Aisoy, la inteligencia artificial española contra el autismo

El robot ayuda a luchar contra el autismo./Aisoy
El robot ayuda a luchar contra el autismo. / Aisoy

Un robot alicantino ayuda a los jóvenes a superar trastornos infantiles y prevenir el acoso escolar

J. A. G.Madrid

En 2009, la startup alicantina Aisoy comenzó a unir dos campos: la ingeniería robótica y la inteligencia artificial. Esta unión se puso al servicio de la educación y ha acabado en el nacimiento del robot Aisoy1 Kik.

Este es un proyecto pionero centrado en el entorno educativo y dirigido especialmente a personas con autismo o daño cerebral. «El robot facilita el acercamiento a niños a los que es difícil acceder emocionalmente», señala José Manuel del Río, responsable de Aisoy.

Este acercamiento permite «en un principio» que los más pequeños compartan sus sentimientos con un dispositivo robótico, que ha entrado en su círculo de confianza y que no les juzga, antes que con sus padres o profesores.

Aisoy1 Kik incluye el uso de un mecanismo que ayuda a mejorar las habilidades cognitivas, emocionales y sociales. Además puede almacenar en su memoria gracias a su motor emocional sus experiencias, lo que le hace reaccionar de manera similar a como lo haría una persona,.

Este robot alicantino está dotado de un complejo sistema de sensores que le permite recopilar información del entorno que le rodea y actuar sobre él. Entre ellos, sensores de tacto, micrófono para detectar el habla, acelerómetro para conocer la posición de su cuerpo y una cámara que permite detectar caras en su campo de visión, la luminosidad del ambiente, colores (beta), OCR y códigos QR, para enriquecer cualquier juego o actividad que el robot lleve a cabo con el niño.

Ya está disponible en la página web de la compañía desde 299 euros. Del 'Aisoy1' se han vendido más de 1.500 unidades y se prevé que 'Aisoy1 Kik' llegue a más de 2.000 familias y profesionales antes de que acabe el año. Su primer producto, 'Aisoy1', se comercializa en la Unión Europea, pero también en Estados Unidos y Canadá, mercados muy desarrollados en robótica.

 

Fotos

Vídeos