Dos hermanos viticultores conjugan tradición e innovación en su nuevo vino

Los hermanos posan con el vino que ellos mismos han elaborado. /
Los hermanos posan con el vino que ellos mismos han elaborado.

El 30% de las cepas de sus viñedos, en la DO Cigales, superan los 80 años

LAURA NEGROvalladolid

Han cumplido las bodas de plata haciendo aquello que mejor saben hacer, cuidar de sus viñedos. 25 años controlando, seleccionando y supervisando sus viñas, tal y como aprendieron de su padre, al que le deben su pasión por el campo. Ellos son los hermanos Pablo y Carlos González López, naturales de Mucientes y que acaban de lanzarse de lleno a una nueva aventura empresarial, elaborar su propio vino con su última cosecha.

DE CERCA

Emprendedores: Pablo González López (44) y Carlos González López (40).
Fecha de inicio actividad: Septiembre de 2015.
Contacto: C/Peñaflor, 9 47194 Mucientes (Valladolid). Teléfonos: 675 09 67 55 y 658 86 24 16.

Hasta ahora, estos hermanos viticultores vendían toda la producción de sus tierras a otras bodegas de la Denominación Origen Cigales. Décadas de trabajo y constancia que han servido para materializar el sueño de toda una vida con Vinos Mucy. «En Mucientes hay una gran tradición vitivinícola que ha ido pasando de generación en generación. El vino ha marcado la economía y forma de vida de los vecinos. En nuestro caso, también viene de familia. Nuestro padre labraba ocho hectáreas y, tras tomar nosotros las riendas del negocio, hemos ampliado y modernizado la explotación, y actualmente labramos unas 40 hectáreas de terreno», explica Carlos.

Los González López cultivan sus viñedos manteniendo fidelidad a los métodos tradicionales, sin olvidarse de la innovación. El 30% de sus cepas tienen una edad superior a los 80 años. Al buscar una mayor calidad y sanidad de la uva, han pasado de la formación en vaso a la de espaldera, lo que permite una mayor aireación y selección. Las variedades predominantes en su plantación son la verdejo y la tempranillo, que constituyen la esencia de sus vinos. «Hemos invertido mucho en años anteriores y este año hemos considerado que había llegado el momento de producir para nosotros. El proceso no ha sido fácil. Queríamos hacer un producto bueno y de calidad», informa Pablo.

Han alquilado las instalaciones de una bodega de la DO Cigales, donde han llevado a cabo todo el proceso de producción y embotellado. Ambos están tan ilusionados con el proyecto, que afirman tener muy claro que en breve iniciarán los trámites para tener su propia bodega. El pasado 12 de diciembre, tras meses de intenso trabajo, el rosado de vinos Mucy salió a un mercado en el que ha tenido una gran acogida. El tinto verá la luz a finales de marzo, porque según informan «necesita más tiempo para redondear».

La suya es una explotación totalmente familiar. Laly Caballero y María Pinacho, las esposas de Pablo y Carlos respectivamente, son también parte muy importante de este proyecto. La primera de ellas les apoya en las labores administrativas y de gestión, mientras que la segunda por su profesión de enóloga, es el alma máter de Mucy. «Nuestro rosado tiene un atractivo color fresa, muy limpio y brillante. En nariz aparecen aromas a fruta fresca y flores blancas. En boca, es un vino lleno de sensaciones, ligero, fresco y con un puntito de aguja que lo hace muy agradable al paladar», expone esta enóloga con más de 20 años de experiencia en diferentes bodegas de la DO Ribera del Duero y DO Cigales. «El tinto es un vino elaborado 100% con uva tempranillo de más de 50 años de antigüedad. Tendrá un breve paso por barrica de roble americano y saldrá al mercado en el mes de marzo», añade.

Para estos avezados viticultores, muy habituados a realizar las labores propias de la tierra, lo más complicado de este proyecto emprendedor es hacerse presente en un mercado con tanta competencia. «Cuando la gente está acostumbrada a un vino y un sabor determinado, es difícil hacerles cambiar», explican. Desde mediados de diciembre, los González López están dedicados en cuerpo y alma a la labor comercial en Valladolid y provincia. «Vamos puerta por puerta y botella bajo brazo, visitando bares, restaurantes y tiendas especializadas, dando a conocer nuestro vino y dejándoselo catar a los posibles clientes. Ofrecemos calidad y el hecho de estar respaldados por la DO Cigales, nos hace ir mucho más seguros. La respuesta está siendo muy positiva y nos están recibiendo muy bien, pero hay que reconocer que la labor comercial es muy dura», subraya Carlos.

Satisfacción

Tan solo llevan un mes con el vino a la venta y afirman estar más que satisfechos con la aceptación de su rosado. «Para el poco tiempo que llevamos, las ventas van estupendamente. Actualmente estamos trabajando en la web y poniendo en marcha las redes sociales como Facebook y Twitter. Es un proyecto en el que hemos puesto una grandísima ilusión y en el que está implicada toda la familia, especialmente nuestro padre, que es el que lo está viviendo con mayor intensidad. Nos satisface plenamente ver en el mercado un vino elaborado por nosotros y sobre todo, escuchar en la barra de un bar a alguien pedir un Mucy, es algo que nos llena de emoción», concluyen los hermanos.