«Quiero que la Semana Santa de Rioseco no se convierta en un mero folclore»

Julio de las Heras posa para la entrevista en el despacho de la Junta de Cofradías./
Julio de las Heras posa para la entrevista en el despacho de la Junta de Cofradías.

Julio de las Heras Galván, presidente de la Junta de Cofradías riosecana

M. G. MARBÁNmedina de rioseco

Julio de las Heras Galván es desde el pasado viernes el máximo responsable de la centenaria Semana Santa de Medina de Rioseco al haber sido nombrado presidente de su Junta de Cofradías. A sus 60 años, este ingeniero naval, directivo de empresa y presidente de la Hermandad de la Desnudez, con casi medio siglo de cofrade en sus hombros, tiene muy claro que la Junta de Semana Santa son todos los hermanos y hermandades.

¿Cómo asume este cargo como mayor responsable de la Semana Santa de Medina de Rioseco?

Para mí, como para el resto de la junta directiva, es un reto pero no como contestación tópica. Hasta ahora la Junta de Semana Santa estaba compuesta por una directiva y un plenario de representantes de las hermandades. Desde 2011, la junta ha realizado un proceso de reflexión que ha llevado a unos nuevos estatutos, aprobados en septiembre de 2015, en los que se contempla que la junta directiva emana directamente de los representes de las hermandades. En este sentido, no somos más que la expresión última de todos los hermanos y hermandades, y ese es nuestro reto, hacerles sentir que es así.

¿Qué destacaría de las personas que le acompañan en la directiva?

Aunque el equipo se ha fraguado en los últimos días, considero que su composición es plural y aglutina a representantes de todas las procesiones, incluso de los pasos grandes o de la Resurrección del Domingo. Creo que entre todos sumamos más de ciento cincuenta años de pertenencia a nuestras hermandades, y ahí está nuestra fuerza para alcanzar el objetivo que antes he mencionado. Para todos es un compromiso añadido a responsabilidades y tareas exigentes de nuestro devenir profesional y en muchos casos nos supondrá robar más tiempo a nuestra familia o nuestro ocio, pero es unánime el compromiso con este sentimiento que es nuestra Semana Santa.

¿Y de su antecesor y su junta directiva?

De Andrés San José destacaría su tesón, su esfuerzo inagotable y su generosa y completa dedicación. En su etapa, la Semana Santa de Rioseco ha obtenido la denominación de Fiesta de Interés Turístico Internacional y se ha instaurado la Procesión de la Clemencia, del Martes Santo. Andrés lleva una vida de servicio a la Semana Santa de Rioseco. Por eso mi total reconocimiento y el de mis compañeros a su amplia y desinteresada labor.

¿Cuáles son los pilares en los que va a basar el trabajo?

Hemos establecido tres bloques de actuación. Lo primero tiene que ser el traspaso de asuntos con la junta directiva saliente desde este momento, sin olvidar acciones inmediatas para la organización de los actos y procesiones de la próxima Semana Santa. Posteriormente, vamos a realizar un análisis de las actividades de la junta para ver las posibles mejoras y, a la par, asignar responsabilidades a cada uno de sus miembros. Nuestra intención es el trabajo en equipo y la coordinación. En este sentido, y en lo que conocemos por nuestra experiencia como representantes de las hermandades, hay un importante trabajo que realizar. En el último trimestre del año estableceremos líneas de desarrollo para el trienio 2017-2019. En ellas no faltará la reflexión sobre el origen católico de nuestras procesiones y cómo hacerlo patente en estos momentos, el rol de la mujer en nuestra tradición o el mejor aprovechamiento de nuestra condición de Fiesta de Interés Turístico Internacional, y siempre abiertos a lo que desde el plenario de hermandades pueda plantearse.

¿Alguna prioridad?

Fomentar el sentido de pertenencia de las hermandades.

¿Qué es para usted la Semana Santa de Medina de Rioseco?

Decía Miguel Delibes que en toda novela debía haber «un hombre, un paisaje y una pasión». Rioseco es el hombre que a través de sus rúas y plazas se apasiona y padece cada año recreando la muerte y resurrección del Señor.

Recuerdo haber leído a nuestro querido paisano el cardenal Amigo que toda tradición que no se renueva es arqueología. Nuestro origen es devoción pura y nuestro riesgo es que esta se vacíe y quede solo en tradición estática y antropológica.

¿De dónde viene su pasión?

Como en la mayoría de las familias el padre del padre, del padre , era de una hermanad, en mi caso de La Desnudez. Uno no se apunta, está apuntado desde antes de pensarlo.

Cada momento es fruto del entorno. Cuando yo era niño, el Jueves y Viernes Santos no había espectáculos porque eran momentos de recogimiento. Puede haber una nostalgia de aquel silencio ordenado, pero lo importante es que podamos aprovechar la Semana Santa para tener reflexión interior.

Para mí, que soy cofrade del Jueves Santo, sin duda con el canto de la Salve en el atrio de Santiago.

Mi recuerdo es para Javier Alonso, mi hermano de penitencia, que por su empeño influyó en mi nombramiento. Por otro, recuerdo que cuando fui nombrado pregonero, mi amigo Luis Alonso, que me había antecedido en el encargo, me escribió una cariñosa felicitación que decía que «uno escribe para que lo quieran». Tengo que decir con satisfacción que creo haberlo conseguido.

¿Qué diría a alguien que nunca ha visitado Medina de Rioseco en la Pasión?

Que acudiera para compartir con nosotros una tradición centenaria que en el recogimiento de nuestras calles hace nueva cada año la Pasión de Cristo, y que pertrechado de su curiosidad y con el alma abierta disfrute de las imágenes que, año tras año, conmueven por su verismo.

Quiero que no se convierta en un mero folclore.

 

Fotos

Vídeos