Facebook compartió información con fabricantes chinos

Icono de Facebook. /Dado RUvic
Icono de Facebook. / Dado RUvic

Huawei es minoritario en Estados Unidos pero tiene un gran mercado en otros países

MERCEDES GALLEGOCorresponsal en Nueva York

La saga sobre Facebook que The New York Times ha estado revelando desde el domingo adquirió un nuevo nivel de escándalo en EE UU, donde Huawei es un fabricante de teléfonos móviles prácticamente desconocido pero bajo sospecha. La idea de que la empresa de Mark Zuckerberg hubiera compartido información sobre usuarios con un fabricante chino al servicio de un gobierno que invierte en piratería y controla a sus ciudadanos enfureció a más de un senador, en cuyas manos está el futuro de Facebook.

Desde el punto de vista comercial, ¿por qué compartir información con Apple, HTC y hasta Blackberry pero no con el segundo fabricante mundial de teléfonos móviles? Huawei puede ser minoritario en EE UU pero se ha hecho un nombre en países como España, Italia, Polonia y Cuba, donde el glamour de Apple está por encima de los ingresos de la mayoría. El fabricante chino proporciona una alternativa atractiva a precios significativamente más bajos. Así es como está prácticamente empatado con Apple en la venta de teléfonos móviles en el mundo, ambos compitiendo por el segundo puesto con el 11% y 10% de la cuota mundial respectivamente, a mucha distancia de Samsung, que vende el 22% de los teléfonos inteligentes.

Los problemas de Facebook se desataron en diciembre pasado cuando el diario británico The Guardian reveló que Cambridge Analytica, pieza clave en la elección de Donald Trump, tuvo acceso a la información de 87 millones de usuarios y sus conexiones a través de un tercero que les envió una encuesta. En sus comparecencias ante el Congreso Zuckerberg nunca dijo que también compartiese la información de sus usuarios con al menos 60 fabricantes, como ha publicado The New York Times. Al menos cuatro serían chinos.

Desde 2012 un informe del Congreso advirtió del peligro para la seguridad nacional que representaba la estrecha relación entre fabricantes como Huawei y el Partido Comunista Chino. Apenas el mes pasado el Pentágono prohibió la venta de teléfonos Huawei, Lenovo, Oppo y TCL en sus bases militares por temor a que ese gobierno estuviera introduciendo caballos de Troya entre sus tropas. Facebook ha colaborado con ellos desde 2007 para asegurarse de que sus servicios están disponibles en las aplicaciones de redes sociales que desarrollan esos fabricantes para sus teléfonos. La empresa de Zuckerberg asegura que ha mantenido un férreo control durante el proceso e insiste en que ninguna de ellas almacena los datos de los usuarios en sus servidores, sino que se quedan en los teléfonos que posee el usuario. Aparatos que, por otro lado, el gobierno estadounidense no permite utilizar a sus diplomáticos. Hasta la ONU los requisa cuando sus trabajadores visitan China, donde la información sobre las creencias religiosas o las ideas políticas de cualquier usuario de Facebook pueden servir para llevarlo a la cárcel.

 

Fotos

Vídeos