Valladolid apoya el movimiento social de 'La Molinera' pero no la ocupación del Marqués de la Ensenada

Los portavoces de 'La Molinera' se reunieron ayer con concejales del Ayuntamiento /HENAR SASTRE
Los portavoces de 'La Molinera' se reunieron ayer con concejales del Ayuntamiento / HENAR SASTRE

El colectivo que ha tomado el Marqués de la Ensenada presentó su iniciativa ante los concejales

DIEGO ARTIMEVALLADOLID

Los concejales del Ayuntamiento de Valladolid ven con buenos ojos la creación de un centro social en el antiguo hotel Marqués de la Ensenada. La propuesta, presentada por el colectivo de reciente creación 'La Molinera' –que okupa desde hace diez días el interior del centenario inmueblefue acogida sin recelos por los ediles de Participación Ciudadana, Servicios Sociales y Movilidad en un encuentro que tuvo lugar ayer en los despachos de San Benito.

Pese a la incierta situación del inmueble, este encuentro respondía más a un deseo de colaboración y diálogo por parte del recién creado colectivo que a un paso adelante hacia la estabilización del caso. «No tenemos competencias» es el mantra repetido una y otra vez desde el Ayuntamiento, que ya en el pleno de la semana pasada recordó –ante una pregunta del grupo popular– que no compete al gabinete de Oscar Puente tomar medidas legales. «Le corresponde al propietario», indicó ayer al respecto el concejal de Movilidad Luis Vélez.

Lo cierto es que parece poco probable que el dueño del centenario inmueble reaparezca por voluntad propia. Hace ya año y medio que los trabajadores del único hotel de cinco estrellas del casco urbano vallisoletano fueron abandonados a su suerte por un empresario alicantino, que se dio a la fuga dejando a sus espaldas una deuda millonaria.

Desde entonces, el edificio ha permanecido a merced de vándalos, saqueadores y botelloneros. A principios de mayo, el Ayuntamiento tuvo que tapiar las entradas después de que un incendio provocado calcinase una de las habitaciones.

«Es un espacio con problemas desde hace mucho tiempo», manifestó el edil de Participación Ciudadana Alberto Bustos; «ahora se presenta un grupo de personas jóvenes que pretenden dar un uso diferente a ese espacio».

La edil de Servicios Sociales también acogió la iniciativa con calidez. «Que Valladolid esté viva y tenga proyectos sociales es bueno», afirmó Rafaela Romero a la salida del encuentro. Por su parte, Luis Vélez manifestó que la iniciativa «genera una energía positiva» y calificó de «cordial» la reunión mantenida entre Ayuntamiento y colectivo.

Al margen de la legalidad

A pesar del buen recibimiento que ha tenido el proyecto, los concejales recuerdan que no pueden «amparar» la creación de un centro social que ha sido okupado' al margen de la legalidad. «Poco podemos hacer», recuerda Alberto Bustos, que no tiene «nada que manifestar» en el aspecto legal.

El futuro del colectivo 'La Molinera' depende de una inesperada reclamación del legítimo dueño del inmueble o de la puesta en marcha de medidas por parte de algún organismo competente.

En el pleno municipal celebrado el pasado jueves, el concejal de Urbanismo Manuel Saravia apuntó a la Junta de Castilla y León como responsable, al encontrarse el inmueble situado sobre uno de los ramales del Canal de Castilla.

Sin embargo, la Junta se ha «desentendido», según apunta uno de los portavoces de 'La Molinera'. Por el momento no ha habido contactos entre este colectivo y el organismo autonómico, aunque los nuevos inquilinos del antiguo cinco estrellas «se han planteado» la celebración de un encuentro con representantes de la Junta.

«Deseamos tener un trato cordial y directo con las instituciones», afirmó uno de los portavoces de 'La Molinera' a la salida del encuentro celebrado ayer lunes. Los representantes de este colectivo también han tenido palabras para la Policía Municipal, cuya actuación han calificado de «correcta» en la identificación que los agentes llevaron a cabo el domingo en el edificio ubicado en la Avenida de Salamanca.

Primeros pasos

«Si es un proyecto interesante para los vecinos del barrio, pues estupendamente». Con esta cita de Antonio Bustos se podría resumir la postura del Ayuntamiento ante una situación que, si nadie lo remedia, parece abocada al estancamiento.

Por el momento, los miembros del colectivo continúan con la limpieza y desinfección del inmueble. El pasado sábado se organizó una jornada de puertas abiertas para la prensa y los vecinos, en la que se mostraron los avances de una semana de intenso trabajo.

En un futuro, 'La Molinera' espera habilitar el edificio para el desarrollo de actividades culturales y sociales. En el 'tour' organizado el fin de semana se hizo un llamamiento a todos los ciudadanos para aportar ideas e iniciativas a tal fin. Entre los proyectos pergeñados hasta la fecha destacan la creación de una biblioteca o la construscción de un rocódromo en el interior del inmueble, así como el desarrollo de cursos de cocina o talleres de todo tipo. «Son mil ideas distintas», declaró el sábado uno de los portavoces.

También se ha planteado la redacción de un manifiesto para el que esperan contar con firmas «de renombre» del panorama artístico de la ciudad. Y es que uno de los objetivos es convertirse en un «emblema» en el plano cultural de la capital de Castilla y león.

De cualquier manera, 'La Molinera' es aún un proyecto joven y sus integrantes siguen trabajando en la adaptación de unas instalaciones sin agua corriente que dependen de la acción de generadores eléctricos para el suministro de luz. Entre sus objetivos está convertirse en un centro autogestionado que obtenga la financiación necesaria a través de las actividades que organicen y de donaciones particulares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos