de tres tiendas en Castilla y León y 1.600 empleados en España

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

La declaración del concurso de acreedores por parte de un Juzgado de lo Mercantil de Madrid en la empresa Toys T Us Iberia Real Estates, propietaria de la mayoría de las tiendas de esta marca norteamericana dedicada a la comercialización de juguetes, ha traído la inquietud entre los 45 empleados de los tres centros que operan en Castilla y León.

En una de ellas, la de Valladolid, trabajan quince personas. Además de estos de estos empleos directos, la empresa genera en la región cerca de 135 más de forma indirecta, durante las campañas de venta que tiene cada año.

El auto del magistrado de lo Mercantil 7, Juan Carlos Picazo, de fecha 10 de abril, se dicta después de que la compañía presentase la solicitud de concurso voluntario, con un pasivo de 781 millones de euros en España, frente a unos activos de 150,8 millones. Toys R Us Iberia Real Estates forma parte del grupo consolidado de Toys R Us Iberia, integrada en el holding internacional con domicilio en Estados Unidos.

El juez sostiene que la empresa concursada está participada al 100% por matriz, y «se encuentra en una situación de insolvencia inminente». En su resolución, tras analizar los documentos, decide el nombramiento de un administrador concursal (RCD, S.L. P.) a quien a partir de ahora se deberá rendir cuentas tanto de las operaciones de ventas, de proveedores y financieras.

La crisis mundial en la que está inmerso el grupo, obligó a que la empresa tuviera que acudir a los mercados internacionales para obtener liquidez, lo que se materializó al suscribir, dice el juez, «ciertos contratos de financiación» que se formalizaron en septiembre de 2017.

En su auto, señala que por medio del agente internacional Wilmington Savings Fund Society se suscribieron bonos garantizados a un interés del 11%, con vencimiento en 2019, y por un importe de 375 millones de dólares.

Dicho contrato fue elevado a escritura pública en Madrid el 14 de diciembre pasado, y cuyos efectos establecen como garantes a sociedades españolas, entre las que se encuentra Toys R Us Iberia Real Estates. El auto señala que como garantía de esa financiación se exigió a la compañía la totalidad de los inmuebles de su propiedad, una obligación hipotecaria que está sometida al derecho español.

«Consecuentemente, Toys R Us Iberia Real Estates garantiza al deudor principal los 957 millones de dólares de la financiación concedida a nivel mundial», dice el auto del Juzgado de lo Mercantil 7 de Madrid.

En España, la empresa cuenta con una plantilla de 1.600 empleados distribuidos en 53 tiendas. En su mayoría tienen la categoría polivalente de vendedores o cajeros. En el caso de Valladolid, la tienda Toys R Us está abierta desde hace más de 20 años en el centro comercial de Parquesol.

Reacción empleados

Aunque desde los sindicatos se conocía la situación de la compañía, no se esperaba que la misma, según describe el auto, fuera tan grave. De hecho la dirección de Recursos Humanos ha venido informando cada 15 días sobre la posibilidad de que se presentase el concurso de acreedores.

«Nos habían dicho que una manera de proteger el patrimonio que tenía la empresa en España era presentar el concurso para que los norteamericanos no pudiesen disponer de los inmuebles», explicaron fuentes del comité de empresa, que añadieron «que los empleados están muy preocupados por cuál será el resultado de esta operación». Ayer, los representantes sindicales trataron sin éxito de hablar con la dirección, que les ha citado para el día 18.

Los servicios jurídicos de los sindicatos están analizando el contenido del auto del Juzgado de los Mercantil, para ver los efectos laborales que puede tener. De hecho, el magistrado ha ordenado comunicar el mismo a todos los juzgados de Primera Instancia de Madrid y al Fondo de Garantía Salarial. La Agencia Tributaria figura entre los acreedores de la compañía.

Desde el departamento de comunicación de Toys R Us se declinó pronunciarse sobre la resolución judicial.

 

Fotos

Vídeos