Una banda desafía a Policía y Guardia Civil con siete robos en viviendas de Valladolid en 24 horas

Urbanización de Covaresa donde se produjo el robo el jueves pasado. /J. M.
Urbanización de Covaresa donde se produjo el robo el jueves pasado. / J. M.

Mientras los agentes inspeccionaban un chalé en Covaresa, el grupo asaltaba en Simancas y Fuente Berrocal

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Localizan las viviendas más apartadas del casco urbano, supuestamente con bienes y objetos de valor en su interior, saltan los muros, escalan los tejados para acceder a las casas y emplean, si es necesario, herramientas que cortan el acero de las cajas de seguridad. Todo ello en minutos.

No les importa que los chalés dispongan de alarmas conectadas a centrales de compañías privadas de seguridad, o incluso (con la Policía) ya que confían en llevarse joyas, aparatos electrónicos y dinero en metálico para huir rápidamente utilizando las autovías.

Un grupo de ladrones parece dispuesto a desafiar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con sus robos, tanto en barrios residenciales como urbanizaciones próximas a la capital.

En 24 horas del pasado jueves, la Subdelegación del Gobierno ha contabilizado siete denuncias por asaltos, dos en la periferia de la ciudad (Fuente Berrocal y Covaresa), y otras cinco en la urbanización Entrepinos de Simancas.

En el caso de las de la capital, se da la circunstancia que las actuaciones se produjeron en la misma zona de viviendas en las que esta semana también se registraron asaltos, en las calles Rigoletto, cercana a la carretera de Fuensaldaña, y en Madroño, camino de Puente Duero, próxima al hotel Lasa Sport.

Única detención

Pese a que los agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron en Fuente Berrocal, en la tarde noche del lunes 26, a un ciudadano albanokosovar, de 38 años, al que se imputa diez robos en domicilios en el mes de noviembre, el grupo no ha sido desarticulado completamente. «Un compañero de este hombre, que está ya en prisión, logró huir», apostillan fuentes policiales, que recuerdan las dificultades que hay para identificarles al carecer de documentación y actuar de forma profesional para no dejar huellas.

Un ejemplo de ello, ha sido el asalto a un chalet situado en la calle Rododentro, que está a escasos 50 metros de la ronda VA-30. A pesar de que la vivienda está integrada en una urbanización con recinto privado, los autores aprovecharon un camino de servicio con el muro de pantalla de la autovía para entrar en la parcela y desde allí escalar por el tejado para acceder por una ventana al primer piso.

Caja de seguridad que se rompió con una radial. J. M.
Caja de seguridad que se rompió con una radial. J. M.

Una vez dentro, revolvieron armarios y cajones para llevarse objetos y una cantidad de dinero. Fue pasadas las ocho de la tarde y aprovecharon que no había en ese momento nadie en el chalé.

Durante su 'trabajo', que el propietario calcula no duró más de 20 minutos, saltó la alarma en la central de Prosegur, y la compañía envió rápidamente a un vigilante que comprobó el destrozo.

Aprovecharon entre las siete y las 10 de la noche para entrar, porque saben que para la cena o dormir siempre hay gente en la casa. Los ladrones escalaron un pequeño tejado y forzaron una de las ventanas de la primera planta donde están las habitaciones.

«Se sirvieron de una máquina radial para romper la caja fuerte que tenemos, aunque en la misma no había nada porque es muy pequeña. Todavía huele al humo del acero. No había nadie y el vecino creyó que estábamos haciendo un taladro», relatan los moradores del chalé. de Covaresa.

Hasta Fuente Berrocal

Minutos después de que los agentes policiales se personasen para buscar huellas tuvieron que salir con celeridad al recibir otro aviso de que en Fuente Berrocal habían robado nuevamente en otro chalé. Fue el segundo en la capital. Respecto a los otros cinco, en Simancas, la Guardia Civil mantiene sigilo.

Se da la circunstancia que la familia de la calle Rododentro que ha sido víctima, son parientes de los dueños de la calle Madroño, que sufrió otro asalto esta semana.

«No estamos seguros porque no reparan en si hay alarmas o no. Casi todos tenemos, pero ¿para qué nos sirven?», dice un vecino. Son pocos residentes pero los rumores por estos dos robos han corrido rápidamente.

Fuentes del Cuerpo Nacional de Policía recordaron ayer que se mantiene desde hace días un dispositivo conjunto, en el que también participa la Policía Local. Los agentes analizan ahora las imágenes en la que se puede ver cómo entraron con liternas a la vivienda.